La declaración de intenciones de Miami Heat
Fuente: Miami Heat (Twitter)

Si algo quedó claro durante la pasada offseason, es que la franquicia de Florida sería una a seguir de cerca. Además de un juego vistoso, han dejado estadísticas fiables a su paso en las dos primeras semanas de competición, situándose como la mejor racha ganadora actual con cuatro victorias consecutivas. Por tanto, se colocan en los puestos altos de la Conferencia Este. ¿Cuáles son las claves de este éxito?

  • La muralla defensiva

Si hay algo que caracteriza a este grupo son los aguerridos defensores que lo componen.  Pueden venir a la cabeza nombres como PJ Tucker, Jimmy Butler o Bam Adebayo, que ya han demostrado a lo largo de sus respectivas trayectorias sus altas capacidades en este ámbito.

En los primeros 6 partidos, Miami Heat deja un balance de tan solo 95,1 puntos concedidos por cada 100 posesiones, siendo los mejores en este aspecto por delante de Utah Jazz. Cierto es que este es un registro muy complicado de mantener a lo largo de toda la campaña, pero ya supone una considerable mejora respecto al ratio defensivo de la temporada anterior, establecido en 110,7.

Para destacar son los casos de Bam y PJ. Los atacantes defendidos por ambos tienen un registro de 21,6% de acierto en sus lanzamientos, situándose los dos defensores como élite absoluta de la liga.

Fuente. Sports Illustrated
Fuente. Sports Illustrated
  • Dominio en la pintura

El verdadero motivo de la buena sintonía de los Heat es la superioridad en la zona cercana al aro. Defensivamente es el equipo que menos puntos permite a los rivales anotar en la pintura, siendo la cifra solamente de 39,3. Es un punto fundamental la intensidad en el rebote. Es el combinado que menos tantos concede en las segundas oportunidades, con un número de 7,8.

El gran papel en la zona interior trae como irremediable consecuencia que sea el combinado que más lanzamientos de triple permite a los contrincantes (42,5), aunque el porcentaje de los oponentes aquí es de 30,2%, demostrando un compromiso y una tensión constante, independientemente de las zonas de tiro del rival.

Más de lo mismo en el otro lado. Miami es el mejor equipo de la liga en cuanto a anotación en la pintura se refiere, con un promedio de 48 puntos. Es evidente que esta es la principal vía del ataque, y no puede ser de otra forma cuando dos de tus mejores hombres, como son Butler y Adebayo, tienen ahí su punto fuerte.

Fuente: <b><a  data-cke-saved-href='https://vavel.com/es/data/miami-heat' href='https://vavel.com/es/data/miami-heat'>Miami Heat</a></b> (Twitter)
Fuente: Miami Heat (Twitter)

Más allá de las figuras de Duncan Robinson, Tyler Herro o Kyle Lowry, la franquicia no brilla especialmente por su disparo exterior. Por suerte para ellos y con los recursos antes mencionados, no necesitan la regularidad y la efectividad en el tiro de tres que es obligatoria para otros conjuntos.

  • La segunda unidad, un seguro de vida

Si hay un requisito obligatorio para triunfar hoy en día en la NBA, es que es indispensable tener jugadores de banquillo capaces de estar a la altura o de revolucionar un partido. Esta idea se ha visto reforzada en los últimos tiempos, destacando los campeones por su profundidad, entre otras cosas.

En Miami esto está presente, y se ha hallado en Tyler Herro una herramienta de auténtico castigo para los rivales. Está situado como principal favorito al premio de Sexto Hombre, pero es que su nivel actual es de All-Star. Sin ser titular, es el segundo jugador de la plantilla que más anota, con una marca de 22 puntos de media por partido.

Fuente: Miami Heat (Twitter)
Fuente: Miami Heat (Twitter)

Pero no es solo el escolta. También están cumpliendo con lo que se propone algunos como Markieff Morris, Max Strus o Dewayne Dedmon.

El buen rendimiento de todos los miembros que componen el conjunto será un requisito fundamental para las aspiraciones de los de Florida. De momento están cumpliendo con éxito las expectativas de muchos, o incluso superando con creces las de otros. Lo que es seguro es que serán un hueso duro de roer, y uno de los que nadie querrá encontrarse en una futura ronda de playoffs.

VAVEL Logo