Los Wolves también dejan en evidencia al Arsenal
Daniel Podence hizo el gol de la victoria en el Emirates. / Foto: @premierleague

 El Arsenal llegaba al partido en un momento realmente complicado tanto deportiva como institucionalmente y la alineación que sacaba Arteta, de primeras, no invitaba al optimismo. El preparador español mantenía en el once tanto a Ceballos, como a Willian y a Willock tras la multitud de críticas que están recibiendo en las redes sociales estos jugadores y sorprendentemente dejaba fuera a Holding, tras firmar un muy buen partido en Leeds el domingo pasado, manteniendo la portería a cero jugando gran parte del encuentro con un jugador menos. Su lugar lo ocuparía David Luiz.

 Por su parte, Nuno Espírito Santo apostaba por un equipo bastante ofensivo colocando a Pedro Neto en la izquierda y deshaciendo el trivote que formó ante el Southampton dejando fuera a Rúben Neves. También era novedad Marçal en el lateral izquierdo, que le quitaba el puesto al joven Rayan Ait Nouri

 El partido comenzaba con un importante choque entre David Luiz y Raúl Jiménez que hizo que se pausase todo durante aproximadamente diez minutos y acabó con el jugador del Arsenal recuperándose y pudiendo continuar en el campo pese a tener una importante brecha en la cabeza, mientras que el mexicano no tuvo la misma suerte y tuvo que abandonar el estadio aparentemente inconsciente para ser atendido de urgencia. Tras el incidente, el partido siguió el camino esperado, el Wolverhampton dominando y creando las oportunidades más claras y el Arsenal sin saber qué hacer ni en ataque ni en defensa, como siempre. A los diez minutos de juego sin interrupción, llegó el primer gol de los wolves, Adama Traoré hizo lo que quiso con Tierney y metió un centro fabuloso para Dendoncker, que remató al larguero, pero Pedro Neto estuvo atento para introducir el balón rechazado en la portería. Los gunners responderían tan solo tres minutos después con un gol de Gabriel Magalhaes en una jugada ensayada de saque de esquina, aprovechando un muy buen centro de Willian. Pese a haber encajado el gol del empate, el partido seguía el ritmo que Nuno Espírito Santo quería, y tras otra muy buena acción de Adama Traoré, Daniel Podence devolvería la victoria a su equipo, aprovechando otro rechace que dejaba Leno al intervenir el disparo de Pedro Neto, que buscaba su doblete.

 Tras el descanso, el partido no cambió demasiado, los visitantes marcaban el ritmo de juego en todo momento y el Arsenal no logró imponer su estilo en ningún momento, de hecho, es difícil saber qué intentaba proponer el equipo de Arteta, practicaron un juego apagado como siempre, en el que ninguno de sus tres centrocampistas proponía nada más allá de un pase horizontal al jugador que tiene al lado, pese a que desde el principio del encuentro tenían superioridad numérica en esa zona del campo. Joao Moutinho se impuso a todos ellos durante absolutamente todo el partido, tanto en actitud, como en juego, como en creatividad. Los de Nuno defendían cada vez más cerca de su área y pese a que concedieron alguna ocasión puntual, nunca dio la sensación de que pudieran perder la ventaja de nuevo. Lo más cerca que estuvo el Arsenal de empatar el partido fue con un cabezazo de Aubameyang, rematando un centro de Bellerín desde la derecha, pero más allá de eso el gabonés estuvo desaparecido y se le veía sin ganas. 

 La victoria le sirve al Wolverhampton para escalar a posiciones europeas y ponerse a solo un punto de Champions League, mientras que el Arsenal termina la jornada empatado con el decimoquinto clasificado y con números y sensaciones que podrían acabar resultando en la peor temporada de toda su historia.

VAVEL Logo