Guatemala dio pelea ante Canadá

En un partido que parecía sentenciado, Canadá debió batallar para imponerse ante la resurrección guatemalteca.

Guatemala dio pelea ante Canadá
Foto: Gonzalo Marino - 7 versus 7

"Handball, dinámica de lo impensando", podríamos decir, parafraseando a Dante Panzeri. En el Estadio de las Américas se vivió un partido muy emotivo. Guatemala llegaba al tercer encuentro del Panamericano tras dos caídas durísimas (37-12 ante Argentina y 41-11 con Chile). Del otro lado, Canadá también venía de dos derrotas (31-24 con Groenlandia y 37-13 ante los Gladiadores), pero aspiraba a sumar su primera victoria en el certamen. Como agravante, los dirigidos por Alejandro Flores no podían contar con su 10, Mynor Estuardo Morales Chacón. El partido comenzó con dos defensas 5-1 y muchos errores de ambos lados. Entre tantas pérdidas, fue Canadá quien sacó mayor provecho, utilizando la velocidad de Parker Love y Courtney Spence en el contraataque. Etienne Mercier cumplía muy bien con su función de adelantado y complicaba la circulación de la pelota en el ataque guatemalteco, obligando a tomar malas decisiones. Como si eso fuera poco, Víctor Morales Chacón falló desde los siete metros en dos ocasiones consecutivas. Tras otra corrida de Spence, que supuso el 6-1 para los de rojo, el silbato sonó desde el banco de Guatemala. Luego del tiempo pedido por su DT, el ataque celeste mejoró: un parcial de 4-0 llevó al 11-6 parcial, que obligó a Sebastien Allard a llamar a sus dirigidos. La defensa canadiense transformó a un 6-0 chato, incitando al lanzamiento externo de los guatemaltecos. Suvanto apareció en toda su magnitud en el arco para detener los disparos, dejando sin opciones a Ubaldo Herrera y compañía. El 18-7 que mostraba el marcador en el entretiempo parecía no dejar lugar a dudas: el partido estaba sentenciado a favor de Canadá. Sin embargo, el deporte poco entiende de lógica y Guatemala salió al segundo tiempo con el corazón en la mano para regalar 30 minutos de emociones. Una defensa más abierta y una actitud demoledora fueron las claves para que el marcador pasara de 19-7 a 20-17. Increíble, impensando. En el medio, pasó una contrarrosca de Morales, misiles de Herrera y corridas de Boris Acevedo. Mientras tanto, Víctor Morales hablaba en la transmisión oficial y aseguraba: "Entrenamos juntos todos los días pero se complica porque estudiamos, trabajamos y no podemos vivir de esto. Esperamos dar el batacazo mañana ante México". Pero mientras el guatemalteco expresaba su deseo, sus compañeros dejaban la vida en cada pelota. El juego defensivo asfixiante obligó al técnico canadiense a usar sus tres tiempos muertos. Guatemala tuvo dos oportunidades para ponerse a un gol: en el 22-20, tras recuperar una pelota en defensa, no lograron subir bien el contraataque. Craig Fisher aprovechó los espacios para usar su finta de brazo y alejarse nuevamente en el tanteador. Luego, en el 24-22, el pivot pisó la línea y fomentó un contraataque que terminó en gol desde el extremo. Ya con un minuto por jugar, Fisher metió una gran asistencia para Love, que definió sin problemas desde seis metros para sentenciar el encuentro. El resultado final (27-24) no opaca la remontada de Guatemala, que convirtió un partido liquidado en uno de las grandes batallas del día. Por otro lado, Canadá deberá ajustar sus piezas para el encuentro ante Chile, el próximo miércoles.