Alan Shearer, de profesión: goleador
Shearer celebrando su gol ante Suiza. Foto: Irish Mirror

Muchos jóvenes aficionados al fútbol del siglo 21 no tendrán a Alan Shearer como uno de los mejores goleadores de la historia, pero aquellos que han vivido la Premier League desde el primer momento sabrán que nunca ha existido nadie tan letal como él en el área.

397 tantos en 734 encuentros oficiales le dejan con una increíble media de 1.84 por partido disputado, y sus 260 goles en la Premier League sigue siendo una marca insuperable hasta el momento. Cifras estratosféricas para un hombre que tan sólo vistió la camiseta de Southampton, Blackburn Rovers y Newcastle, y sin embargo en su palmarés cuenta con una liga (aquella hazaña lograda por el Rovers en la 94/95), un segundo puesto y dos finales de la FA Cup.

Shearer es el máximo goleador de la historia de la Premier League con 260 tantosA nivel personal, Shearer cuenta en su haber con un tercer puesto en el balón de oro, tres galardones al máximo realizador de la Premier League, dos menciones como jugador del año y múltiples reconocimientos a su carrera, como su inclusión en el once histórico de Inglaterra, o mejor jugador de la primera década de la Premier. ¿Qué habría ocurrido si Alan Shearer hubiese vestido los colores del Manchester United, Arsenal o Liverpool, por ejemplo?

El delantero nacido en Gosforth (Newcastle upon Tyne) apenas disputó 50 encuentros en competiciones europeas aunque nunca estuvo en disposición real de levantar trofeo alguno. 26 partidos en la antigua Copa de la UEFA y 16 en la UEFA Champions League le sirvieron para hacer 25 tantos en las máximas competiciones continentales, a pesar de que no pudo medirse con los más grandes en igualdad de condiciones.

Shearer, campeón de la Premier League. Foto: Sky Sports
Shearer, campeón de la Premier League. Foto: Sky Sports

La Eurocopa de 1996 le llegó a Shearer en su mejor momento profesional, tras haber debutado en la Champions League y con el Manchester United tratando de hacerse a la desesperada con sus servicios. A nivel de selecciones sin embargo su récord goleador resultaba más pobre bajo la dirección de Terry Venables, pues hasta el día de su debut en Wembley ante Suiza no había conseguido ver puerta en los 12 encuentros previos disputados a lo largo de 21 meses. A pesar de todo su estado de forma en su club le hizo ser indiscutible y formar de titular una letal pareja goleadora con Teddy Sheringham.

Shearer fue el máximo goleador del torneo con 5 tantosEn un experimental europeo de 16 equipos donde la final se decidiría con gol de oro, el pasar de la fase de grupos se antojaba imprescindible ya que las posibilidades de llegar a las eliminatorias finales eran mayores, y el delantero le devolvió la confianza al entrenador con un total de 5 goles en los encuentros disputados en el torneo. 22 minutos tardó en ver puerta en el debut de Inglaterra ante Suiza en el polémico empate que cambió todo, poco más ante Escocia para hacer dos tantos en el último encuentro ante Holanda.

Inglaterra es probablemente el país que mayor presión recibe por parte de aficionados y prensa sobre sus futbolistas en los grandes torneos, y en una época en la que tomar cervezas en el hotel de concentración antes del partido era lo habitual, hombres como Paul Gascoigne marcaban el momento positivo o negativo del equipo. Los pupilos de Venables cerraron las puertas a los periodistas tras la polémica vivida en Hong Kong donde Gazza fue fotografiado en lo que se dio a conocer como la 'dentist chair' y su posterior celebración ante Escocia reivindicándose ante los medios. Desde entonces el estado de forma de los tres leones alcanzó uno de sus picos más altos en su historia consiguiendo convencer a todo el país de que era posible repetir el éxito del Mundial de 1966, 30 años después, y de nuevo en Wembley.

Once inicial de Inglaterra ante Suiza. Foto: Rex Features
Once inicial de Inglaterra ante Suiza. Foto: Rex Features

Superado el escollo incial de la fase de grupos, Alan Shearer no vio puerta ante España consiguiendo el pase a la siguiente fase desde los once metros. En semifinales se verían las caras con la Alemania de Köepke, Sammer, Eilts (los tres en el once ideal del torneo junto al propio Shearer, Desailly, Maldini, Gascoigne, Suker o Stoichkov entre otros), o Bierhoff, autor del gol que a la postre les hizo levantar el trofeo de campeones ante la República Checa. 

