El desborde de Mahrez
Riyad Mahrez.. A un día de la final.  Fuente: Facebook oficial del jugador

Más allá de lo que pueda pasar este 29 de mayo en la esperada final de la Champions League entre el Manchester City y el Chelsea, esta parece ser la temporada consagratoria para el argelino de 30 años, Riyad Mahrez, bajo el mando del entrenador catalán Pep Guardiola, que desde su arribo en el 2018 al club de la ciudad de Manchester por pedido del técnico,  ha podido añadir 8 títulos a su palmarés, quizá sin el protagonismo que se le conoció en el histórico Leicester City campeón de la Premier League en el 2016. Pero quien poco a poco con trabajo y resultados ha sabido adueñarse de la banda derecha de los cityzens.

Mahrez esta temporada ha disputado 47 partidos distribuidos de la siguiente manera:  27 partidos por Premier League, 11 en Liga de Campeones y otros 9 por copas domésticas de Inglaterra. Cuenta con un registro de 14 goles y 8 asistencias en todas las competiciones, con un promedio de calificación superior a 7 por las distintas páginas y portales deportivos. En términos deportivos, es uno de los jugadores más influyentes de la excelente temporada del equipo de Pep Guardiola, quien cuenta con altas posibilidades a priori de levantar la ‘Orejona’ en Portugal, y de darle al equipo celeste su primer título internacional.

El ofensivo argelino destaca por su velocidad, regate, capacidad de desborde, potencia de disparo, buen juego asociado y gran resolución en el ‘1 contra 1’. El zurdo resultó ser una pieza clave en el engranaje del City para sobrepasar todas y cada una de las fases de la máxima competición europea de clubes.

Resulta importante recalcar que fue la figura de la semifinal, donde en el primer juego de la serie marcaría el gol que significaría la remontada en Paris, con un violento remate, que contaría con algo de complicidad de la barrera del PSG, para romper el arco de Keylor Navas.  Ya en el segundo juego, su doblete sellaría lo que fue una noche histórica para el club al alcanzar la tan anhelada final, donde un tempranero gol antes de los 15 minutos de iniciado el partido, y tras una sorprendente participación del guardameta brasilero Ederson Moraes, brindó la tranquilidad para que el equipo pudiera verse superior a los dirigidos por  Mauricio Pochettino (quien no contaba con su joya Kylian Mbappé para el juego de vuelta por una lesión). Su superioridad la ratificaría al minuto 63 con la aparición nuevamente del número 26 del equipo, en un contragolpe que prácticamente liquido las esperanzas del equipo rival, y sentenciar así la victoria para los Skyblues.

Por lo anterior, se espera una aparición del argelino en el 11 titular de la final de la Copa de Campeones, donde además de relevante, resultó trascendente la participación del ‘26’ tanto en la idea como en el circuito de juego que caracterizó esta temporada al Manchester City. El equipo tuvo un inicio de temporada con muchas lesiones y muchas dudas, que obligaron a Pep a plantearse la posibilidad de jugar sin un ‘9’ definido, estrategia que justifica la obtención de la Premier League y el hecho de estar disputando, por primera vez para el club, una final de Champions, uno de sus grandes (si no él más) anhelos de toda la directiva, el cuerpo técnico, jugadores y por supuestos fanáticos del City.

VAVEL Logo