No siempre se puede

Vicky Bardach no cumplió sus propias expectativas, salió última en los 200 metros combinados, y no pudo contener el llanto. "No me preparé para esto", dijo.

No siempre se puede
No siempre se puede

Virginia Bardach era una de las principales atletas a observar en Argentina. Apuntada como gran promesa y hermana de la medallista de Bronce en Atenas 2004, Georgina Bardach, Vicky, como se la conoce, compitió hoy en los 200 metros combinados, su gran apuesta. Sin embargo, no salió como esperaba.

La carrera de Virginia no fue buena, de hecho finalizó séptima (y última) en su pelotón, y se ubicó en la 37° posición en la general. Habiendo quedado eliminada, y muy lejos de su mejor marca (récord argentino), Bardach atendió a la prensa de su país. 

"Cuando hice mi récord en Asunción lo disfruté. Es inexplicable. Entrené para esto. Es feo no poder disfrutarlo. ¿Hago tanto sacrificio para después venir, dejo mil cosas de lado y para nadar así?", se lamentó. 

"Realmente me preparé. No vine a acá a joder o algo así. Es feo cuando dejás tantas cosas y hacés tanto sacrificio y ni siquiera lo disfrutás. No estuve cerca de mi marca, pero no disfrutarlo es lo difícil", continuó, en el mismo sentido de su dolor. 

Sin embargo, este no fue el único hecho lamentable que sufrió Vickya ella, junto a su compañera de cuarto, Julia Sebastián, le robaron en su cuarto en la Villa Olímpica, aunque sólo se llevaron prendas de vestir. "Ni siquiera lo pensé eso. Fue una situación horrible. Teníamos toda la pieza revuelta. Ni siquiera lo hicieron con precaución", comentó, quitando culpa al hecho por su performance, y agregó: "En mi mesa de luz, que tenía llave, la forzaron para abrirla. Me robaron un par de lentes y algo de ropa, por suerte, no se llevaron los documentos ni el pasaporte".

A pesar de estos episodios, Virginia no baja los brazos y no piensa rendirse: ya piensa en Japón, donde, seguramente, teniendo en cuenta su tenaz forma de prepararse, será una de las principales atletas de la competencia. Sin embargo, la competencia en Río aún no acaba y mañana, desde las 13:30, estará cerrando su participación en los 200 metros mariposa. 

"Estoy en mi primer Juego Olímpico y no lo estoy disfrutando. Tengo que aprender a manejar lo psicológico para Tokio 2020", cerró