El valor se encuentra en los lugares más insospechados
Bauke Mollema celebrando su triunfo | Foto: Donostiako Klasikoa

Con el Tour de Francia ya en el olvido, y la Prueba Villafranca-Ordiziako Klasika superada este pasado lunes, las vueltas de menor nivel como la Volta a Portugal y el Tour de Dinamarca han tomado el gran protagonismo, dejando paso este sábado a ni más ni menos que la Clásica San Sebastián, el último gran evento antes de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, puesto que el Circuito de Getxo, este domingo, y la Vuelta a Burgos, la próxima semana, no tendrán una lista de inscritos tan importante. La historia sonríe en esta carrera a Marino Lejarreta, quien no solo fue el primer vencedor, sino también el que más triunfo atesora, habiéndose impuesto en 1981, 1982 y 1987. La pasada edición fue a parar a manos del británico Adam Yates.

Ni más ni menos que 220.2 kilómetros es el camino que tenían por delante los corredores con principio y final en San Sebastián. En los primeros metros la carrera arrancará con un pequeño sube y baja, para que ya en el kilómetro sesenta haga acto de presencia el Alto de Iturburu (1ª), de primera categoría, continuando la carrera para entrar en un encadenado de puertos en el kilómetro 125 con la aparición de los Altos de Jaizkibel (1ª) y Arkale (2ª), los cuales se tendrían que subir en dos ocasiones para dar paso al Alto de Murgil Tontorra (2ª) a poco menos de diez kilómetros para la línea de meta. Alejandro Valverde (Movistar), Adam y Simon Yates (Orica), Philippe Gilbert, Tejay Van Garderen y Richie Porte (BMC), Michal Kwiatkowski (Sky), Joaquim Rodríguez e Ilnur Zakarin (Katusha), Tony Gallopin (Lotto-Soudal), Diego Ulissi (Lampre-Merida), Bauke Mollema (Trek-Segafredo), Luis León Sánchez (Astana) o Warren Barguil (Giant-Alpecin), son hombres que tendrán mucho que decir a la hora de disputarse el triunfo, siendo los grandes favoritos.

Escasos kilómetros necesitaron los corredores para poner patas arriba buscando formar la fuga del día, pero la pelea fue mínima, dado que rápidamente Moreno Moser (Cannondale), Przemyslaw Niemiec (Lampre), Pirmin Lang (IAM), Jaques Janse Van Rensburg (Dimesion Data), Jaime Rosón (Caja Rural) y Loic Chetout (Cofidis) abrían hueco con respecto al grupo mayoritario convirtiéndose en la escapada del día. La renta que tuvieron fue de seis minutos, pero en ese mismo momento tanto Movistar Team como Orica decidieron coger la cabeza del pelotón para impedir el aumento de la distancia, encontrándose kilómetros después con la ayuda también del Katusha. Los problemas después de ochenta kilómetros cubiertos le llegaban a Richie Porte (BMC), viéndose el australiano a cambiar de bicicleta.

La batalla no tarda en aparecer

Los kilómetros iban pasando para que a 90 kilómetros de meta la renta de los fugados estuviera estancada en los cinco minutos, decidiendo Eros Capecchi (Astana) poner pie a tierra, siendo la escuadra kazaja la encargada de poner su maquinaria al frente del grupo mayoritario. Si bien el ritmo por detrás era rápido, por delante no se quedaba corto, lo que provocaba que Lang fuera el primero en perder contacto con el grupo, bajando la renta de los fugados por debajo de los dos minutos tras 135 kilómetros cubiertos. No tardaría en desatarse la guerra en el pelotón, desde donde saltaban Davide Malacarne (Astana), Michal Kwiatkowski (Sky), Davide Villella (Cannondale), Greg van Avermaet (BMC), Oscar Gatto (Tinkoff), Zdenek Stybar (Etixx), Gorka Izaguirre (Movistar), Pirmin Lang (IAM), Dario Catalado (Astana), Lluis Mas (Caja Rural) y Amets Txurruka (Orica), para formar un grupo perseguidor de once corredores, que era cazado rápidamente por el pelotón, para que Steven Lammertink (Team LottoNL-Jumbo) abandonara la carrera antes de que Arthur Vichot y Alexandre Geniz (FDJ) se fueran al suelo.

Con poco más de cincuenta kilómetros a meta tanto Mikel Landa (Sky) como Dario Cataldo (Astana) realizaban un ataque conjunto que no duraba, al coger la cabeza del pelotón Movistar, dejando atrás el Alto de Arkale, momento en que ponían pie a tierra Imanol Erviti (Movistar), Chritsian Meier (Orica), Yoann Bagot (Cofidis), Sindre Skjøstad (Giant) y Mathieu Ladagnous (FDJ). Cannondale como no podría ser de otra manera lo intentaba, yéndose doce hombres por delante, para que Katusha consiguiera neutralizar su intento fácilmente. Igor Antón (Dimension Data) lo probaba sin suerte, para que tras el paso por la línea de meta el ritmo fuera asfixiante hasta la llegada del Alto de Murgil Tontorra (2ª) a tan solo diez kilómetros para la línea de meta. Orica puso toda su maquinaria a trabajar antes de llegar a las pimera rampas, siendo Rigoberto Urán (Cannondale) el primero en probar suerte para dar paso al potente ataque de Adam Yates (Orica), saliendo sin miedo a su rueda Joaquim Rodríguez (Katusha), consiguiendo abrir hueco ambos corredores sobre sus perseguidores, donde tomaba la cabeza Dan Martin (Etixx).

Joaquim mueve la carrera y Bauke Mollema es el más listo al atacar nada más coronar Murgil

A menos de nueve kilómetros para la conclusión Joaquim Rodríguez conseguía soltar a Adam Yates de su rueda, yéndose en solitario para dar paso al potente ataque de Alejandro Valverde, que a su estela se llevaba a Dan Martin, Bauke Mollema y Tony Gallopin. Martin no conseguía seguir el ritmo para que a la cima del puerto llegaran juntos Rodríguez, Mollema, Gallopin y Valverde. Por delante, un rápido descenso hasta la línea de meta y un desenlace en San Sebastián. Con Valverde como máximo favorito, Mollema no se lo pensaba y nada más coronar pillaba fuera de juego a sus rivales abriendo hueco y dejando las dudas por detrás. El ciclista holandés se lanzó como un cohete y nadie pudo seguirle, tan solo le vieron en la línea de meta celebrando el triunfo, y es que el jefe de filas del Trek aguantó el envite hasta alzar los brazos en San Sebastián, llevando la victoria a su palmarés con diecisiete segundos de ventaja sobre Tony Gallopin y Alejandro Valverde, que se jugaron los dos puestos restantes del podio, no pudiendo aguantar su envite final Joaquim Rodríguez, quien concluyó cuarto en su última carrera en España.

Clasificaciones de la Clásica de San Sebastián

VAVEL Logo