El Arsenal le da al Manchester United de su propia medicina
Aubameyang rompió su sequía goleadora en Premier League. / Foto: @Arsenal

 Ambos equipos llegaban con una puntuación mucho más baja de la que se esperaba que tuviesen en estos momentos y necesitaban sumar los tres puntos urgentemente, pero ninguno de los técnicos decidió arriesgar demasiado en sus estrategias. Solskjær apostaba por un trivote por detrás de Bruno Fernandes, que muchas veces incluso se colocaba como extremo izquierdo, y colocaba a Greenwood junto a Rashford arriba. Por su parte, Arteta colocaba a Elneny en el lugar habitual de Ceballos para darle algo más de equilibrio a su centro del campo y extrañamente dejaba fuera a Xhaka para devolver a Saka a la posición de interior.

 Fue una interesante primera parte, en la que los dos equipos salieron intentando presionar mucho la salida de balón del otro, ya que se lo podían permitir al tener varios jugadores de corte defensivo que recuperaban rápido la posición cuando saltaban líneas para intentar robar. Esto no produjo demasiados desequilibrios, porque aunque ambos equipos conseguían superar normalmente las situaciones de presión en campo propio, tanto McTominay y Fred por parte del Manchester United, como Thomas Partey y Elneny por la del Arsenal, estaban haciendo un trabajo fantástico a la hora de cubrir espacios y anticiparse a los rivales. La ocasión más clara la tuvo Greenwood pasados los veinte minutos de partido, tras un pase sensacional de Rashford, pero Leno respondió muy bien al disparo con la zurda del canterano. Los gunners también tuvieron un par de acercamientos, el más destacable es una jugada en la que Aubameyang intenta conectar con Lacazette dentro del área, pero Lindelöf metió la puntera in extremis para impedir el remate franco del galo.

 Tras el descanso, los red devils salieron decididos a dominar el partido e incluso rozaron el ochenta por ciento de la posesión en el primer tramo de la segunda mitad, pero ese dominio no se tradujo en ocasiones. A medida que pasaban los minutos, el Arsenal se iba encontrando más cómodo y tras unas cuantas posesiones largas, Bellerín forzó el error de Pogba, que cometía un penalti absurdo. Aubameyang no falló y engañó por completo a De Gea en la definición. Los últimos veinte minutos fueron de puro asedio local contra unos gunners que se defendían como podían acumulando muchos jugadores en área propio. Ni con la entrada de Cavani fueron capaces de crear una verdadera ocasión de peligro. Lo más peligroso fue un centro lateral desde la derecha que bloqueaba defectuosamente Elneny, cambiando la trayectoria del balón hacia portería y que Leno acabó parando con la cara antes de que se estrellara en el palo.

Los puntos volaron hacia Londres y le sirven al conjunto de Arteta para acercarse de nuevo a los puestos de arriba. El Arsenal es sorprendentemente el equipo menos goleado de la Premier League hasta el momento. El Manchester United queda muy tocado y termina la jornada en decimoquinta posición pese a tener un partido pendiente por disputar correspondiente a la primera jornada.

VAVEL Logo