Baskonia pierde en Moscú y CSKA se pone 2-0

Pese a realizar un último cuarto magnífico, los vascos no pudieron rematar el segundo partido de la eliminatoria

Baskonia pierde en Moscú y CSKA se pone 2-0
Adam Hanga no acabó de estar cómodo en el segundo encuentro del Playoff y su equipo lo notó (Foto: Euroleague)
CSKA
84 82
Baskonia
CSKA: De Colo (10), Teodosic (16), Augustine (9), Jackson (8), Fridzon (7), Antonov (-), Freeland (-), Vorontsevich (2), Higgins (8), Khryapa (6), Kurbanov (8), Hines (10)
Baskonia: Larkin (8), Voigtmann (10), Hanga (6), Sedekerskis (-), Beaubois (21), Blazic (2), Diop (7), Tillie (10), Laprovittola (3), Shengelia (3), Budinger (12), Luz (-)
ÁRBITRO: RADOVIC, SRETEN [CRO], JOVCIC, MILIVOJE [SRB], MAJKIC, MARIO [SLO]
INCIDENCIAS: 20/4/2017 - Megasport Arena 8504 espectadores

Tras perder el primer partido de la eliminatoria, Baskonia tenía un papelón en Moscú: volver a jugar un muy buen partido para plantar cara al vigente campeón de Europa. 

En los primeros compases del encuentro, Baskonia se mostró con una seriedad que pocas veces se les ha visto al equipo gasteiztarra y consiguió sorprender al CSKA, que le costó un poco más que a su rival entrar en el partido. Los rusos pronto tomaron la iniciativa en el partido de la mano del base francés, Nando De Colo. Los vascos consiguieron no despegarse en todo el primer cuarto, pese a las acometidas del equipo del ejército. En el segundo cuarto, fue el otro genio del conjunto moscovita, Milos Teodosic, quién dinamitó el partido para el CSKA. El base serbio repartía juego como quería e implicaba a sus compañeros. En el otro lado de la cancha, Rodrigue Beuabois era el hombre al que acudir. Con siete puntos en los segundos diez minutos de partido, permitía a los babazorros no desengancharse de los campeones, pese a que CSKA no cesaba en su intento por finiquitar el encuentro. El marcador al final de los primeros veinte minutos era de 40-35 para los locales.

Al volver de vestuarios, Milos Teodosic, de nuevo, hundió las esperanzas baskonistas de llevarse el partido con 13 puntos en un periodo muy corto de tiempo, que llevó a CSKA a mandar por más de diez puntos. Baskonia dejó de creer durante diez minutos, pero fue mejor de lo que podría haber sido, ya que los locales no sacaron demasiado de esos minutos. Ningún jugador baskonista pudo parar ni contestar las ofensivas rusas. El último periodo no pudo empezar peor para los visitantes, a Sito Alonso le señalaron una técnica entre el tercer y el cuarto cuarto, pero ni con esas se amedrentó el conjunto vitoriano. Hanga, Tillie y De Colo fueron eliminados por faltas en los últimos cinco minutos de partido, a causa del incremento de la intensidad sobre la pista. En los tres minutos finales, Baskonia se acercó peligrosamente en el marcador. Creyendo, sin parar de insistir en el rebote ofensivo y con una defensa exquisita, el equipo de Alonso pudo empatar el partido y darle 12 segundos a CSKA para solucionar el choque y, aunque no lo hizo con los sospechosos habituales (Teodosic falló y De Colo estaba expulsado), Kyle Hines anotó dos tiros libres y no dio ninguna opción a Baskonia (84-82). 

Nombre por nombre, los gasteiztarras echaron mucho de menos a dos de sus hombres más importantes de toda la plantilla: Adam Hanga, que no llegó a entrar en el partido del todo, y Tornike Shengelia, que, sorprendentemente, no disputó ni un solo minuto en los últimos 15 minutos del encuentro. Sito Alonso estableció una rotación rara, como en muchos partidos de esta temporada, con jugadores poco habituales (como Laprovittola o Blazic, que fueron los dos que menos jugaron en el primer choque, sin contar con Tadas Sedekerskis) y con hombres que jugaron muy bien el partido anterior jugando muy por debajo de su media (como fue el caso de Tornike Shengelia o Rafa Luz, que no tuvieron gran incidencia en este encuentro). No es la primera vez que Sito plantea una rotación que descoloca incluso a sus propios jugadores, pues Budinger, que lleva muchos encuentros siendo importante, disputó pocos minutos, pero acabó jugando los últimos minutos como alapívot, por los problemas de faltas del equipo. 

Los pívots no estuvieron del todo mal, pero el equipo necesita mucho más de sus hombres grandes. Johannes Voigtmann tuvo más implicación que otros días, pero no fue suficiente para imponerse a los perros grandes del CSKAIlimane Diop sigue madurando poco a poco, siendo un jugador rocoso en defensa y poco móvil en ataque, pero comete errores infantiles que le cuestan mucho al equipo. Kim Tillie debe implicarse mucho más en las labores ofensivas y defensivas, cuando Shengelia no esté en pista, el francés debe ser el líder de los pívots, tiene que asumir más responsabilidad y ser más vertical al aro, ya que suele abusar de su tiro exterior, imposibilitando así que esté alrededor de la canasta para rebotear. 

Ambos partidos disputados en Moscú se le han escapado a Baskonia por dos acciones puntuales, como fue el error bajo el aro de Tornike Shengelia en el primer partido, y el 2+1 que concedió Nico Laprovittola a Kyle Hines en la última jugada del match. La próxima semana, el equipo de Sito Alonso todavía tendrá una opción de dar un susto al campeón de la Euroliga en el Fernando Buesa Arena, donde ya le ha ganado una vez esta temporada.