Godoy Cruz sorprendió y derrotó a La Academia en el Cilindro
Festeja todo Mendoza el tanto que finiquitó el partido. (Foto: La Nación)

Esperanza ilusión quizás son las palabras que encajan a la perfección para describir que sucedía en el mundo Racing antes del inicio del encuentro. Aunque cabe aclarar que esta esperanza se situaba dentro de un contexto en el que el equipo de Pizzi tenía (y aún posee) una deuda con el juegoGanar a pesar de no jugar bien. ¿Sirve igual? Claro que sí, van a afirmar muchos, aunque a la larga, y ya expresando una opinión meramente personal, si uno no tiene una idea definida, el fútbol te va a pasar factura tarde o temprano.

Por el lado del conjunto Mendocino, los del Gallego Méndez venían en busca de la reivindicación tras haber ganado tan solo 1 de los últimos 4 encuentros disputados. Además, querían prenderse en la pelea por ocupar los primeros puestos de la tabla.

La falta de identidad fue una constante en la era Pizzi. Uno no sabe a qué va a jugar Racing cada fin de semana. Por supuesto que el DT académico tiene una visión del fútbol que debe querer transmitir a sus futbolistas, aunque esta última parte claramente no está funcionando de la mejor manera. Lo que si quedó claro al iniciar el encuentro, es que el posicionamiento táctico del último partido ante River fue planeado específicamente para enfrentar al plantel de Gallardo. El local salió al campo de juego queriéndose hacer cargo del partido. Aunque las cosas no salieron como esperaba La Acadé.

Uno de los tantos duelos de Enzo Copetti en el área de Godoy Cruz.
Uno de los tantos duelos de Enzo Copetti en el área de Godoy Cruz.

Racing estuvo durante los 90 minutos decidido a atacar al Tomba, pero apareció un problema que sufrían tanto el Racing de Beccacece, como el de Coudet: La vieja, pero conocida, falta de equilibrio en el equipo. Cuando Godoy Cruz atacaba, el conjunto de Avellaneda quedaba descompensado por la cantidad de jugadores con la que quería formar su ofensiva. Este aspecto fue uno con el que el equipo de Pizzi tuvo que lidiar todo el partido.

Al cotejo si algo no le faltaron fueron goles. A los 23 de la primera mitad, Colmán, tras un centro de Ramírez, concretó el 0-1 parcial. 17 minutos más tarde otra vez el mismo delantero del Tomba venció el arco de Gabriel Arias y ahora el local estaba 0-2 abajo. Noche negra para Racing.

En el segundo tiempo el equipo de Pizzi mostró una autoridad notoria para ser el dominador y, principalmente, para atacar constantemente el arco rival. Esto fue lo que también intentó realizar en el primer acto del partido, que quede claro, pero la actividad en la mitad de cancha del equipo visitante se lo impidió en gran medida. Además, factores influyeron en el desarrollo de los segundos 45 minutos: El cansancio de los futbolistas de Godoy Cruz por un lado, y por otro, el posicionamiento voluntario del Tomba en el campo de juego. Estaban decididamente avocados a defender y aprovechar los contraataques.

Martín Ojeda tapó durante todo el encuentro a Lolo Miranda. (FotoBaires)
Martín Ojeda tapó durante todo el encuentro a Lolo Miranda. (FotoBaires)

Cuando parecía que podía asomar en el horizonte una remontada, Racing quedaba mal parado atrás (un costo del peso ofensivo) y el visitante se lo cobró caro. Luego del tanto de Chancalay al inicio del segundo tiempo, Badaloni desvaneció la ilusión racinguista con un remate imposible de atajar para el arquero académico. Lo mismo sucedió más tarde: Cvitanich descontó faltando unos minutos para el final, y luego Lomónaco liquidó partido de contra.

Claro estuvo que el plan de partido que quiso proponer Pizzi no funcionó de ninguna manera. El mediocampo de Godoy Cruz se comió al de Racing en los primeros 45 minutos, y luego con aguantar atrás y salir de contra, al visitante le alcanzó para llevarse una victoria importantísima del Cilindro de Avellaneda.

Por el lado de Racing, decepción total. Si había un momento para lograr los 3 puntos era el de esta noche. No solo por quedar segundo en la tabla, sino para llegar de la mejor manera a lo que será el clásico la fecha que viene. 

 

La Academia llevaba 8 partidos al hilo sin saber lo que es perder ante Godoy Cruz en el Cilindro (7 ganados y 1 empatado). La última derrota fue el 13 de junio de 2011 por 3 a 2. (Fuente de datos: El Método Racing).

Lo cierto, es que, tras finalizar los partidos del Domingo, La Academia quedó situado en la quinta posición con 12 puntos, mientras que Godoy Cruz se ubica octavo con 11. Ambos clubes buscarán quedar dentro de los primeros cuatro puestos para pasar a la siguiente fase y poder así pelear La Liga Profesional de Fútbol.

VAVEL Logo