Samba 'red' en el Etihad Stadium
Foto via: liverpoolfc.com

Era el partido de la jornada en la Premier League. El Etihad Stadium era el escenario donde Manchester City y Liverpool iban a jugar uno de los duelos más esperados del calendario. Un duelo que se preveía como apasionante, cargado de goles y de estrellas sobre el terreno de juego. Y no defraudó. El equipo de Manuel Pellegrini llegaba al partido como líder en solitario de la Premier League con 26 puntos y una ventaja de dos puntos sobre el Leicester, mientras que el Liverpool (12º con 17 puntos) seguía con su escalada hacia puestos europeos que se frenó con la derrota ante el Crystal Palace en la jornada anterior. Un hecho que situaba al conjunto citizen como claro favorito.

Manuel Pellegrini no reservó a nadie en el día de hoy. Las bajas de David Silva, Kompany, Nasri y Bony dejaron al técnico chileno con un rompecabezas a resolver en la defensa y el centro del campo, líneas donde el Manchester City sufre contra equipos de su misma talla. Sin embargo, Jürgen Klopp tampoco pudo contar desde el principio de partido con Benteke y Sturridge, ambos con algunos problemas físicos durante la semana y relegados al banquillo en el día de hoy.

Treinta minutos de espectáculo red

No iba a notar demasiado las bajas el Liverpool, ya que comenzó el partido con las ideas bastante claras: tapar espacios y recuperar el balón rápidamente para montar contraataques peligrosos por las bandas. Cuando los visitantes recuperaban el balón, el repliegue del City fue bastante lento y torpe. De esta forma, en el minuto 6, llegaría el primer gol del partido. Un gol que llegaría tras previo error de Sagna en la salida de balón. El lateral francés resbaló y Coutinho, que pasaba por allí en ese mismo momento, le robó rápidamente el balón para conectar con Firmino, quien intentó colar un pase hacia Lallana que despejó hacía su propia portería Mangala.

El 0-1 fue un jarro de agua fría para el City, que comenzó a dar síntomas de nerviosismo con el gol del Liverpool. No obstante, el equipo de Jürgen Klopp se mostró bastante cómodo sin balón, aprovechando cada despiste en la entrega para incidir en la banda izquierda de Kolarov, quien estuvo superado en todo momento por Lallana y Milner.

Poco tardaría el Liverpool en poner el segundo gol en el luminoso. Otro error defensivo, esta vez entre Mangala y Demichelis, permitió otro robo de balón de Firmino, que levantó la cabeza y regaló una bonita asistencia a Coutinho para que empujara el balón y pusiera el cero a dos en el marcador. No se había superado ni el minuto 23 de encuentro y ya el conjunto de Jürgen Klopp iba ganando en casa del líder. Algo insólito si vemos que con Bendan Rodgers apenas consiguieron dos victorias hasta el mes de octubre.

Coutinho celebrando el segundo gol del partido. Foto Via: liverpoolfc.com
Coutinho celebrando el segundo gol del partido. Foto Via: liverpoolfc.com

Aunque esto iba a ser solo un previo aviso de lo que iba a pasar diez minutos más tarde, el Manchester City intentó meterse en el partido con alguna que otra ocasión de Agüero y De Bruyne. Pero en el minuto 30 se vino abajo todo. De nuevo la sociedad brasileña entre Coutinho y Firmino fue clave. El Liverpool no jugaba al fútbol, el Liverpool bailaba samba sobre el césped del Etihad. Coutinho se coló sigilosamente entre Sagna y Demichelis para devolverle la asistencia del cero a dos a Firmino, que solo tuvo que empujar el esférico. Cero a tres y la realización que se centraba en mostrarnos a Pellegrini.

Agüero, el único citizen sobre el terreno de juego

Adormecido el City, sin apenas incidencia en las jugadas de peligro en la primera mitad. Solo Agüero pudo recomponer un poco a su equipo con un disparo ajustado desde fuera del área al que poco pudo hacer Mignolet. Con el gol del argentino llegaría el tan ansiado descanso para Pellegrini, que se mostró serio y cabizbajo cuando se dirigió al túnel de vestuarios.

La segunda mitad arrancó con cambios sorprendentes en el esquema del Manchester City. Manuel Pellegrini dejó en el banquillo a Jesús Navas y a Yaya Touré para dar entrada a Fernandinho y Delph, jugadores de un corte más defensivo. Poco iba a notar el City los cambios, ya que en ataque seguían algo perdidos los jugadores locales.

Y Skrtel sentenció el partido

El ritmo del partido bajó considerablemente en la primera media hora. Solo Coutinho hizo alguna que otra jugada peligrosa, como el gol en fuera de juego que le anularon en el minuto 62. Jürgen Klopp y Manuel Pellegrini agotaron los cambios en busca de frescura: Coutinho se marchó lesionado, Agüero fue cambiado por Iheanacho y Firmino acabó sustituido por Benteke.

Al final, a falta de diez minutos para el final, un saque de esquina botado por Lallana acabó, tras otro despiste defensivo del City, en los pies de Skrtel, que puso el definitivo 1-4 con un excelente disparo. El Liverpool vuelve a conseguir los tres puntos tras la derrota ante el Crystal Palace la pasada jornada, tres puntos importantes que vuelven a meter a los del Merseyside en la lucha por los puestos europeos. Por otro lado, el Manchester City perdió el liderato con la abultada derrota de hoy -segunda en el Etihad Stadium esta temporada- y se pone a dos puntos del Leicester, sorprendente líder de la Premier League.

VAVEL Logo