Vardy, la solución del Leicester
Vardy fue el goleador de la tarde | Foto: Premier League 

La Premier League se muestra cada vez más reñida en el inicio de su temporada 2020/21, con varios equipos que han comenzado con el pie derecho y buscarán mantenerse en la zona alta de la tabla de posiciones.

Dos de los que han estado animando las últimas campañas son los que se enfrentaban en esta tarde de domingo, Leicester City y Wolverhampton Wanderers, equipos que no integran el histórico Big Six pero que, a puro ímpetu, buscan hacerse un lugar entre los grandes de Inglaterra.

Brendan Rodgers planteó varios cambios respecto de su once titular que venció a mitad de semana en la UEFA Europa League, con Choudhury, Cengiz Ünder, Iheanacho y Marc Albrighton dejando su lugar en el campo para los ingresos de Evans, Dennis Praet, Mendy y el siempre presente Jamie Vardy.

Justamente, fue el delantero inglés el que, a diez minutos de iniciado el encuentro, cambió penalti por gol tras la intervención del VAR ante la mano de Kilman. Vardy definió de forma precisa a la derecha de Rui Patricio, asegurando su octavo gol en lo que va de la temporada de Premier League.

Tras eso, el Leicester City comenzó a disfrutar de la posesión del balón, ante un pasivo Wolverhampton que poco lograba hacer para incomodar, más allá de algún que otro remate lejano. Pasada la media hora, Ait Nouri cometió una infantil infracción contra James Justin y Anthony Taylor sancionó nuevamente pena máxima para el local.

Esta vez, Jamie Vardy eligió definir al medio de la portería, pero el guardameta internacional con Portugal, Rui Patricio, logró desviar el remate del delantero inglés y ahogar el segundo grito de gol de la tarde.

Pocas emociones se sucedieron hasta el final del primer tiempo, dejando todo abierto, tanto en el marcador como en el trámite, a la espera de un Wolverhampton que fuera a por todas en el complemento.

La segunda etapa comenzó con una gran pasividad por parte del Leicester City, a sabiendas de que el Wolverhampton era el que debía recoger el relevo como protagonista del encuentro para buscar, al menos en primera instancia, el empate.

Los dirigidos por Nuno Spirito Santo lograron plantarse de mejor forma en la segunda mitad, más cerca de la portería de Kasper Schmeichel, tapando las posibles salidas con el balón al pie, lo que hizo que el Leicester quedara demasiado largo y dejando desconectado a Jamie Vardy del resto de sus compañeros.

Un puñado de ocasiones se sucedieron para la visita, pero de poco peligro real. Para subsanar eso, Nuno envió a Adama Traore para reemplazar a Podence, en busca de ganar poderío por los laterales y abastecer así a un Raúl Jiménez que se veía perdido en el centro de la ofensiva. Brendan Rodgers respondió retirando a Maddison y enviando al campo a Harvey Barnes, buscando esa complementación en velocidad con Jamie Vardy, ante los posibles contragolpes que podían llegar a tener los locales.

Kasper Schmeichel apareció en el último cuarto de hora para mostrar un poco de su enorme repertorio habitual, con una enorme intervención ante un remate lejano de Raúl Neves.

Poco se pudo rescatar sobre el final del encuentro, con un Wolves que no pudo salir del estancamiento y acabó sucumbiendo ante su poca claridad ofensiva. Por el otro lado, el Leicester aprovechó lo que tuvo, de la mano del siempre presente Jamie Vardy y eso fue suficiente para asegurarse los tres puntos.

Los del King Power Stadium escalaron a la primera posición de la tabla de Premier League, al menos hasta que Liverpool complete su enfrentamiento con Manchester City, y en la próxima jornada estarán visitando justamente a la escuadra dirigida por Jurgen Klopp.

Por otra parte, Wolverhampton recibirá en el Molineux Stadium al sorprendente Southampton, que hasta aquí está llevando a cabo un gran inicio de temporada y querrá dar el gran golpe en el terreno de los Wolves.

VAVEL Logo