Gallardo, el papá de Boca

Desde que el Muñeco entrena a River, logró ganarle tres mano a mano consecutivos al Xeneize en los años 2014 y 2015 (en donde lo dejó afuera de dos copas internacionales) y en el día de ayer al derrotarlo en la Supercopa Argentina.

Gallardo, el papá de Boca
Marcelo Gallardo sabe como plantear los Superclásicos mano a mano. Foto: Minutouno.

Marcelo Gallardo lo hizo otra vez. El Muñeco hizo que River Plate tenga cara ganadora ante Boca Juniors en los partidos importantes. Si bien el Millonario siempre fue un grande del fútbol argentino, ocurría que en los choques mano a mano ante su archirrival solía perder en la década del 90 y en principios del año 2000. Eso sin dudas era un puñal para los hinchas de la Banda. Pero cuando Gallardo asumió como entrenador en River en 2014, cambió esa historia y ahora es una pesadilla para el Xeneize, a quién le dió fuertes golpes futbolísticos en 2014, 2015 y 2018. Además de eso, el Muñeco no perdió ningún mano a mano ante el conjunto de La Ribera, siendo director técnico.

Si se remonta al año 2014, el Millonario dejó afuera a Boca de la Copa Sudamericana en la instancia de Semifinales. Eso se dió gracias a que en el partido de ida, el resultado fue 0-0 en La Bombonera, y en la vuelta los de Nuñez se impusieron por 1-0, con gol de Leonardo Pisculichi, en el Estadio Monumental. Aquel triunfo fue muy importante, porque parecía que en ese momento River se caía y daba la sensación que el hecho de tener un plantel corto de jugadores le estaba pasando factura, en cuanto al cansancio físico que los futboistas acarreaban por jugar doble competencia. Sin embargo, ese equipo mostró una determinación colectiva y una fiereza para jugar ese Superclásico que fue totalmente conmovedora.

Gol de Pisculichi a Boca:

En 2015, River y Boca volvieron a verse las caras a nivel internacional y por una fase de eliminación directa. En esa ocasión, el Millonario se enfrentó al conjunto de La Ribera en la instancia de Octavos de Final, de la Copa Libertadores de América. La Banda volvió a dejar afuera a su archirrival, con una definición que fue bastante polémica y vergonzosa para el Xeneize. Si bien en la ida, disputada en el Monumental, River ganó 1-0, con gol de Carlos Sánchez de penal, en la vuelta, jugada en La Bombonera, solo se disputó el primer tiempo que terminó 0-0. La segunda etapa no se jugó por que un hincha de Boca, apodado "Panadero" y de apellido Napolitano, le arrojó gas pimienta a los futbolistas del Millonario que se encontraban en la manga para salir a jugar el segundo tiempo. Tras ese suceso, la Conmebol le dio el partido perdido por ganado a los de Gallardo por 3-0, y por ende la llave quedó 4-0 a favor de los de Nuñez.

Gol de Carlos Sánchez a Boca:

Tres años más tarde el fútbol les dio chance de revancha a ambos equipos: por un lado, River tenía la oportunidad de vengar aquella final perdida del Campeonato Nacional de 1976, ante Boca, y por otro lado los de azul y amarillo tenían la ocasión de tomarse revancha de las dos eliminaciones en las copas internacionales de 2014 y 2015. La Supercopa Argentina de ayer, se quedó en poder del Millonario y también del Muñeco Gallardo, que volvió a ganarle otro duelo mano a mano al Xeneize. En esta ocasión fue por 2-0 con goles de Gonzalo Martínez (de penal) y de Ignacio Scocco, dos futbolistas que el trajo a la institución.

Gol de Nacho Scocco a Boca:

Cosas en común en los tres mano a mano:

Hay tres cosas en común en estas llaves Superclásicas decisivas: la primera es que el Muñeco Gallardo planteó estos determinantes partidos casi de la misma manera, ya que siempre sus jugadores llevaron a cabo la táctica de friccionar el juego y hacerse sólidos defensivamente, tomando ciertos recaudos en el fondo. En estos mano a mano siempre se notó a los futbolistas bastante atentos a la marca, y lo suficientemente lúcidos para generar peligro en el ataque, y mediante un cotraataque. La segunda cosa en común es que en las tres llaves, siempre que River le ganó a Boca fue campeón de ese certamen en que lo derrotó. Y la tercera es que en los tres mano a mano estuvieron presentes Jonatan Maidana, Leonardo Ponzio y Rodrigo Mora, quienes fueron valuartes en estos trascendentales triunfos.