Entrevista. Iván Cruz-Uceda: "La clasificación para la Copa fue el premio a un gran trabajo durante la temporada"
Fotomontaje: Javier Jábega, VAVEL España

Iván Cruz Uceda es un jugador de baloncesto nacido el 24 de octubre de 1991 en Madrid. Desde muy pequeño, empezó a jugar al baloncesto en el Club Baloncesto Alcobendas, club donde comenzó a destacar, lo que ayudó a que grandes equipos de cantera como Estudiantes, se interesaran en él. El club del Ramiro de Maeztu le fichó para la temporada 10/11 para disputar la Liga EBA.

Su buen paso por el club estudiantil, propició su fichaje por el Club Baloncesto las Rozas con el que debutó en Adecco Plata, previo paso a cruzar el charco para enrolarse en el Harcum College de la NCAA donde jugaría 2 temporadas a un gran nivel lo que le valió para que los Miami Hurricanes le reclutaran para completar su periplo universitario.

Tras demostrar su valía en los EEUU, Cruz-Uceda, recaló en el Cafés Candelas Breogán de Leb Oro, donde pasaría una temporada y al año siguiente, conseguiría su sueño de debutar en la mejor liga de Europa, la ACB, en la que debutaría de la mano de un Real Betis Energía Plus, que no pudo mantener la categoría y descendió a Leb Oro, precisamente la siguiente competición donde jugó el ala-pívot madrileño de 2,08m, pero en este caso, la disputó enrolado en las filas del RETAbet Bilbao Basket que también había descendido esa temporada. Con el club bilbaíno, el jugador que llegó a ser toda una institución en el baloncesto norteamericano universitario, consiguió el ascenso a ACB en esa campaña 2018-2019 y actualmente, es parte de la plantilla que logró la clasificación copera del equipo vasco y que está sorprendiendo a propios y extraños en esta temporada.

Foto: NCAA Hoops
Foto: NCAA Hoops

Pregunta: La primera pregunta es obligada viendo como cada día, las competiciones de varios países europeos, deciden cancelarlas y dar la temporada por concluida. La ACB hasta el momento, ha manifestado su intención de continuar la temporada en cuanto sea posible y está trabajando en escenarios alternativos como sería una Final a 8 u otros modelos de competición, pero ¿cómo afecta esto a un jugador? ¿cómo se prepara por si fuera posible reanudar la Liga?

Respuesta: Considero que estoy teniendo bastante suerte, porque el club ha planificado por las mañanas todos los días sesiones con todo el equipo a través de Skype y entrenamos con el preparador físico. Nos han traído alguna bicicleta estática y algunos días hacemos sesiones de bici, otros días flexiones, abdominales…, todo lo que podemos hacer en casa para mantener la forma por si la competición se reanudase.

P: A nivel individual y sin tener confirmación de si la temporada se disputará, ¿cuál es su objetivo principal que se coloca para el tramo final de campaña?

R: El objetivo que ahora mismo me planteo es ir día a día. Es muy difícil prepararse para algo que no sabes muy bien qué va a ocurrir, pero intentar mantenerme lo mejor posible tanto física como mentalmente, entrenar con el equipo, hacer lo que me manden, intentar cuidar la alimentación, algo que la considero muy importante y ver cómo evoluciona esto y ojalá que la Liga se reanude lo antes posible.

P: Sin tener la certeza de si la competición se reanudará, el Bilbao Basket afronta la jornada 25 con un balance de 14 victorias y 9 derrotas, una temporada sensacional que ojalá no acabara aquí. Teniendo en cuenta que el objetivo inicial del equipo era mantener la categoría, ¿cómo afrontarían el tramo final ahora que el objetivo está conseguido?

R: Nosotros seguimos en la misma línea, es verdad que este año está siendo increíble ,pero si la Liga se reanuda, intentaremos seguir el mismo camino, salir a cada partido a luchar al máximo e intentar seguir ganando partidos para poder estar lo más arriba posible, porque a pesar de que nuestro primer objetivo era la salvación, siempre hemos intentado ir partido a partido y conseguir el mayor número de victorias y ver dónde nos pone la clasificación.

