Southampton, la cantera de Inglaterra
Virgil van Dijk, el fichaje que ha hecho saltar la banca (Foto: liverpoolfc.com)

Empezando por Gareth Bale en el verano de 2007 hasta la reciente relación entre Southampton y Liverpool que lleva a varios jugadores a Anfield. El club del sur de Inglaterra se ha convertido en un experto en comprar (o formar) jugadores para venderlos posteriormente, rentabilizando siempre su inversión inicial.

Portería

Paulo Gazzaniga (traspasado al Tottenham en el verano de 2017 por 1 millón de euros): es en la portería donde el Southampton ha sacado un menor rendimiento económico en los últimos años; de hecho, lo único reseñable es el traspaso del argentino Gazzaniga al Tottenham el verano pasado. Tras una excelente campaña (cedido) en el Rayo Vallecano de la Segunda División española y el rumoreado interés de varios grandes europeos, pareció un tanto ridículo el coste de su traspaso final. Hoy, vive a la sombra del indiscutible Hugo Lloris, habiendo disputado tan solo un partido de Premier esta campaña.

Defensa

Gareth Bale (traspasado al Tottenham en el verano de 2007 por 14,7 millones de euros): antes de convertirse en la súper-estrella mundial que es hoy (sobre todo, tras los más de 100 millones de euros que desembolsó el Real Madrid por el en el verano de 2013), Gareth Bale protagonizó otro sonado traspaso hace ya más de diez años: y es que 14,7 millones de euros de aquellos años eran muchos. En el Tottenham, se reconvirtió (o fue evolucionando) de lateral izquierdo, su posición primitiva, a medio o extremo y sus sensacionales actuaciones en White Hart Lane le hicieron ganarse el favor de Florentino Pérez.

Hoy, en el Real Madrid, navega entre las lesiones y los destellos de clase que indudablemente tiene pero muy lejos del futbolista que se exhibía en Inglaterra (y en Europa; mítico su hat-trick en San Siro frente al Inter) día, sí; día, también.

Luke Shaw (traspasado al Manchester United en el verano de 2014 por 37,5 millones de euros): salido de las categorías inferiores del Southampton, Luke Shaw abandonaría el equipo de su vida para formar parte del (fallido, a la postre) plan de reconstrucción del Manchester United encomendado a Louis van Gaal en aquel verano tras el desastre que supuso la primera temporada post-Ferguson.

Sin embargo, al margen de la irregularidad e inestabilidad genéricas del equipo en los últimos años, las lesiones han sido su gran calvario; especialmente la grave fractura de tibia que le mantuvo apartado de los terrenos de juego durante casi toda la temporada 2015/16.

Dejan Lovren (traspasado al Liverpool en el verano de 2014 por 25,3 millones de euros): también en aquel verano de 2014, el Southampton se desharía de una segunda pieza clave en su defensa: el croata Lovren, quien había llegado a St Mary’s, procedente del Lyon francés, apenas un año antes: comprado por diez millones en 2013, vendido por más del doble en 2014: negocio redondo, al menos, desde el punto de vista económico.

Y partió hacia Liverpool, en otro intento más de los reds de solventar su inestabilidad e inseguridad defensivas; sin embargo, pese a haber acumulado un notable número de titularidades, nunca ha acabado de cuajar totalmente allí.

Calum Chambers (traspasado al Arsenal en el verano de 2014 por 20,23 millones de euros): y como no hay dos sin tres, el "desmontaje" de la defensa del Southampton en aquel verano de 2014 se completaría con la marcha de Chambers a Londres; al Arsenal, en concreto.

Sin embargo, apenas gozo de la confianza de Wenger en la primera mitad de su primera temporada y, a partir de ahí, fue progresivamente desapareciendo de las alineaciones hasta el punto de ser el cedido al Middlesbrough en la temporada 2016/17; titular habitual en el Boro, este año, de nuevo en Londres, ha vuelto a su rol de secundario absoluto, habiendo disputado tan solo cuatro partidos de Premier League.

