Montero y Ayew destrozan un nuevo rival
Clara victoria de los de Monk (foto:swansoficcial)

En el Liberty stadium de Gales se disputó la segunda jornada de la Barclays Premier League, que enfrentaba al equipo local, el Swansea City, contra el Newcastle United. Ambos conjuntos llegaban con un punto en sus casilleros, tras haber empatado sus respectivos partidos iniciales con el mismo resultado, dos goles a dos. Las sensaciones mostradas en la apertura de la temporada parecían augurar un gran encuentro, pero cuando el esférico echó a rodar, lo que se pudo ver sobre el terreno de juego no cumplió lo previsto; sólo hubo un equipo que compareció sobre el césped.

Once inicial del Newcastle (foto:nufc)

El conjunto local, que finalizó octavo la pasada temporada, a las puertas de la UEFA Europa League, salió al campo con el mismo once de la primera jornada, contando entre los titulares con uno de los fichajes llegados en el mercado estival, el atacante Andre Ayew. El Newcastle se presentaba en el Liberty formando con la misma alineación que en el primer partido, una vez recuperado el medio centro Vurnon Anita, que cayera lesionado la pasada fecha, contra el Southampton. Dos de los tres fichajes importantes del equipo jugaron de inicio, Chancel Mbemba, que hizo dupla con el capitán Coloccini en el centro de la zaga, y Georginio Wijnaldum, que volvió a situarse por delante de la pareja de medios centros, ejerciendo de enganche.

Titulares del Swansea (foto:swansoficial)

Garry Monk situó a sus jugadores en un esquema 4-2-3-1 clásico, con pareja de medios y media punta tras el delantero centro puro. Dos extremos completamente abiertos a ambas bandas completarían la parcela ofensiva. La retaguardia la formarían dos centrales posicionales como Federico Fernández y Williams, y dos laterales con recorrido. La principal arma del equipo galés se encontraba en sus bandas. Montero y Ayew, dos auténticas balas, superadores de líneas individualmente mediante conducciones de balón o rupturas, serían los futbolistas a controlar.

Steve McClaren formó con un similar 4-2-3-1, con su habitual medio campo de destrucción, con Colback y Anita, confiando todo el peso ofensivo a los contragolpes, mediante el enganche Wijnaldum, Obertan a izquierda, jugando a pie cambiado, y el potente Moussa Sissoko a la derecha, para reforzar la transición defensa-ataque con su gran zancada y fenomenal llegada. La línea defensiva fue semejante a la de su rival, con laterales largos y una pareja de centrales compacta. Mbemba daría la contundencia al cruce, y Coloccini la enteraza y el orden en la retaguardia.

Si ambos conjuntos son similares en cuanto a sistema de juego, bien podemos decir que una de sus piezas parece duplicada, la de su jugador más adelantado. Gomis por el Swansea y Cissé por los de Tyneside, son dos auténticos hombres gol, llamados a ser los futbolistas de quienes dependa gran parte del rendimiento de sus respectivos equipos a lo largo de la temporada.

Así comenzó el encuentro, con dos mecanismos 4-2-3-1 enfrentados, dos equipos de nivel similar en cuanto a calidad de plantilla, y sendas buenas aportaciones en el inicio de temporada. La igualdad no duraría demasiado. El Newcastle empezó ordenado, haciendo frente de igual a igual a su rival, pero en el minuto 9, Jonjo Shlevey, el conector de los galeses, recibió el balón escasos metros por delante del centro del campo, levantó la mirada y envió un pase raso entre central y lateral izquierdo de las urracas, que Gomis, tras desmarcarse en ruptura al espacio, controló frente a Tim Krul, para hacer gala de su talento de cara a portería con una finta que hizo caer la portero, culminada con un regate a placer y el posterior tanto sin oposición. Menos de diez miutos había durado la igualdad, tanto en el marcador como en el juego.

De aquí en adelante el Swansea sería el único equipo que competiría y el Newcastle no saldría apenas de su mitad de campo, no disfrutando más que de escasas oportunidades sobre el marco de Fabianski. Un futbolista fue el principal dolor de cabeza para los magpies. Jefferson Montero, uno de los ases a seguir, quien ya destrozó al lateral del Chelsea, Ivanovic, en la primera jornada, volvería a erigirse en líder de los swans. Poco tiempo tardó el ecuatoriano en hacerse con toda la banda izquierda y sacar de quicio a otro de los mejores laterales del campeonato, el internacional holandés Daryl Jamaat. En el minuto 17 provocaría la primera cartulina amarilla sobre Janmaat, hecho que a la postre sería decisivo para el resultado.

El equipo rayado, lejos de reaccionar ante el tanto local, fue perdiendo consistencia y encerrándose atrás. El balón no fluyó, como pretendieron los de McClaren, y se sentía más cerca el segundo gol que el posible empate. El minuto 40 de la primera parte el partido se fracturaría. Montero volvió a encarar a Janmaat y éste, inocentemente, cayó en su trampa y volvió a realizarle una entrada que acarrearía su segunda tarjeta amarilla, y la correspondiente expulsión. McClaren recompuso el equipo situando a Vurnon Anita como lateral derecho, retrasando la posición de Wijnaldum y Sissoko y dejando el ataque al ingenio de Cissé y Obertan. Al primer tiempo se llegaría con el 1-0 en el marcador y con un Newcastle United prácticamente sobre la lona.

Victoria local al descanso (foto:nufc)

La segunda parte el conjunto de Tyneside se reconstruyó con la entrada del central Taylor. Mbemba pasó a ocupar el lateral derecho, Taylor formó pareja con Coloccini y Anita regresó al centro del campo, siendo el sustituido el francés Sissoko, cuya intervención durante los primeros 45 minutos fue poco menos que testimonial. Obertan caería a banda derecha, intentando aprovecharse sus centros a pie favorable. La tónica no cambió en absoluto en la segunda parte. El Swansea asedió durante toda la mitad del partido el cuadro defendido por Krul.

El 2-0 que cerraría el marcador llegaría en el minuto 52. Nuevamente Montero, que seguía al nivel, destrozó al lateral de su zona, esta vez Mbemba, dejándolo atrás en velocidad y poniendo un centro preciso que sería llevado al fondo de las mallas por el extremo derecho, que se había incorporado al remate, Andre Ayew. Diferencia de dos goles y visto para sentencia. McClaren daría entrada al joven Rolando Aarons y al delantero Aleksandar Mitrovic, a fin de aprovechar la velocidad de aquél y la potencia y el olfato de éste, y poder dar un golpe de efecto. En el primer encuentro diez segundos duró el serbio en el campo hasta ver su primera cartulina amarilla, en este partido fueron dos minutos. Esa fue su aportación.

Ayew cerraría el marcador, 2-0(foto:swansofficial)

El partido continuaría con el campo volcado hacia un lado, los centrales del Swansea jugando a placer, prácticamente en el semicírculo central, y el Newcastle asfixiado a llegadas locales. Finalmente el resultado no se movería. 2-0 definitivo, primer partido ganado para el Swansea, que se coloca en los puestos altos con cuatro puntos, y primera derrota para las urracas, quienes caen al fondo de la clasificación, con un sólo punto.

Parece que para ambos equipos la temporada comienza como acabó, uno arriba y otro abajo, queda saber si Monk será capaz de seguir su racha ascendente y si McClaren podrá reconducir a los suyos o, por contra, a los aficionados magpies les espera otro año de penitencia.

VAVEL Logo