A mitad de temporada la NBA celebra una fiesta para conmemorar una temporada llena de partidos y retos. Durante este año se ha incluido un torneo muy innovador llamado el NBA In-Season Tournament. El equipo de Los Angeles Lakers se proclamaba el primer campeón del torneo con una gran suma de dinero para todos los miembros del equipo.

El público tiene voz y voto y han tenido la oportunidad de realizar un sistema de votación favorable para tener a las estrellas más deseadas y que mejor actuación han tenido durante el año en sus equipos en la temporada regular.

Falta de emoción

Muchas críticas por parte de los usuarios se han centrado con respecto a la intensidad y físico mostrada por parte de alguno de los participantes de ambos equipos. La emoción va impreso dentro de la competición que se está organizando durante estos días.

Los récords también marcaron la tónica del partido ya que se vio como el máximo anotador fue el jugador del equipo de conferencia oeste Karl Anthony Towns con un total de 50 puntos. Además, nunca un equipo había logrado superar los 200 puntos en el NBA All Star. La puntuación más alta se había producido durante la edición del 2016 con más de 190 puntos por parte del equipo de la conferencia oeste.

La polémica por el MVP

Damian Lillard se puso en estado puro y consiguió un total de 33 puntos a base de lanzamientos de tres. Así como la anotación de dos canastas desde el medio del campo. Unos números que fueron suficientes para que le dieran el trofeo a mejor jugador del partido.

Una paliza por parte de la conferencia este que muestra las carencias del equipo de oeste después de ver jugadas erróneas por parte de estrellas como Luka Doncic o Nikola Jokic. Un encuentro marcado por las mejores jugadas de cada uno de los participantes.

La NBA quería generar una buena imagen de cara al espectador casual que se interesa por el baloncesto de los Estados Unidos durante estas fechas. Sea como fuere, es un problema que deben buscar solución. La idea de enfrentar a las dos conferencias no ha aumentado la competitividad del encuentro.