Green lucha por ser el mejor defensor del año

Draymond Green ha comenzado la temporada destapándose como un auténtico muro en defensa y, a día de hoy, es uno de los favoritos para quitarle el tercer premio consecutivo al jugador defensivo del año en la NBA, Kawhi Leonard.

Green lucha por ser el mejor defensor del año
Green es una de las estrellas de su equipo / Foto: Zimbio

El ala-pívot nacido en Saginaw (Michigan, Estados Unidos) fue elegido en el puesto 35 de la segunda ronda del draft de la liga en 2012 por Golden State Warriors. Desde entonces su progreso ha sido espectacular, y se ha convertido en una de las estrellas y jugadores referencia de la mejor liga de clubes de baloncesto del mundo.

Cuando Draymond estaba en la universidad, fue mejorando año tras año, y en su última temporada antes de dar el gran salto logró promediar 16.2 puntos y 10.6 rebotes por partido. Estadísticas claramente de baloncestista ofensivo. Pero con su llegada al combinado del Oracle Arena, sus números bajaron ostensiblemente para acabar su año de rookie (temporada 2012/2013) en los Warriors con 2.9 tantos, 3.3 rebotes y 0.7 asistencias de media por noche. Precisamente esa campaña finalizó con Marc Gasol como mejor jugador defensivo del año.

No obstante, si algo ha caracterizado desde siempre a Green es su espíritu de lucha y su trabajo constante. Con la necesidad y la obligación de mejorar, dio un paso al frente y dos años después, los 11.7 puntos, 8.2 rebotes y 3.7 asistencias de media contribuyeron a la consecución del anillo por parte de Golden State.

Con la llegada de 'KD' Draymond se ha reinventado / Foto: Zimbio
Con la llegada de 'KD' Draymond se ha reinventado / Foto: Zimbio

Le sitúan como uno de los jugadores con mejor rendimiento en la actualidad

En lo referente al tiro, la temporada 2015-2016 fue la mejor con diferencia para el estadounidense logrando un 38.8% de acierto en triples y 53.2% en tiros de dos (12 puntos, 9.5 rebotes y 7.4 asistencias de media por choque). Cuando apenas llevamos un mes de competición disputado en este nuevo año NBA, Draymond Green ha tenido que reinventarse para seguir siendo una pieza clave en el equipo de Steke Kerr con la llegada de Kevin Durant. Tras los primeros 14 partidos disputados, Green posee 10.8 tantos, 9.1 rebotes (7.2 defensivos) y 6.9 asistencias de promedio que le sitúan como uno de los jugadores con mejor rendimiento en la actualidad. El ritmo y la intensidad defensiva que está demostrando el ala-pívot ha ayudado a compensar el aspecto defensivo de un equipo con jugadores claramente atacantes como Curry, Thompson y Durant.

Con todos estos números, el técnico de los Warriors expresó públicamente en declaraciones recogidas por el medio ESPN su deseo de que Green se llevara el galardón de mejor jugador defensivo sucediendo a Kawhi Leonard (campeón en 2015 y 2016). Draymond se siente entusiasmado y motivado ante esta oportunidad, pero únicamente el rendimiento del jugador y las posteriores votaciones dictaminarán si el gran Green es capaz de llevarse el premio.