De los 206 tantos que Shearer hizo con el Newcastle, 49 fueron de cabezaTres minutos tardó Alan en adelantar a los locales con un gol de cabeza, sin duda una de sus mejores virtudes, aunque el empate tardío de los germanos les obligó a jugarse el pase en la tanda de penaltis. Desde los once metros Gareth Southgate (actual seleccionador sub-21) cometería el mismo error que su compañero Pearce años atrás en Turín en la Copa del Mundo de 1990, dejando a los ingleses de nuevo a las puertas del triunfo. La polémica sobre el motivo por el que el central gozó de uno de los penales en la tanda por delante de hombres consagrados como Paul Ince aún perdura, y aunque Shearer anotó el suyo, nada pudo hacer para conseguir el pase a la ansiada final.

Con cinco tantos se convirtió en el máximo realizador del torneo y entró en un once ideal repleto de leyendas del fútbol, además de servirle para vivir uno de los veranos más ajetreados de su carrera El Newcastle pagó una cantidad récord de la época de 15 millones de libras para hacerse con sus serviciosen cuanto a su marcha del Blackburn Rovers. Con Alex Ferguson determinado a hacerse con el delantero, aunque más tarde se hizo público que la directiva del Rovers nunca quiso dejar que se marchase a Old Trafford. Sí aceptó sin embargo la oferta del Newcastle United, rival directo del Manchester United que terminó por delante de las urracas en la Premier League.

Con una cantidad récord de 15 millones de libras, Alan Shearer regresaba al club de su infancia y a su ciudad para tratar de darle el campeonato a la afición de St. James' Park.

Shearer abrió la cuenta ante Alemania. Foto: BBC
Shearer abrió la cuenta ante Alemania. Foto: BBC

Sin embargo la suerte volvía a esquivar al delantero, que vio como de nuevo el Newcastle terminaba la liga en segunda posición por detrás de los red devils. Por tercera temporada consecutiva, Shearer se haría con el trofeo de máximo realizador de la Premier League (34, 31 y 25 goles), mientras que al año siguiente, una lesión de gravedad le impidió superar la veintena de tantos. La mejor noticia de la campaña fue su recuperación en el último tramo de campeonato para darle el pase a su equipo a la final de la FA Cup con un tanto ante el Sheffield United, aunque de nuevo en la final caerían ante el Arsenal.

Shearer fue el máximo goleador de la Premier League en tres temporadas consecutivasVarias lesiones después el jugador no recuperaría su mejor nivel hasta 2002, cuando tras retirarse del fútbol internacional (antes disputó el Mundial de 1998 como capitán de Inglaterra, aunque decidió poner punto y final tras la decepción de la Eurocopa de 2000) devolvió al Newcastle a la Champions League con sus 23 tantos en liga. Su hat-trick ante el Bayer Leverkusen perdurará en la memoria de los aficionados de las urracas como la mejor actuación de su capitán, que en esa edición alcanzó los siete goles, aunque de nuevo el Newcastle no consiguió alcanzar cotas mayores.
Tan sólo las lesiones en 2006 consiguieron retirarle, pues tras anunciar su marcha el año anterior decidió regresar ante la insistencia del entrenador de los magpies. En su última campaña y con un rol de jugador-entrenador asistente, terminó por romper todos los récords en la historia del Newcastle dejando su marca personal en 206 goles, e incluso a sus 36 años consiguió superar la decena de tantos en una competición tan dura como la Premier League.

Pearce consuela a Southgate tras el penalti fallado. Foto: BBC
Pearce consuela a Southgate tras el penalti fallado. Foto: BBC

Batitstuta, Klose, Zamorano, Crespo, Inzaghi, Trezeguet, Alan Shearer, Van Nistelrooy, Larsson... Futbolistas que han vivido con el 9 tatuado en la espalda, porque más allá de un número hablamos del estilo de juego que conlleva, el de jugadores que han hecho del área su hábitat natural, y del gol, su forma de vida. 

Shearer es el máximo goleador de la historia del Newcastle con 206 tantosEn el fútbol moderno ya no quedan apenas hombres-gol de este calibre, que quizá no hayan sido tan vistosos como otros delanteros de la talla de Romario, Van Basten, Messi o Bergkamp, pero que han hecho levantarse a sus seguidores de sus asientos en innumerables ocasiones para celebrar la fiesta del gol.

Shearer unió de nuevo en la Eurocopa de 1996 con sus tantos a una nación desilusionada, que hoy, 30 años después vuelve a creer en los suyos. Además siempre tendrá su nombre ligado a la mejor liga del mundo, porque hablar de la Premier League, es hablar de espectáculo. Hablar de espectáculo en el fútbol es hablar de goles, y hablar de goles, es hablar de Alan Shearer.

VAVEL Logo