El Liverpool 2020-21: parecía que no, pero si
Jürgen Klopp durante un entrenamiento. FUENTE: Liverpool FC

En una temporada atípica como la ya terminada, grandes clubes han tenido problemas importantes de lesiones. Uno de los equipos mas perjudicados ha sido el Liverpool, y es que el conjunto red, ha terminado entrando en puestos de Champions League cuando parecía que su competición europea para la próxima temporada sería la nueva Conference League.

  • El buen inicio de temporada

En el inicio de la campaña en la Premier League y en la competición europea para el Liverpool no empezó nada mal. El equipo dirigido por Jurgen Klopp estaba situado en la primera posición tanto de su grupo en Champions League como en la liga.

Este buen arranque de temporada quedó frenado en una noche de domingo en Villa Park. El Liverpool visitaba al que parecía el equipo revelación de la Premier League, un Aston Villa, que pese salvarse a duras penas la temporada anterior pudo mantener a su gran estrella, Jack Grealish, y consiguió acompañarlo de otros buenos futbolistas como Emi Martínez en la portería u Ollie Watkins en la delantera. Ese partido terminó con un fatídico 7-2 favorable a los locales, con tres goles del nuevo goleador villano, Watkins, y un partidazo del capitán, Jack Grealish. En dicho partido ya se percibió la sensación de que sin Alisson Becker los de Klopp tenían un déficit muy grande en la parte defensiva, a la vez, se demostró que Mohamed Salah era la única arma ofensiva real.

Mohamed Salah en acción duratne un partido. FUENTE: Liverpool FC
Mohamed Salah en acción duratne un partido. FUENTE: Liverpool FC

Pese la derrota en Birmingham, los reds seguían con la sensación de que podía ser el año en el que se podía ganar la segunda Premier League.

  • El problema de las lesiones

En una temporada atípica, con una situación de pandemia, muchos jugadores importantes se han perdido muchos partidos. Asimismo, la poca preparación física debido a una pretemporada muy corta ha provocado un exceso de lesiones musculares en la mayoría de los equipos.

Es evidente, que el Liverpool no sería menos. Algunos clubes han tenido la suerte de que los futbolistas con problemas de lesiones no les han tocado a los jugadores más importantes de la plantilla, este no es el caso del conjunto de Anfield.

El primer gran problema llegó el 18 de octubre. Durante el derbi de la ciudad de Liverpool, el central y uno de los capitanes del equipo, Virgil Van Dijk, sufrió una rotura de ligamento cruzado de la rodilla tras una entrada del portero del Everton, Jordan Pickford. El futbolista neerlandés no volvió a jugar ningún partido más en el resto de la temporada.

Si la baja de Van Dijk parecía difícil de superar, durante un tramo de la temporada empezó a dar la sensación de que ser central del Liverpool era una profesión de riesgo. Y es que todos los futbolistas que Klopp elegía para jugar en dicha posición, terminaban lesionados fuera más tarde o más temprano. La realidad fue que Joe Gomez, Joel Matip, Nathaniel Phillips, incluso centrocampistas reconvertidos como Fabinho y Henderson, terminaron sufriendo lesiones.

Van Dijk en acción durante un partido. FUENTE: FIFA
Van Dijk en acción durante un partido. FUENTE: FIFA

La situación en la defensa llegó a tal situación, que el Liverpool tuvo que recorrer al mercado invernal para poder tener efectivos en el eje de la zaga, fichando a Ben Davis del Preston North End, y consiguiendo la cesión del turco Kabak por parte del Schalke 04.

  • El bajo rendimiento de muchos de sus “cracks”

Con todas las bajas en la zona defensiva, el Liverpool seguía teniendo a sus grandes futbolistas en la zona atacante. Salah, ha conseguido seguir a un gran nivel, en un año difícil, el egipcio ha marcado 22 goles en la Premier League y seis en competición europea, siendo por su parte, el mejor jugador del equipo en términos ofensivos.

Si Salah ha seguido a un gran nivel, este no es el caso de sus acompañantes habituales en la delantera. Y es que ni Fimino ni Mané han tenido una temporada al nivel que se les supone. El brasileño, incluso, llegó a perder su puesto en el once inicial en muchos partidos importantes, siendo Jota la apuesta de Klopp en, por ejemplo, la eliminatoria de Champions League contra el Real Madrid.

Roberto Firmino durante un partido. FUENTE: Premier League
Roberto Firmino durante un partido. FUENTE: Premier League
  • El poco nivel de los fichajes

A excepción de Diogo Jota, las incorporaciones realizadas por el Liverpool para la temporada 2020-21 no han tenido el impacto esperado.

Thiago Alcántara, no se ha terminado de adaptar al ritmo de la liga, cuando en un inicio parecía que su proceso iba a ser rápido, una lesión en octubre y su poca continuidad le ha dado la etiqueta de no ser un buen fichaje hasta el momento. Además, el centrocampista internacional por España, no se ha consagrado como titular en ningún tramo de la temporada.

Thiago Alcántara durante su presentación. FUENTE: Liverpool FC
Thiago Alcántara durante su presentación. FUENTE: Liverpool FC

Los otros fichajes llegaban como suplentes claros, o como Kabak, para ser un parche ante una situación difícil en algunas posiciones del campo.

  • El arreón final

Cuando todo parecía una temporada difícil, en que la presencia del Liverpool en Champions League para la temporada 2020-21 era prácticamente imposible, el equipo pego un gran arreón para conseguir el objetivo de jugar la máxima competición europea.

El Liverpool consiguió no perder ningún partido de Premier League des del 4 de marzo, ese día, el conjunto dirigido por Klopp perdió 0-1 en Anfield frente el Chelsea de Tuchel. Esta gran racha ha sido clave para que los reds hayan podido terminar la temporada en la tercera posición de la tabla clasificatoria, y por lo tanto ser uno de los grandes candidatos a ganar tanto la liga, como sobre todo, la Champions League para la temporada 2021-22.

Mohamed Salah sonriendo durante una sesión de fotos. FUENTE: Premier League
Mohamed Salah sonriendo durante una sesión de fotos. FUENTE: Premier League

En conclusión, pese a ser una temporada difícil, con muchas bajas, y con jugadores que no han estado al nivel habitual, el Liverpool de Jurgen Klopp nunca se lo puede dar por muerto. La próxima temporada va a hacer disfrutar a sus fans en todas las competiciones gracias a un buen nivel cuando realmente tocaba.

VAVEL Logo