P: Después de la marcha de Bouteille a mitad de temporada, el equipo perdió gran parte del talento que le había hecho posicionarse tan arriba, pero a pesar de lo que podría parecer, el juego del equipo y los resultados no son para nada malos y de hecho, el último partido fue una victoria rotunda ante Obradoiro. ¿En qué ha variado vuestro planteamiento tras la salida de Bouteille?

R: Es verdad que Axel (Bouteille) era una pieza muy importante para nuestro equipo, ya que es uno de los máximos anotadores de la Liga y a nosotros nos ha dado muchos puntos y lo notábamos mucho especialmente en finales de partido, pero después de su marcha, el equipo ha seguido dando la cara, ha seguido compitiendo y eso se vio ante Obradoiro, donde ganamos muy bien y el equipo ha mantenido la misma mentalidad en cada partido de salir a por todas. Siempre nos hemos caracterizado por ser un equipo que lucha al 100%, todos defendemos, todos atacamos y entonces, la marcha de Bouteille se nota, pero mantenemos la idea de ir a tope en cada partido.

P: En el plano individual, esta campaña el Bilbao Basket está alcanzando unos registros totalmente inesperados, en buena parte por el trabajo extraordinario de Bouteille, pero también por el impresionante colectivo y la capacidad de creer que está demostrando el equipo esta temporada. ¿Qué parte de culpa tiene Mumbrú en el maravilloso rumbo que ha tenido el equipo, manteniendo la base de jugadores de la temporada anterior?

R: Pienso que Mumbrú es un grandísimo entrenador, al igual que fue un grandísimo jugador y ese aspecto psicológico de los jugadores lo conoce muy bien tras su etapa precisamente como jugador.Nos ha sabido llevar a todos muy bien, los entrenamientos son muy buenos y los partidos los lee muy bien. Solo tengo palabras buenas hacia él y ha hecho que todos estemos concentrados al 100%, y que sepamos cada uno nuestro papel para llevar al equipo a ganar que es lo más importante.

P: En esta temporada mágica del equipo bilbaíno, además, pudieron clasificarse para la Copa del Rey de Málaga, donde tras un más que digno partido, cayeron ante el que luego sería el campeón, el Real Madrid. ¿Cuánta importancia tuvo la clasificación copera para recompensar vuestro esfuerzo y trabajo durante la primera parte de la Liga?

R: Nadie contaba con nosotros al principio de temporada para entrar en la Copa del Rey, pero es la recompensa a un muy buen trabajo tanto durante la preparación como durante la temporada y la clasificación para la Copa fue el premio a ese trabajo. Pero este premio es también gracias a que cada uno teníamos claro nuestro papel y el buen rumbo del equipo viene por ahí.

Foto: Marca
Foto: Marca

P: Cambiando radicalmente de tema y centrándonos exclusivamente en su carrera, destaca el hecho de que su formación empezó en Madrid, pero en este proceso hasta llegar a jugador profesional pasó por EEUU. ¿Qué fue lo que más le marcó en la etapa en el College y posteriormente en Miami Hurricanes?

R: El baloncesto universitario se diferencia del europeo sobre todo por el físico que se imprime en cada partido. En cambio, el baloncesto europeo se centra más en aspectos más tácticos o técnicos.

Para mi fue un acierto ir, me saqué allí la carrera y pude mejorar mi físico. Me ha ido bien ese paso por EEUU, el ir allí y conocer una nueva cultura y  considero que fue una buena experiencia.

P: En la etapa estadounidense, donde destacó especialmente en Harcum College y luego jugó en Miami Hurricanes, ¿hubo algún momento donde viera que su lugar podría estar al otro lado del charco o siempre tuvo claro que estaba en su formación y que quería jugar en Europa?

