Hull City 2014: el año del tigre
Foto: whoallthepies.

Termina el año 2014. Un año que para el Hull City ha sido increíble, maravilloso, irrepetible, especial. De la mano de Steve Bruce el equipo de Yorkshire ha vivido un 2014 que les ha llevado a lo más alto desde la existencia del club, que fundado en 1904, hace 110 años, no había visto a su equipo llegar ni a una final copera ni a jugar en el continente europeo. Además, si los tigers mantienen la categoría esta temporada lo harán por tercera vez consecutiva, un nuevo récord.

Tras 50 partidos oficiales termina el año 2014. El Hull City no ha sumado ningún trofeo ni ha pasado de la 16ª posición en la Premier League pero eso no es algo que apene a los aficionados tigers. El equipo mantuvo la categoría, llegó a la final de la FA Cup que llegó a ir ganando 0-2, jugó la Europa League y realizó excelentes fichajes en verano que ahora mismo lo mantienen fuera de las posiciones de descenso aunque solo sea por la diferencia de goles.

Con una plantilla sin demasiadas estrellas el Hull City volvió la temporada pasada a la Premier League tras tres años vagabundeando por la Championship, la segunda división inglesa. Steve Bruce, tras dejar el Sunderland y fichar por el Hull, logró ascender a su nuevo equipo. Muchos jugadores quedan desde ese ascenso: Jakupovic, Alex Bruce, Chester, Quinn, Elmohamady, Brady, Meyler, Aluko, Dudgeon, McShane y Liam Rosenior, estos once jugadores pasaron de jugar en Championship a ser partícipes de la más gloriosa historia de este equipo en apenas un año.

El entrenador inglés utilizó durante todo el año un sistema 1-3-5-2 con dos carrileros que le permitieron obtener muy buenos resultados. Una dupla atacante formada siempre por dos rápidos y peleones puntas ayudaba mucho a la creación de juego. Steve Bruce dio con la clave.

Un inicio irregular

2014 empezó con derrota, el Liverpool era el rival y Anfield Road el lugar de encuentro. Luis Suárez y Daniel Agger dejaron los tres puntos en Liverpool. Tocaba jugar la FA Cup, el único torneo que les quedaba a los de Bruce tras ser eliminados de la Capital One Cup por el Tottenham en la tanda de penaltis. El Middlesbrough fue la primera víctima del Hull City, Proschwitz anotó en el único partido de FA Cup que jugó, el delantero alemán fichó ese mismo invierno por el Barnsley al no estar agusto en Kingston Upon Hull.

Vuelta a la liga y vuelta a la derrota, Chelsea (0-2) y Norwich City (1-0) derrotaron a los tigres para hacerles sumar tres derrotas ligueras consecutivas. Llegaría una cuarta a manos del Crystal Palace para cerrar enero pero antes de ese choque el Southend sería la segunda víctima del Hull en la FA Cup, un doblete de Fryatt permitió el pase de ronda a los tigers.

Febrero permitió al Hull City puntuar, un 1-1 en casa frente al Tottenham fue precedido de una importante victoria ante el Sunderland por 0-2 con goles de los recién fichados Jelavic y Shane Long. El Southampton los bajaría de la nube la jornada siguiente en el KC Stadium. Ya a mediados de febrero la FA Cup ponía un nuevo partido en el calendario, el rival era el Brighton & Hove Albion y el resultado 1-1, Ulloa adelantó a los seagulls y Sagbo empató el partido a cinco minutos del final, forzando el replay. Ulloa volvería a marcar pero el Hull lo haría inútil con los tantos de Curtis Davies y Koren. Antes del replay, los tigres golearon 0-4 al Cardiff City con dos goles de Jelavic, el croata se volvía cada vez más importante en este equipo junto a Long, que se ganaba el apodo de "ratoncito" a pulso.

Marzo empezaba con un duro golpe, un Newcastle que sin su estrella Cabayè parecía no levantar cabeza, goleó 1-4 en el KC Stadium. Curtis Davies marcaría el único gol local en ese partido y lograría marcar por tercer partido consecutivo ante el Sunderland, en la FA Cup. 3-0 venció el equipo de Bruce para llegar a las semifinales de dicho torneo. No obstante, aunque en la copa todo fuese bien, la liga quedaba a veces descuidada, el Manchester City ganó 0-2 un partido que jugó 80 minutos con un jugador menos, los tigres no pudieron hacer nada. Para remediarlo, dieron a su público una victoria por 2-0 ante el West Brom, exequipo de Long, uno de los goleadores del partido. Marzo terminó con dos derrotas ante West Ham y Stoke City.

