Los Hornets se desmantelan: Kemba Walker, en el mercado
Kemba podría decir adiós al equipo en el que ha desarrollado toda su carrera | Foto: nba.com/hornets

Undécimos en la Conferencia Este, con un récord de 18-25 y a cuatro partidos de la octava y última plaza que da acceso a los playoffs. La situación en los Charlotte Hornets no es precisamente idónea y, viendo que el proyecto está estancado, parecen dispuestos a deshacerse de sus activos más valiosos a cambio de piezas de futuro.

En las últimas horas se ha desatado el caso en los despachos que dirige Michael Jordan. Nombres como Dwight Howard, Nicolas Batum, Marvin Williams o Michael Kidd-Gilchrist ya han sido carne de rumores de traspaso. Pero también lo ha sido el jugador franquicia del equipo, Kemba Walker. Una salida que, si se produce, sería uno de los bombazos del trade deadline.

Al base de 27 años todavía le restan dos años de contrato por 12 millones de dólares cada uno. Una ganga en los tiempos que corren por un jugador que promedia 21'7 puntos y 5'8 asistencias. Todo un all-star que tiene muy claro que su deseo es seguir jugando en Charlotte, lugar donde ha desarrollado toda su carrera en la NBA.

Sin embargo, los rumores no han tardado en salir y ya se habla de posibles destinos. Los que suenan con algo más de fuerza son los Pistons, los Suns, los Magic y los Knicks. Precisamente en la Gran Manzana se ha empezado a hablar de un posible traspaso por Kemba, en el que los de New York darían a Frank Ntilikina y una primera ronda de Draft.

Un intercambio interesante para ambas partes: los Knicks aspiran a disputar playoffs y darían un salto de calidad con Walker. Mientras, los Hornets ganarían mucho futuro, pudiendo juntar en su backcourt a dos prometedores novatos como Ntilikina y Malik Monk.

Pero todo esto no es más que rumorología, aunque estando tan cerca el trade deadline todo puede ocurrir. En estas fechas los GM's suelen estar muy activos y, ahora mismo, Charlotte es un río revuelto donde pescar jugosas piezas para el último tercio de la temporada.

Los otros transferibles

De cara a reforzar la zona, Dwight Howard es un activo muy interesante a pesar del contrato que ostenta. Su gran rendimiento (15'5 puntos, 12'4 rebotes) le ha revalorizado y está ofreciendo su mejor versión desde su ya lejana etapa en Orlando. Nada que ver con aquel pívot de los Magic, pero sigue siendo un muy buen jugador en una de las posiciones más débiles de toda la liga.

El segundo contrato más caro pertenece a Nicolas Batum. Además, su duración es de tres años con opción de jugador a un cuarto. Demasiado largo para una franquicia que podría buscar la reconstrucción y que no estaría dispuesta a contar con el alero francés. Difícil de colocar cuando se trata de un jugador que viene de estar lesionado y que, por consiguiente, ha reducido sus prestaciones.

Howard ha sido una de las pocas buenas noticias en los Hornets | Foto: nba.com/hornets
Howard ha sido una de las pocas buenas noticias en los Hornets | Foto: nba.com/hornets

Otro candidato a abandonar el equipo es Marvin Williams. A sus 31 años todavía le restan tres temporadas de contrato. Aunque su participación ha sido más que decente, siendo un ala-pívot con gran capacidad para abrir el campo, su salario y su longevidad no encajarían en los Hornets del mañana.

Por último, una de las mayores sorpresas ha sido Michael Kidd-Gilchrist. Apenas tiene 24 años, cobra 13 millones y, sobre todo, es una de las apuestas personales de Michael Jordan. Fue escogido como número dos del Draft 2012 y, aunque no ha terminado de explotar, es un activo interesante que podría tener muchas novias, especialmente en equipos que necesiten un gran defensor tanto exterior como interior.

Pero por ahora no se ha concretado nada. El mercado cierra el próximo 8 de febrero y Charlotte va a estar en muchas conversaciones. Lo único cierto es que de todas las franquicias en impuesto de lujo, los Hornets son la única con balance negativo. Sin duda, un fiel reflejo de la situación de inestabilidad que viven en su 30 aniversario.

VAVEL Logo