R: Yo cuando me fui a Estados Unidos, siempre tuve claro que iba a volver, tenía claro que mi sitio estaba aquí en Europa, que tenía que estar aquí con mis seres queridos y mi familia. Fui a EEUU para sacarme la carrera, aprender otro idioma y vivir experiencias en una nueva cultura con nueva gente, pero tenía claro que después de mi periodo universitario yo quería volver a España.

P: Después de volver de EEUU, regresa al Cafés Candelas Breogán de Leb Oro, ¿cómo decide volver a España tras haber hecho un más que aceptable papel en la NCAA?

R: La etapa universitaria duró entre 4 y 5 años y para mi fue una muy buena oportunidad jugar en la Leb Oro con Breogán que me dio la opción y fue un gran año en el que jugué bastante bien. El mayor cambio que noté respecto del baloncesto universitario fue en el tema físico. Allí, las posesiones eran  más largas y el juego iba mucho más rápido y eso fue el cambio más brusco que vi.

Foto: Leb Oro
Foto: Leb Oro

P: En 2017, debutó con Real Betis en Liga ACB, pero el equipo no pudo conseguir la permanencia y descendió a Leb Oro, tras una temporada muy dura donde el equipo tuvo multitud de problemas deportivos y extradeportivos, ¿cómo se vivió desde dentro esa temporada donde el equipo no acabó viendo la luz al final del túnel y no pudo evitar el descenso?

R: El año fue muy duro, desde dentro se vivió bastante mal porque estuvimos en los puestos de descenso casi toda la temporada y a nadie le gusta perder y verse ahí abajo. Creo que teníamos muy buen equipo, muy buena plantilla, pero no cuajamos una buena temporada y no se logró el objetivo de mantenerse.

Foto: Verdeando
Foto: Verdeando

P: Después de que se consumara el descenso del Real Betis, decide dejar el equipo para fichar por el Bilbao Basket, ¿cómo toma la decisión de abandonar el equipo sevillano y unirse a la plantilla del equipo de un entrenador sin apenas experiencia como Mumbrú?

R: Para mí, fue una decisión fácil, pues me gustó mucho el proyecto que me ofrecieron y al final se logró el objetivo del ascenso. La falta de experiencia de Mumbrú no fue un factor en la decisión, no me importó demasiado porque cuando era jugador lideró a muchos equipos y la verdad, no la tomé en cuenta para decidirme por Bilbao.

P: Es conocida la dureza de una competición como la Leb Oro, que resulta muy complicada de gestionar para un equipo como Bilbao, con un lugar muy destacado en la Liga ACB y que tras una mala temporada desciende y le toca reinventarse. Además, para poner más piedras en el camino, el sistema de Playoff cambia y se convierte en una Final Four que eso sí, pudieron disputarla en su pabellón, ¿cómo de difícil fue conseguir ese ascenso y del modo que se produjo?

R: La Leb Oro, es una liga muy dura y nunca llegamos a ponernos en primera posición porque siempre estaba Betis con ventaja. Nuestro objetivo se centraba en llegar muy bien a Playoff. La Final Four fue muy bonita con todos los aficionados de Bilbao aquí en Miribilla animándonos, pero los partidos fueron muy duros y muy igualados, aunque finalmente logramos ganar y lograr el ascenso que era nuestro objetivo.

Foto: Tirando a fallar
Foto: Tirando a fallar

P: Por último y a nivel de curiosidad y teniendo en cuenta de que ha jugado en grandes pistas tanto en España como en EEUU, ¿en qué pabellón a parte de Miribilla, se sintió mejor o donde respiró más ambiente de baloncesto o incluso en qué pabellón tiene más ganas de jugar?

R: Es verdad que he jugado en muchos pabellones y hay varios que me gustan mucho como Miribilla, que me encanta o el de Breogán, donde estuve un año y los aficionados llenaban siempre el pabellón, pero si me tuviera que quedar con uno, lo haría con el Madison Square Garden, donde jugué la final del torneo universitario NIT cuando estuve en Miami y se respira un gran ambiente de baloncesto y fue una experiencia muy bonita.

VAVEL Logo