30 años de la obra de arte del "Pájaro" 
DIBUJE. Caniggia, ya eludió a Taffarel y con el arco vacío, definió para ser uno de los goles más gritados. Foto: Web

Cuatro años después. En México 1986, la Selección Argentina levantaba su segundo trofeo en una Copa del Mundo y en la defensa de título en Italia 1990, volvió a estar en una final donde terminó perdiendo contra Alemania. El camino para estar en el encuentro decisivo no fue sencillo, y en esas ediciones, además de los dos primeros clasificaban los mejores tercero y en una fase de grupo irregular, llegó la hora de medirse con Brasil por los octavos de final, que ganó en sus tres primeros compromisos, donde compartió grupo con: Suecia, Costa Rica y Escocia.

Entre sus filas, el equipo brasileño, estaba Taffarel, arquero que brilló en Internacional de Porto Alegre, la llave de gol estaba en Romário, ex delantero del PSV, en la mitad de cancha estaba Dunga, que luego fue DT del combinado y era indiscutido en la Fiorentina en el 1990, entre otros. Firme candidato para conquistar territorio italiano y hasta que llegaron a estar entre los dieciséis que estuvieron en la ronda final.

El equipo que era dirigido por Carlos Bilardo, no tuvo un aceptable rendimiento y el conjunto de Sebastiao Lazaroni, tuvo varias situaciones para vencer el arco defendido por Sergio Goycochea. Pero, a los 35' del segundo tiempo, una jugada individual de Diego Maradona que asistió con caño incluido a Claudio Caniggia, el "hijo del viento" eludió a Taffarel con el arco vacío colocó el uno a cero final en el Estadio de Los Alpes con 61.381 espectadores.

En esa jornada histórica para el fútbol argentino, el árbitro en Turín fue Joel Quiniou de Francia y sacó pasaje para estar entre los ocho mejores del torneo, en la próxima ronda se enfrentó a Yugoslavia.

 

 

VAVEL Logo