West Bromwich Albion - Arsenal: efervescencia futbolística

En el Emirates parece que todo funciona a la perfección. En estos momentos, situación idílica para el conjunto de Arsène Wenger, que llega a al Hawthorns con el único objetivo de proseguir su marcha triunfal y mantenerse, ya por tercera semana consecutiva, como líderes de la Premier League. Con unas sensaciones demoledoras y un juego casi perfecto, el Arsenal está reivindicándose y presentando su firme candidatura al título, a pesar de no hallarse entre los grandes favoritos en los pronósticos a principios de temporada. El fulgurante Aaron Ramsey, de la mano de un Mesut Özil de dulce y un Giroud infalible, están llevando a los londinenses a realizar su mejor arranque de temporada en mucho tiempo. Mantener el ritmo, esencial para no perder opciones.

Por su parte, el West Brom de Steve Clark llega en su mejor momento de forma. Tras un débil inicio de temporada, ha encadenado dos victorias consecutivas que le proporcionan un respiro en la tabla clasificatoria, en la que se encuentran decimosegundos con ocho puntos. La llegada de Morgan Amalfitano, clave.

Aaron Ramsey, dominio supersónico

El papel del mediocentro galés en estos primeros seis partidos de liga ha sido simplemente espectacular. La eterna promesa del Arsenal, en la que Wenger siempre confió, parece al fin haber explotado, convirtiéndose en un referente y en ese punto desequilibrante que hacía falta al equipo para diferenciarse. Esto se ha fortificado claramente con la llegada, procedente de Madrid, de Özil, quien, desde el primer momento, se ha sentido como en casa.

Un centro del campo imbatible y una armonía casi celestial rodean el áureo momento de forma gunner. Otro jugador que parece volver a su mejor momento es Jack Wilshire. La llegada de Mesut y la irrupción de Ramsey han ayudado al centrocampista inglés a dar ese paso adelante que permita ver al Wilshire que deslumbró al mundo. El estado de gracia goleadora de Giroud y la clara mejoría defensiva del equipo provocan que las importantísimas bajas (Podolski, Cazorla, Oxlade-Chamberlain, Walcott, Rosicky) carezcan, por un tiempo, de importancia.

La última gran noticia en el Emirates ha sido la aparición de otra perla de Wenger, Serge Gnabry. El alemán de origen marfileño, de 18 años, ha surgido como reemplazo de Theo Walcott, y ha cumplido con creces, incluso estrenándose como goleador en la Premier. La factoría del entrenador francés, uno de los mayores talentos del fútbol mundial a la hora de encontrar jóvenes jugadores con cualidades y convertirlos en grandes estrellas, parece no tener fin.

Sin Lukaku, pies en la tierra

Este verano, el West Brom ha tenido que hacer un ejercicio de humildad importante. Con la pérdida de su mayor estrella de la pasada campaña, su máximo goleador, el belga Romelu Lukaku, que volvió al Chelsea tras su cesión (actualmente vuelve a estar cedido, en esta ocasión en el Everton), el equipo de Steve Clark ha necesitado revitalizarse desde la base con el objetivo de realizar una buena temporada.

Las llegadas de Morgan Amalfitano y Scott Sinclair, ambos en calidad de cedidos, parecen haber permitido al conjunto baggie dar un salto cualitativo. A pesar de todo, necesitarán seguir trabajando para conseguir, paso a paso, ir cumpliendo objetivos. De momento, la permanencia es el primero de ellos.

Antecedentes

A lo largo de la historia de la Premier League, West Bromwich Albion y Arsenal se han enfrentado nada menos que en 116 ocasiones. Dos equipos históricos del fútbol inglés habituados a competir en la máxima categoría. De ellos, el Arsenal se llevó exactamente la mitad, 58 encuentros.

El último precedente entre ambos equipos data de la semana pasada, cuando, en la Capital Cup, el equipo de Wenger se impuso en los penaltis.

Posibles onces

VAVEL Logo