Mayo y la FA Cup

Mayo empezó bien, con un 1-0 sobre el Swansea City. Lo siguiente: semifinales de FA Cup ante el Sheffield United de League One, la tercera división inglesa. El partido era clave para poder optar al título y jugar en Europa, los nervios se hacían notar pero el equipo confiaba en sus posiblidades. Sus rivales habían eliminado a otros equipos de Premier League como el Aston Villa.

Baxter marcó el primero en aquella semifinal, a los veinte minutos de partido el Hull caía en el KC Stadium por 0-1. Poco antes del descanso empató Sagbo pero a los dos minutos volvió a marcar el Sheffield. La afición estaba nerviosa, los jugadores también, pero sabían que podían sacarlo adelante y lo hicieron, en la segunda parte marcaron seguidos Fryatt, Huddlestone y Quinn para poner el 4-2, en el tiempo de añadido marcaron Murphy y Meyler para dejar el partido en 5-3 y permitir al Hull llegar a la final de Wembley.

La final sería difícil de ganar, el rival sería el Arsenal de Arsène Wenger. El caprichoso destino quiso que justamente el siguiente partido de liga fuese un Hull City - Arsenal. Los gunners dejaron claro que ellos eran los favoritos al imponerse 0-3 en casa de su rival.

El Hull le ganó al Sheffield y no volvió a espabilar hasta la gran final. En liga perdió ante Arsenal, Aston Villa, Manchester United y Everton antes del gran partido, solo pudo puntuar en un 2-2 con el Fulham donde la dupla de recién fichados (Jelavic, Long) volvió a hacer un gol cada uno. El tener la salvación matemáticamente lograda hizo que los tigres se centrasen más en la copa que en la liga.

El Hull remó pero murió en la orilla, la Europa League fue su premio de consolación

17 de abril de 2014, miles de personas se concentran en Londres para asistir a la final de la FA Cup entre Arsenal y Hull City. Las calles londinenses son más rojas que nunca hasta que llegan los autobuses y trenes procedentes del norte del país que igualan el rojo con el ámbar y el negro. El estadio se llena, el Hull sale a por todas y a los diez minutos dos goles de sus defensas Chester y Curtis Davies los tigers vencen por 0-2 al Arsenal. Los de Wenger, sin poder creerse lo que estaba pasando, se ponen el mono de trabajo y recortan distancias diez minutos después del 0-2. El Hull solo tenía que aguantar, sabía que el trofeo estaba en sus manos si lo hacían bien, pero se les escapó, Koscielny puso el 2-2 a 20 minutos del final y el partido se fue a la prórroga, donde Aaron Ramsey marcaría el 3-2 definitivo en el minuto 108.

Davies celebra su gol en la final de la FA Cup. Foto: telegraph
Davies celebra su gol en la final de la FA Cup. Foto: telegraph

Con ese partido terminó la temporada. Lágrimas en las caras de los jugadores y aficionados del Hull City tras perder una final que parecían tener encaminada desde muy pronto. El hecho de haber llegado a esa final por primera vez en la historia no les importó, habían perdido y se volvían a casa con las manos vacías. Las vacaciones no fueron tan festivas como parecía en un principio.

Verano y fichajes de alto nivel

El Hull jugó pocos partidos de pretemporada pero no perdió ninguno. Lo que llamó la atención del verano tiger fueron las 11 incorporaciones que hizo Steve Bruce. El entrenador inglés tuvo un gran dilema al empezar la temporada.

Harry Maguire, Andrew Robertson, Mohamed Diamé, Lenihan, Gastón Ramírez, Michael Dawson, Hatem Ben Arfa, Thomas Ince, Robert Snodgrass, Livermore (estaba cedido) y Abel Hernández fueron los 11 refuerzos de Steve Bruce para esta campaña. Algunos como Maguire o Lenihan no han tenido opciones de jugar mucho y otros como Ince o Ben Arfa apenas han aportado resultados al equipo. Snodgrass lleva desde el primer partido de liga lesionado.

La plantilla para esta temporada quedaba así:

Con jugadores de tan alto nivel todo hacía indicar que el Hull no tendría problemas para lograr la salvación durante el curso 2014/2015, el actual, pero a día de hoy no es así, los tigers están al borde del descenso y los resultados han llegado a dejar hasta diez partidos consecutivos sin una sola victoria del Hull. Números horribles para el equipo que llevan.

