Donny ban Quillo
Donny van de Beek con el Manchester United. Vía: Premier League

El Manchester United es un club acostumbrado a la gloria temporada tras temporada, sin embargo, desde la marcha de Sir Alex Fergunson, la vida en Old Trafford no ha vuelto a ser igual.

El conjunto de los diablos rojos, harto tras los malos resultados en las recientes campañas, decidió gastar una gran parte de su presupuesto en fichajes, como el de Bruno Fernandes en el invierno pasado, algo que les cambió la cara y les permitió lograr el objetivo de la clasificación a la Champions League con un tercer puesto.

Sin embargo, esto no basta en el ‘Teatro de los Sueños’, y en el mercado estival, la familia Glazer, junto con Ed Woodward, anunciaron el fichaje de uno de los centrocampistas más prometedores de aquel Ajax que asombró a todos por Europa alcanzando las semifinales del máximo torneo continental. Donny van de Beek llegó a las islas británicas tras el pago de 39 millones de euros y toda una vida en el equipo ‘De Amsterdammers’ , con un total de 175 partidos, 41 goles y 34 asistencias.

El holandés de 23 años también dio el salto al panorama internacional con su selección, en un partido contra Rumanía el 14 de noviembre de 2017, con victoria del combinado naranja por 0 a 3. A sus espaldas ya suma 9 veces defendiendo los colores de Países Bajos de manera absoluta, por lo que su experiencia está más que contrastada.

Una vez llegado a todas las pantallas de los aficionados del balompié, Donny permaneció un año más en el Ajax, pero sus dotes le permitieron llegar al Manchester United el 2 de septiembre de 2020. Aquel día dijo que no podía explicar lo increíble que era esta oportunidad para él, que estaba listo para el siguiente paso en su carrera deportiva y rendir al máximo nivel. Además, su nuevo entrenador, Ole Gunnar Solskjaer indicó que tenía todo lo necesario para triunfar y que su llegada completaba el talento que ya había en la plantilla.

Estas últimas palabras son lo que resumen a la perfección, hasta el momento, la etapa de van de Beek en el Manchester United. Sus actuaciones se limitan a salir desde el banquillo y aportar en las segundas partes, muchas veces, en encuentros ya resueltos o sin ninguna incidencia. En las primeras seis jornadas ligueras nunca fue titular, y salió como suplente en cuatro ocasiones, sumando solo 59 minutos de juego y un gol en la derrota contra el Crystal Palace en su debut. En Champions League tampoco mejora la cosa, y es que acumula 70 minutos como red devil en Europa. Solo en Carabao Cup parece contar para Solskjaer, y es ahí donde disputa 168 minutos, completando todo el choque contra el Brighton, en una victoria por 3 a 0. Esto significa que apenas suma el 13 % del total de minutos en liga, y el 39 % en Champions sobre el verde, lo que no cumple con las expectativas de los aficionados cuando se anunció su fichaje.

Además de esta evidente falta de minutos, llega el dilema de la posición en el campo, y es que, acostumbrado a ser un mediocampista bastante adelantado en su anterior club, aquí esa posición está copada de manera hegemónica por Bruno Fernandes, el pilar del Manchester durante la segunda mitad de la pasada campaña y el principio de la actual. Dicho esto, su participación se reduce a ser un acompañante, más que un actor principal, por lo que su incidencia está condicionada por ser un centrocampista puro o interior por la derecha. No obstante, estas posiciones tienen sus dueños desde hace un tiempo, como Paul Pogba, casi un seguro en los onces de gala del entrenador noruego, o Fred y Matić en el perfil defensivo, algo que no es van de Beek.

Por lo tanto, el holandés no tiene un espacio para desarrollar su juego con él quiere en este sistema de 4-2-3-1 que utilizan en Old Trafford, con dos interiores, uno como pivote defensivo, Fernandes como mediapunta, dos extremos y un delantero. Esto le ha obligado a ver con resignación cómo ha bajado su valor en el mercado, pasando de los 55 millones cuando destacó en la 2018-2019 a 44 millones en los tiempos que corren, algo que no cuadra con lo que sucede con los más jóvenes, quienes tienen un valor incrementado por su posible progresión.

Todas estas son los hechos que han marcado el inicio de la vida de Donny van de Beek en la ciudad de Mánchester, donde se las prometía muy felices para hacerse con un puesto de titular pero que nunca, de momento, ha visto cómo es imprescindible para su míster a la hora de marcar las diferencias.

VAVEL Logo