Nathaniel Clyne (traspasado al Liverpool en el verano de 2015 por 17,7 millones de euros): y no ‘satisfechos’ en Anfield con haber captado al central Lovren en 2014, en el verano de 2015 se lanzaron a por el lateral derecho Nathaniel Clyne, haciéndose con sus servicios por la nada despreciable cifra de 17,7 millones de euros (una vez más, reseñar que el Southampton había pagado por el al Crystal Palace, en el verano de 2012, 3,2 millones de euros).

Al igual que otros jugadores jamás dieron en su nuevo equipo el rendimiento que sirvió de reclamo para su fichaje, en el caso de Clyne es todo lo contrario: titular indiscutible en sus dos primeras temporadas, solo una grave lesión de espalda le ha impedido debutar en la presente campaña 2017/18. Afortunadamente, parece ya casi recuperado y el Liverpool volverá a disfrutar de la profundidad por banda que aporta Clyne y que tanto ha echado de menos en la primera mitad de esta temporada.​ ​

Nathanael Clyne, compitiendo ya con el sub-23 del Liverpool (Foto: liverpoolfc.com)
Nathanael Clyne, compitiendo ya con el sub-23 del Liverpool (Foto: liverpoolfc.com)

Virgil van Dijk (traspasado al Liverpool en el enero de 2018 por 78,8 millones de euros): y el fichaje que ha hecho saltar la banca, el que ha batido el récord histórico en lo que a defensas se refiere, la repetición del camino de Southampton a Liverpool: dando por seguros los millones que iban a ingresar del Barcelona por el traspaso de Coutinho (que se confirmaría pocos días después), los reds se lanzaron con todo a por el central holandés, pagando un precio considerado por la mayoría, ya no solo como desorbitado, sino, de hecho, muy por encima de su valor real de mercado.

Mediocampistas

Morgan Schneiderlin (traspasado al Manchester United en el verano de 2015 por 35 millones de euros): adquirido ocho años antes al Strasbourg francés por apenas un millón y medio de euros, el Southampton volvió a hacer caja con el pivote francés. No obstante, no ofreció en Old Trafford, ni mucho menos, el mismo rendimiento que en St Mary’s y sería traspasado al Everton,apenas año y medio más tarde (enero de 2017), por la nada despreciable cifra de 22,9 millones de euros. Allí, en Goodison Park, ha vuelto a disfrutar, al menos, de las mieles de la titularidad habitual y de ser considerado un futbolista importante en los esquemas tanto de Ronald Koeman como de Sam Allardyce.

Victor Wanyama (traspasado al Tottenham en el verano de 2016 por 14,4 millones de euros):  tras salir de su Kenia natal en 2007, con apenas 16 años y recorrer diversos países de Europa (Suecia, Bélgica o Escocia), recaló en el Southampton en 2013, para convertirse en el primer futbolista de su país en disputar la Premier; también, por cierto, fue el primer keniata en jugar la Scottish Premier League.

En el Southampton fue ganando importancia con el paso de los años hasta convertirse en una de las referencias del equipo desde su posición de pivote, para la cual, por cierto, está muy bien dotado gracias a su altura y corpulencia. Y esto hizo que el Tottenham, una vez más, pusiese sus ojos en un jugador de the saints y lo incorporase a sus filas. Titular casi indiscutible en la temporada 2016/17; en la actual, una grave lesión de rodilla le ha mantenido varios meses fuera de los terrenos de juego.

Como anécdota, reseñar que, en un club de ventas millonarias y excelentes ‘negocios’ económicos en los últimos anos, con Wanyama, el Southampton perdió dinero, aunque apenas fuesen cien mil Euros (fue comprado por 14,5 millones de euros y vendido por 14,4)

Adam Lallana (traspasado al Liverpool en el verano de 2014 por 31 millones de euros): formado, al igual que Luke Shaw, en las categorías inferiores del Southampon, Adam Lallana formó parte de la desbandada sufrida por los de St. Mary’s en el verano de 2014 (‘encabezados’ por el entrenador, Mauricio Pochettino, el mismo Lallana, Shaw, Lovren, Chambers o el argentino Osvaldo abandonarían el club ese fatídico verano).

