Thomas de Gendt se exhibe en Camprodón en un homenaje al ciclismo de ataque

El corredor del Lotto Soudal Thomas de Gendt, culminó con brillantez una fuga en solitario para lograr la tercera etapa de la 98ª edición de la Vuelta a Cataluña. El belga consiguió su primera victoria de la temporada y además se vistió como nuevo líder de la carrera.

Thomas de Gendt se exhibe en Camprodón en un homenaje al
ciclismo de ataque
De Gendt celebra en solitario su triunfo en Camprodon / Foto: Tim de Waele

Thomas de Gendt volvió a demostrar que es uno de los mejores corredores cuando hablamos de escapada, al conseguir llegar en solitario a la meta de Camprodón en la tercera etapa de la Vuelta a Cataluña 2018. El holandés busco la exhibición y la encontró tras atacar a sus compañeros de escapada a más de 20 de meta. La jornada estuvo marcada por la ausencia del ascenso a la subida final de Vallter 2000, por riesgo de aludes.

Los corredores afrontaban esta tercera etapa con un recorrido mucho más tranquilo de lo que en principio se había previsto, 153 kilómetros entre Sant Cugat del Valles y Camprodón. Una etapa con solamente con dos cotas de primera y segunda categoría situadas  bastante lejos de la línea de meta, por lo tanto, un escenario perfecto para que una escapada hiciera daño. La carrera arrancaba rápido pero la fuga del día no se consolidaría hasta el kilómetro 38.

Fue en este momento cuando Chevrier (AG2R), Mas (Caja Rural), Torres (Burgos), Mikel Bizkarra (Euskadi) y Thomas de Gendt (Lotto Soudal) abrían terreno respecto al pelotón principal en busca de la aventura. Con motivo del paso por el primer puerto del día (Bracons, 1ª categroría) el de Lotto atacaba con la intención de seleccionar la fuga. Nadie pudo seguir a un De Gendt pletórico que coronaba el puerto en solitario. Sin embargo la soledad del belga pronto llegaría a su fín a causa del descenso, Bakarra y Mas llegaban a su rueda para conformar un trio en cabeza de carrera.

Un De Gendt incansable atacaba de nuevo a sus compañeros de escapada y se marchaba en solitario en un terreno idóneo para sus cualidades. La sorpresa llegaba a once de meta cuando la carrera se agitaba en el pelotón. Yates, Quintana, Frank y Quintana se movían del gran grupo y lograban unos segundos de ventaja. La carrera se ponía emocionante con un De Gendt que notaba la fatiga pero mantenía la ventaja con el grupo perseguidor que tampoco se ponía de acuerdo.

Finalmente De Gendt conseguía el premio a su lucha y valentía y levantaba los brazos en solitario en la meta de Camprodón. El belga obtuvo un doble premio al conseguir también vestirse de líder. El pelotón sin diferencias entre los favoritos llegó a 20 segundos del vencedor. Mañana turno de nuevo para que una fuga triunfe o para que algún favorito de la sorpresa. 170 kilómetros con salida en Llanars y llegada a La Molina, con un terreno siempre difícil de sube y baja.

Clasificación de la etapa