La UEFA Europa League

El Hull se había ganado el derecho a participar en la segunda competición continental más importante pero antes debía de superar dos eliminatorias. La primera le emparejó con el Trencin eslovaco, la ida terminó 0-0 en tierras balcánicas mientras el resultado en Inglaterra fue de 2-1, Malec adelantó muy pronto a los eslovacos pero Elmohamady (que se guarda el honor de marcar el primer gol de la historia del Hull en Europa) y Aluko a diez minutos para el final le dieron la vuelta al encuentro y a la eliminatoria.

Todo parecía muy bonito, los rivales en pretemporada no podían con el Hull y el eliminar al Trencin dio mucha moral. El siguiente rival de los de Bruce en Europa acabaría con ella, se trataba del Lokeren belga, uno de los rivales más duros que le podían tocar al equipo de Yorkshire. La ida terminó 1-0 para los belgas y la vuelta 2-1 para el Hull City, el valor doble de los goles fuera de casa eliminó a los tigres, haciendo inútil el doblete de Brady.

Antes de caer en Europa empezó la Premier League, y qué mejor manera que venciendo 0-1 al Queens Park Rangers y obteniendo un empate ante el Stoke en un partido que se puso muy cuesta arriba muy pronto. Sendos empates a dos goles con West Ham y Newcastle hacían puntuar a un equipo donde Diamé empezaba a destacar como goleador y que veía como Abel Hernández lo intentaba pero no tenía acierto de cara a gol.

Un terrible último cuarto

Como en un partido de baloncesto, de nada te sirve ganar todo el partido si en el último cuarto te relajas y permites que tu rival te pase por encima. Algo así le pasó al Hull, los rivales le fueron cogiendo la medida y las derrotas se sucedían una tras otra. El West Brom los apeó de la Capital One Cup a "las primera de cambio" y el Manchester City se impuso 2-4 en el KC Stadium. La siguiente jornada supuso un respiro para el Hull City, el Crystal Palace no fue rival para ellos y ganaron 2-0 con los goles de Diamé y Jelavic. Y no volvieron a levantar cabeza durante mucho tiempo.

El Hull, aunque jugando bien, no está marcando ni obteniendo buenos resultados

En muchas ligas los entrenadores no duran mucho tiempo en su puesto de trabajo si su equipo pierde varios partidos consecutivos, para la suerte de Steve Bruce la Premier League no es así. Tras ganarle al Crystal Palace los tigers empataron ante Arsenal y Liverpool para después perder seguidamente contra Southampton, Burnley, Tottenham y Manchester United. De nuevo dos empates (ante Everton y West Bromwich Albion) permitieron sumar antes de volver a perder, en este caso contra Chelsea y Swansea City. Diez partidos llegó a sumar Bruce sin una victoria, su cabeza pendería de un hilo en cualquier otro país pero en Inglaterra se tiene más paciencia con estas cosas.

Ki celebra el 0-1 del Swansea en el KC Stadium. Foto: Premier League
Ki celebra el 0-1 del Swansea en el KC Stadium. Foto: Premier League

La jornada de boxing day regalaría una gran victoria del Hull por 1-3 en el Stadium of Light de Sunderland. Un gran partido de Gastón Ramírez permitió a su equipo volver a sumar tres puntos y dejar los puestos de descenso. La alegría duró poco y a los dos días el Leicester ganó 0-1 en el KC Stadium.

Cosas a mejorar

La efectividad: este es el principal problema de un equipo con grandes jugadores tanto arriba como abajo. Curtis Davies es un gran rematador pero este curso no está encontrando buenos centros que rematar con la testa.

El compañerismo: tantos grandes fichajes traen consigo un gran problema: estos jugadores no han jugado juntos nunca. El Hull es un equipo que busca jugadas con combinaciones entre dos ó tres jugadores y muchos de los nuevos fichajes aún no se han adaptado a los movimientos de sus compañeros. ¿Mejorará esto el tiempo?

Deseos para 2015

Simple, el Hull City no tiene más deseo para este año próximo que el de mantener la categoría y su equipo base, el desarmamento del equipo el próximo verano es algo que el club no debe permitir si no quiere ir de cabeza a la segunda división. Las lesiones es otro quebradero de cabeza que lleva persiguiendo a Bruce todo el año, si ellas respetan, el Hull mantendrá la categoría.

VAVEL Logo