Titular habitual en sus tres primeras campanas en Anfield, la presente no ha comenzado de la mejor forma posible, ni mucho menos, para Lallana: una lesión en el muslo durante la pretemporada le hizo perderse los primeros meses de la temporada y su deplorable agresión a un chico de 19 años, jugando con el equipo sub-23, le puso en el foco de la polémica.

Ciertas cosas deberán cambiar (y deberá cambiar) si Lallana quiere ganarse un puesto en la lista de Southgate para el Mundial del próximo verano.

Alex Oxlade-Chamberlain (traspasado al Arsenal en el verano de 2011 por 13,80 millones de euros): es el de Oxlade-Chamberlain un caso de precocidad notable en esto del fútbol: hoy tiene apenas 24 años y parece que llevara ‘toda la vida’ por los terrenos de juego ingleses. Nacido en Portsmouth, en el sur de Inglaterra, Ox, se formó, desde un punto de vista futbolístico, en Southampton, a tan solo treinta minutos de su ciudad natal. Buena muestra de esta precocidad o de lo loco que se ha vuelto el mundo del fútbol hace ya muchos años (o de las dos a la vez) es que, tras una sola temporada en el primer equipo del Southampton, el Arsenal de Wenger desembolsase casi 14 millones de euros por sus servicios en 2011 (téngase en cuenta que su valor de mercado, en esos momentos, era de apenas 2,5 millones).

En el Arsenal, apoyado en su calidad y en la decidida apuesta de Wenger por los jóvenes, fue incrementando año a año su presencia en el equipo y solo las lesiones (frecuentes y variadas, por cierto) le impidieron ser titular (casi) indiscutible. Y su crecimiento ha sido tal, que este pasado verano, el Liverpool (buscando, posiblemente, el recambio de un Philippe Coutinho que, antes o después, iba a perder) puso encima de la mesa 38 millones de euros para llevárselo a Anfield.

Delanteros

Graziano Pellé (traspasado al SD Luneng en el verano de 2016 por 15,25 millones de euros): otro trotamundos del fútbol, el italiano Graziano Pellé. Salido de la cantera del Lecce (su lugar de nacimiento), recorrió el propio Lecce, Catania, Crotone, Cesena antes de volver a Lecce en apenas dos años y medio. De ahí a Holanda, al AZ Alkmaar, el único sitio donde ha encontrado una cierta estabilidad (cuatro años estuvo allí). Vuelta a Italia, al Parma, en concreto: desde allí, cesión a la Sampdoria y cesión y venta al Feyenoord holandés. Y aquí, la explosión definitiva (50 goles en dos temporadas en De Kuip le valen un traspaso de 11 millones de euros al Southampton en el verano de 2014.

Dos campanas en St. Mary’s, titular indiscutible, y 12 y 11 goles, respectivamente. Pero la oferta china fue muy tentadora, sobre todo, para alguien tan acostumbrado a cambiar de lares. Y así, el italiano, abandonaría Inglaterra en el verano de 2016, dejando 15,25 millones de euros en caja.

Sadio Mané (traspasado al Liverpool en el verano de 2016 por 41,20 millones de euros): si el verano de 2014 fue funesto para el Southampton, al menos desde un punto de vista estrictamente deportivo, el de 2016 tampoco se quedaría atrás: tres pilares fundamentales del equipo (Wanyama, Pelle y Sadio Mané) abandonarían la ciudad del sur de Inglaterra en busca de nuevos retos: el primero, con dirección Londres (al Tottenham); el italiano, a la exótica aventura china y el senegalés, a Liverpool.

Y, para el jugador, la decisión no pudo ser más acertada: titular habitual en Anfield, como integrante del trío de ataque que plantea Jürgen Klopp su valor de mercado sigue y sigue incrementándose, hasta llegar a los 60 millones de euros en que la tasa actualmente el portal Transfermarkt. De hecho, en 2014, cuando el Southampton lo incorporó a sus filas, procedente del RB Salzburg, su valor de mercado era de 7,50 millones de euros (y los de St. Mary’s pagaron 23; otro negocio redondo); y cuando el Liverpool lo adquirió por los citados 41,20 millones de euros, su valor de mercado era de apenas 20. Hoy su valor es de 60… ¿cuánto se pagaría por él?

