N'Golo Kanté, un motor incombustible
Fotomontaje: Carlos David Pérez Chinea VAVEL

Todos los focos apuntaban el pasado martes a un mismo lugar: a N'Golo Kanté. El partidazo del francés frente al Real Madrid en la ida de las semifinales de esta Champions League dio mucho de qué hablar puesto que cuajó una gran actuación tanto contra el Atlético como contra el club merengue. 

El deseo de Tuchel

Kanté ha sido uno de los grandes perjudicados por la llegada de Thomas Tuchel al banquillo del Chelsea. Sin embargo, el alemán reconoció las ganas que tenía de poder entrenar al francés. ''Estaba desesperado por tenerlo en mis equipos anteriores. Es un gran jugador del Chelsea y uno de los mejores centrocampistas del mundo. Así que tengo mucha suerte de tenerlo en mi equipo'', aseguró Tuchel. 

El PSG intentó hacerse con los servicios del jugador en su etapa como técnico parisino, pero Kanté desveló su 'no' rotundo. "A veces no sabemos a dónde queremos ir, pero sabemos lo que tenemos. Sabía que estaba bien en el Chelsea. Me sentía bien en Londres, me sentía parte del proyecto y tenía ganas de quedarme", añadió el francés. 

Con el alemán al mando, Kanté ha disputado diez partidos como titular en los que ha dado una única asistencia a Mason Mount. Sus números son muy pobres comparados con años anteriores, pero frente a los equipos españoles demostró ser un tanque de gasolina ilimitado. 

Kanté y João Félix disputando un balón / Foto: Gettyimages
Kanté y João Félix disputando un balón / Foto: Gettyimages

El rol de Kanté con Tuchel

Con la llegada de Tuchel, el francés se vio beneficiado del cambio de esquema. De pasar de un 4-3-3 con Frank Lampard en el que se desenvolvía como pivote o interior a un 3-4-2-1 con Tuchel. El alemán sitúa a un acompañante junto a Kanté, algo que gusta al pulmón de este club. ''Es una posición en la que he jugado muchas veces, aquí, en el Leicester y en la selección'', dijo en la web del club.

En esta entrevista que dio también afirmó un rol que se pudo ver el otro día frente al Real Madrid. ''No solo es la mejor manera de jugar para mí, sino para el equipo. Es bueno para mí jugar con alguien que se queda cuando yo me adelanto, o yo me quedo cuando él se adelanta''. Justamente ese papel que cumplió junto a Jorginho. El brasileño le dejó total libertad para que la resistencia del francés pudiera sumar uno más tanto en ataque como en defensa. 

Y es que Kanté no destaca en cuanto a números. Es un jugador que cuando tiene metros por delante tiene un gran recorrido (en 530 minutos disputados esta temporada ha completado 69,7 kilómetros). Además, escapa fácilmente de la presión y sabe salir conduciendo el balón con su agilidad como se vio frente a los merengues: desde primera línea sabía qué hacer y le daba alas al equipo para volar al espacio rompiendo líneas rivales. No solo destaca físicamente pese a su estatura, sino que con el balón en los pies tiene una gran precisión, concretamente posee un acierto del 85% de pases

Asensio intenta robar el balón a Kanté / Foto: Gettyimages
Asensio intenta robar el balón a Kanté / Foto: Gettyimages

El mandato de Kanté en España

Pese a que el francés solamente acumula tres asistencias esta temporada, el partido que se marcó frente a Atlético de Madrid y Real Madrid es digno de enmarcar. El pasado martes hizo referencia a su apodo, 'el pulpo', corriendo de un campo a otro ya sea para recuperar el balón o bien saliendo de la presión y rompiendo líneas.

N'Golo Kanté recibió el MVP frente al Atlético y Real Madrid. Demostró a los equipos españoles que a un tipo de 1'68 de altura no le da miedo nada. En lo que fue su partido número 200 con el Chelsea cuajó una gran actuación contra los colchoneros. Logró un 88% de precisión en sus pases, dos pases clave, siete regates, 4/7 duelos terrestres ganados y cuatro intercepciones y despejes. Sin duda, explicó que sigue siendo uno de los mejores centrocampistas del mundo. 

Kanté fue el mejor jugador de la semana / Foto: Gettyimages
Kanté fue el mejor jugador de la semana / Foto: Gettyimages

Además fue, después de Azpilicueta (78), el jugador que más pases dio en el partido (71); fue el que más pases dio en campo del Atlético, incluidos los rojiblancos (55), y fue el que más balones recuperó (15). La noche en la que el pulmón blue se comió al Atlético, con una facilidad pasmosa para salir de la presión. 

Kanté se quedó con hambre y volvió a morder un mes y medio después en Madrid. Esta vez, frente al Real Madrid en semifinales. Si el duelo contra los rojiblancos fue para destacar, este último no se queda atrás. En 94 minutos ante los merengues, Kanté completó 51 pases (88% de precisión), completó 6/8 regates, recuperó siete pelotas, recorrió 11,1 km y alcanzó una velocidad máxima de 28,6 km/h. La palabra perfecta para describir su partido es omnipresente: bien ayudaba al Chelsea a salir desde primera línea de la presión del Real Madrid como lo veías llegando a la frontal del área. 

 

VAVEL Logo