Una manita para calmar las penas

El Tottenham de Mauricio Pochettino se impuso por 5-0 ante el Gillingham en la 3ª ronda de la Copa de la Liga, en un partido que ha servido para probar a los nuevos talentos de la cantera "spur" y para alegrar un poco a su afición que sufrió el pasado domingo con las lesiones de Dembélé, Dier, y Kane.

Una manita para calmar las penas
Los "spurs" celebrando uno de los tantos. Foto: Sky Sports

No hay mejor manera de reencontrarse que con una manita. El modesto Gillingham pagó los platos rotos de un Tottenham que venía de ganar por 1-0 el pasado domingo ante el Sunderland, pero que había perdido en batalla a tres hombres importantísimos para el esquema de Mauricio Pochettino. Dembélé, Dier y Kane. La noche del miércoles se presentaba como una oportunidad inmejorable para dar paso a las futuras estrellas "spurs", como Winks, Onomah o Carter-Vickers, y para otorgar un festín a todo White Hart Lane.

Primero le tocó el turno a Christian Eriksen. El danés colocó la mira en el fondo de las mallas de Stuart Nelson y preparó el fusil de lanzamiento desde la frontal. Donde pone el ojo, pone la bala. Golazo para inaugurar el marcador.

Eriksen y Winks. Foto: Tottenham
Eriksen y Winks. Foto: Tottenham

Ya en la segunda mitad, llegaría el segundo de los locales y el doblete del propio mediapunta. Gran conducción de Lamela por dentro, que termina metiendo un pase preciso al ex jugador del Ajax de Ámsterdam, el cual define por debajo de las piernas del portero. Las aspiraciones del Gillingham se habían evaporado después de este gol.

Con la decepción que había supuesto el 2-0, poco tardaría en llegar el tercero. Recorte de Trippier dentro del área y penalti provocado por Oshilaja. Ocasión perfecta para que Vincent Janssen marcara su primer gol con la camiseta del Tottenham; 3-0 y que siga la fiesta.

Janssen se estrenó como goleador. Foto: Sky Sports
Janssen se estrenó como goleador. Foto: Sky Sports

Para el cuarto le tocó el turno a Onomah. Pase de Lamela (que participó en cuatro de los cinco goles de su equipo) al joven inglés, que define de forma magistral ante la salida de Nelson.

Y por último, tenía que rematar la fiesta el propio Lamela. El jugador argentino brilló con luz propia en todo el partido, y redondeó el marcador anotando el gol que cerraba la manita "spur". 5-0 y para casa. En la próxima ronda espera el Liverpool.