Fin de ciclo: chau, Pipo
Foto: Clarín

La dura goleada sufrida en Brasil, ese 0-5 ante Palmeiras, fue la gota que derramó el vaso. El equipo, emparchado, sufrió un baño de realidad: sin identidad, sin estabilidad, sin confianza y ahora, sin DT, porque Néstor Gorosito fue removido de su cargo debido a los malos resultados.

A mitad de año, Pipo estuvo a punto de marcharse a San Lorenzo, pero esa operación quedó en la nada y renovó por otra temporada más. Más allá de que la campaña en la Primera Nacional venía irregular (fuera de la zona de Reducido), el entrenador tuvo otra oportunidad para reafirmarse en la Copa Libertadores, con un plantel renovado. No obstante, en el certamen internacional apenas sumó un punto de 18 en juego, no pudo no clasiifcar a la Copa Sudamericana y el Matador fue vapuleado en todas sus líneas. Los números en este 2020 tan particular lo demuestran: Tigre jugó 11 partidos este año, con apenas dos triunfos, un empate y ocho caídas. Números que lo dicen todo. 

Si bien Gorosito, post Palmeiras, había declarado que estaba confiado en enderezar el rumbo, la dirigencia decidió aceptar que deje su lugar y apostar por otro proyecto. Gorosito deja su cargo, que tomó a comienzos de 2019, con 44 partidos dirigidos: 19 triunfos (el último en febrero, ante Gimnasia de Jujuy), 8 empates y 17 caídas (49% de efectividad). El gran recuerdo que dejará Pipo será la Copa Superliga 2019, la primera estrella oficial en Primera División. No obstante, Pipo no supo sostener la línea de juego y los resultados decadentes del año siguiente determinaron su salida. 

Mientras se espera la reanudación de la Primera Nacional, Juan Carlos Blengio se hará cargo del plantel de manera interina. El gran objetivo es regresar a la máxima categoría. Pero esta vez, será con otra dirección. 

VAVEL Logo