Sadio Mane, celebrando un gol con el Liverpool (Foto: liverpoolfc.com)
Sadio Mane, celebrando un gol con el Liverpool (Foto: liverpoolfc.com)

Daniel Osvaldo (marchó libre al Oporto en el verano de 2015): fue (porque se encuentra ya retirado, con apenas 32 años, y dedicado a otras actividades que no tienen nada que ver con el fútbol) siempre Daniel Osvaldo un futbolista muy peculiar, para lo bueno y para lo malo. Nacido en Buenos Aires, criado en Argentina, pero con nacionalidad italiana. Osvaldo abandonó, con apenas 20 años, su Argentina natal, para embarcarse en la aventura italiana: Lecce, Atalanta, Fiorentina y Bolonia fueron sus primeras estaciones de paso hasta que el Espanyol de Barcelona decidiese apostar por él y, tras una cesión de seis meses pagase un traspaso de 4,60 millones de euros en el verano de 2010.

Negocio redondo para los ‘periquitos’ que, tras la campaña que cuajó allí, lo vendieron a la Roma, apenas un año después, por más del triple: 16 millones. Fueron aquellos los momentos más álgidos de la carrera de Osvaldo: multimillonario traspaso y debut con la selección italiana, con la que disputaría 14 partidos, anotando 14 goles. Pero, poco a poco, su figura y su rendimiento fueron diluyéndose en lo que fue otro futbolista con infinitas cualidades, pero no centrado en lo que es su profesión.

La Roma logró recuperar gran parte de su inversión, cuando lo vendió al Southampton por 15,1 millones de euros en el verano de 2013. Y en Inglaterra, nunca llegó a cuajar como tal: pocos partidos disputados en St. Mary’s, cesiones de pocos meses a Juventus, Inter o Boca; y su marcha definitiva, libre, al Porto en el verano de 2015

Jay Rodriguez (traspasado al West Bromwich Albion en el verano de 2017 por 13,70 millones de euros): atacante puro, de notable corpulencia, Jay Rodríguez se formó en las categorías inferiores del Burnley; tras cesiones al Stirling y al Barnsley, encontró acomodo definitivo en la primera plantilla del Burnley en el verano de 2010, para ser traspasado al Southampton dos años más tarde por 8,65 millones de euros. Temporadas un tanto irregulares en St. Mary’s, con su culmen en la campaña 2013/14 (15 goles anotados en la Premier) y la desgracia de una grave lesión de rodilla en abril de 2014, que le dejaría sin Mundial y le mantendría apartado de los terrenos de juego más de un año y otra lesión, en octubre de 2015, que le mantendría inactivo otros seis meses.

Pese a todos los inconvenientes, Jay Rodriguez siguió gozando de un gran cartel en el fútbol inglés y el West Brown desembolsaría, el pasado verano, 13,70 millones de Euros por hacerse con sus servicios.

Suplentes: Calum Chambers, Schneiderlin, Daniel Osvaldo, Jay Rodriguez
Suplentes: Calum Chambers, Schneiderlin, Daniel Osvaldo, Jay Rodriguez

NOTA 1. Los jugadores citados y detallados en este artículo no son más que un muestra de lo vendido por el Southampton en las íltimas décadas. Queda fijado 2007 como punto de referencia porque, por una parte, en algún sitio había de ser fijado y, por otro, porque es en ese año cuando el club de St. Mary’s vende a Gareth Bale, con toda seguridad, el jugador más mediático que ha salido de allí. Pero, los citados no son más que los sucesores de los Alan Shearer, Wayne Bridge, Peter Crouch, Theo Walcott o James Beattie… jugadores traspasados por el Southampton en años anteriores; y, por lo que se adivina, podrían ser los predecesores de los Forster, Hoedt, Bertrand o Romeu… o de cualquier ‘joya’ puede salir de su cantera próximamente.

NOTA 2. Coste de traspasos, según portal Transfermarkt.com.

VAVEL Logo