Demasiado City para tan poco Swansea

Los pupilos de Guardiola pasaron por encima de un inofensivo Swansea, que sigue sin encontrar su juego y está en problemas. Silva, por partida doble, Otamendi y Agüero marcaron para los visitantes, para conseguir la 15ª victoria consecutiva en liga y seguir siendo los reyes de la Premier.

Demasiado City para tan poco Swansea
Silva celebra uno de sus goles. Foto: Getty Images
Swansea City
0 4
Manchester City
Swansea City: Fabianski; Naughton, Van der Hoorn, Mawson, Olsson; Ki, Mesa, Carroll (Abraham min.46); Ayew, Dyer (Narsingh min.65), Bony (Fer min.74)
Manchester City : Ederson; Danilo, Otamendi, Mangala, Delph (Zinchenko min.73); Fernandinho (Touré min.58), De Bruyne (Gundogan min.77), Silva; Bernardo, Sterling, Agüero
MARCADOR: 0-1 Silva (min.27); 0-2 Otamendi (min.34); 0-3 Silva (min.52); 0-4 Agüero (min.85)
ÁRBITRO: El colegiado encargado de impartir justicia fue Anthony Taylor. No hubo tarjetas.
INCIDENCIAS: Partido perteneciente a la decimoséptima jornada de la Premier League, disputado entre Swansea City y Manchester City, en el Liberty Stadium, Gáles.

Otro paseo del City, esta vez en tierras galesas, y ya van muchos. La liga inglesa parece tener dueño, y es 13 de diciembre, una locura. El nivel de los Skyblue es extremo, pero han mejorado en ganar partidos sin jugar tan bien, y eso en la Premier marca la diferencia. Los de Guardiola siguen primeros, con 11 puntos de ventaja sobre sus rivales de ciudad, el United de Mourinho. Pep optó por un equipo reconocible, pero dando entrada a Danilo y Bernardo, y dando descanso a Sané y Walker, de cara a los partidos frente al Tottenham y el de copa. Clement sacó un equipo para defender, y eso hizo, pero no demasiado bien.

El City celebra el gol que abría la lata. Foto: Getty Images
El City celebra el gol que abría la lata. Foto: Getty Images

Cayeron los goles por inercia

Otro partido que el City dominó, porque el rival quiso, desde el principio. Y el City, como si agradeciera el gesto, no dejó tocar el balón a los galeses más que en muy contadas ocasiones, la única clara del Swansea llegaría casi al final del primer tiempo con Ayew disparando desde lejos y Ederson blocando en dos tiempos. El City proponía su juego y finalizaba de tantas maneras que el Swansea parecía grogui en el campo. Agüero al lateral de la red, Fernandinho desde lejos, Agüero de nuevo de cabeza, el gol estaba a punto de llegar y tanto el Swansea como el City lo sabían, dado que el asedio era real. 

Bernardo conduce. Foto: Getty Images
Bernardo conduce. Foto: Getty Images

Pero, pese a un juego extremadamente bueno, los goles llegarían de manera diferente. El primero, allá por el minuto 27, fue obra del canario David Silva, que empujaba a gol, solo, un brillante centro de Bernardo desde la derecha, que el Swansea defendió horrorosamente mal. Y aunque podría haber sido una razón para reaccionar, el Swansea siguió siendo apático, sin alma, y sobre todo, sin ningún peligro o idea de como atacar al City. 

Seguían llegando las ocasiones, la volvió a tener Agüero tras un dribbling rápido al borde del área, pero su disparo lo sacó Fabianski. Y de otro centro lateral, esta vez una falta botada por De Bruyne, llegaría el 0-2 de Otamendi, que remató a gol en el primer palo con la puntera, el goloso centro del belga. Era el minuto 34 y a partir de ahí, el Swansea tocó el balón una o dos veces, teniendo el City el dominio absoluto de la posesión, y en consecuencia, del partido. Brillante primera mitad de casi todo el equipo visitante, destacando a Danilo y Bernardo, aprovechando la oportunidad de jugar, y a Fabianski, que evitó una desgracia mayor.

Versión superlativa y repaso

El partido, pese a no estarlo oficialmente, estaba sentenciado. Y más aún, cuando Clement decidió retirar un centrocampista por Abraham, dejando más espacios aún a los cracks del City para crear y destrozar entre líneas. Y como se esperaba, fue un recital del equipo visitante, liderado por un Silva omnipresente. Y el arsenal ofensivo de los líderes de la Premier fue de tal grandeza, que Clement, perdiendo 0-3, sacó del campo a Bony para meter a Fer, una muestra de lo que fue la segunda mitad.

El segundo periodo empezó con el mismo guión que el primero, pero la velocidad era inmensamente superior, y el Swansea no aguantó, al igual que no aguantó los ataques más lentos de la primera mitad. Todo empezaba con acercamientos que terminaban en tiros desviados, pero uno de ellos fue la definición del juego de Guardiola. Dos pases entre líneas al primer toque para que después Silva usará a Agüero de pared y quedarse solo ante Fabianski, eso, teniendo a seis o siete defensores dentro del área. Inexplicablemente, el canario tiró fuera el balón, pero eso fue como cuando chispea antes de llover.

Iba a ser el propio canario quien rubricara el dominio del City con un gol de una belleza increíble. Jugaba el City desde atrás en el flanco izquierdo, cuando tras varios intercambios rápidos, el balón llegó a Sterling con espacios. Encaró, y en el momento idóneo, le regaló el esférico a Silva, para que este, tras un control perfecto, entrando al área pequeña entre los centrales, batiera a Fabianski de manera majestuosa picándola cruzada. El partido estaba 0-3 y Guardiola comenzó a rotar, a dar descanso a los cracks como De Bruyne o Fernandinho, y al explotado Delph, para dar entrada al joven Zinchenko y a los veteranos Touré y Gundogan. 

Agüero celebra su gol. Foto: Getty Images
Agüero celebra su gol. Foto: Getty Images

El equipo visitante seguía acercándose, con jugadas excepcionales, pero Fabianski detenía la sangría con acciones de mucho mérito. Hasta que el goleador Agüero se puso en modo crack, y tras un pase raso frontal de Touré, regateara a media defensa para terminar cruzando el balón a un lugar donde no podía llegar el arquero polaco. 0-4, líderes con 11 puntos de distancia, y a por el Tottenham el sábado. El Swansea, colista, y con mucho trabajo por delante.