Rivales en el camino a Lisboa: AC Milan
Varios jugadores del AC Milan celebrando un gol (Foto: balotelli.co.uk).

No hace mucho tiempo, en esta misma tierra donde el Barça ha dado un nuevo sentido a la palabra "fútbol" y el Bayern de Münich atemoriza a propios y extraños con su contundencia, el AC Milan dominaba con mano de hierro el panorama futbolístico europeo. Era el tiempo de leyendas rossoneras como Pirlo, Gattuso, Maldini, Inzaghi, Nesta, Seedorf... Hoy, todos ellos han abandonado las filas del equipo que les hizo grandes, y durante años ha permanecido huérfano. Años de crisis institucional y deportiva, años oscuros. Poco a poco, y con la vuelta de algún viejo conocido, Silvo Berlusconi pretende devolver al club de sus amores a la posición que se merece, la de esos conjuntos que atemorizan solo con nombrarlos, de los que nadie quiere cruzarse en una eliminatoria europea.

Volvió Kaká, se fue Boateng

La mayor novedad del equipo rossonero ya la saben, tiene nombre y apellidos: Ricardo Kaká. La ya mencionada vuelta del hijo pródigo transporta la incógnita de su rendimiento de Madrid a Milán, y liga sus futuros bilateralmente. En un viaje en busca del sueño madrileño que se convirtió en pesadilla, ‘Ricky’ ha pasado cuatro años de idas y venidas, nacimientos y muertes, y el peso de un precio y un sueldo demasiado hinchados. El brasileño no hizo tarde a su vuelta para declarar su amor eterno por el club que le hizo grande, sólo el tiempo dirá si una nueva resurrección de Kaká será la definitiva, antes de que la edad y el físico se conviertan en un muro infranqueable para el de Gama.

Al margen de Kaká, son destacables las incorporaciones de Alessandro Matri, delantero procedente de la Juventus por 11 millones de euros y Cristian Zapata, defensa central colombiano procedente del Villarreal, que ya estuvo cedido en el club milanés la pasada temporada, y que este año se ha hecho con sus servicios de manera definitiva.

En el capítulo de salidas destaca, por encima de todas, la de Kevin-Prince Boateng, que puso rumbo al Schalke 04 por 11 millones de euros, en una de las operaciones más increíbles y silenciosas del mercado estival. El jugador había sido referencia en el equipo hasta la pasada temporada, cuando sus números se empobrecieron y los Robinho, Balotelli y el El Shaarawy cubrieron el cupo de delanteros. Una de sus últimas apariciones con el equipo Milanés, en la fase previa de la Liga de Campeones ante el PSV, se saldó con dos goles del internacional ghanés que certifican la presencia de su ex equipo en Europa esta temporada. Se rumoreó que los insultos racistas sufridos durante su estancia en Milán fueron la verdadera causa de su migración a Alemania, y fue él mismo el encargado de desmentirlo. La transferencia ha sido comparada con la de David Villa, realizada a un precio incomprensiblemente bajo teniendo en cuenta la calidad y méritos de ambos jugadores.

Otras salidas notables fueron las de Mathieu Flamini, que se marchó al Arsenal, Taye Taiwo traspasado al Bursaspor, y los veteranos Massimo Ambrosini y Mario Yepes, que salieron con rumbo a Fiorentina y Atalanta, respectivamente.

¿El tercer equipo de Italia?

Sacando la cabeza fuera del agua tras unos años difíciles de grave crisis institucional y deportiva, el Milan afrontaba la pasada temporada con ilusión. Acabarían decepcionados los rossoneros, que tuvieron enfrente a una Juventus de Turín imparable que se proclamaría campeona con 15 puntos de diferencia sobre ellos. La afrenta no quedaría ahí, pues el Napoli de un monstruoso Edinson Cavani acabaría pasándoles por encima para quedarse con el segundo puesto de la tabla, y con él la clasificación directa para la Champions League. Sólo dos puntos salvaron a los chicos de Allegri de quedarse fuera de la máxima competición continental, con la Fiorentina pisándoles los talones.

Así, el final de temporada resultó casi un consuelo, y el equipo se enfrentaba al PSV Eindhoven en la fase previa de la Liga de Campeones. El duelo en tierras holandesas se saldaba con un empate a uno con goles de Tim Matavz y Stephan El Shaarawy, y no muy buenas sensaciones para el conjunto milanés. Completamente distinto fue el resultado de vuelta en San Siro, que no el juego exhibido, cuando dos goles del ya desaparecido Kevin-Prince Boateng y uno de Balotelli sentenciaban al PSV.

Luces y sombras en el inicio

El comienzo de la temporada 2013/2014 no ha sido un camino de rosas para el AC Milan. Los hombres de Allegri comenzaban el curso con el ya mencionado empate a uno en Eindhoven ante el PSV, para perder cuatro días más tarde en su estreno liguero ante el Chievo Verona por dos goles a uno. Algo debió encenderse en la mente de los jugadores, que han encadenado dos victorias consecutivas ya en San Siro primero ante el equipo holandés, del que se deshizo sin problemas (3-0) y frente al Cagliari (3-1)

Situados en la sexta posición del Calcio, el conjunto rossonero espera para sus próximos compromisos afianzarse en liga ante el Torino y debutar con buen pie en Champions en casa frente al Celtic de Glasgow.

Sin once fijo

Massimiliano Allegri ha dispuesto distintos onces titulares con variantes diversas en estos primeros partidos de la temporada. Pese a ello, hay hombres indiscutibles y suplentes que empiezan a tomar la palabra. La portería tiene dueño desde hace años, y no parece que la cosa vaya a cambiar. Christian Abbiati se enfundará los guantes un años más como guardameta titular de la escuadra ‘rossoneri’.

La línea defensiva no parece tan clara como otros años, ya que el entrenador ha experimentado bastante con ella estas semanas. Filas de cuatro, y sobre todo de tres zagueros se han alternado, con la presencia imprescindible de Philippe Mexes y Cristian Zapata, combinando la experiencia y la contundencia de uno y otro. Al margen de ellos, los más habituales han sido Ignazio Abate, correcto en defensa y muy acertado ofensivamente, y Mattia De Sciglio, que a sus 20 años de edad ha dejado muy buenas sensaciones.

En el mediocentro también ha sufrido cambios en todos los compromisos del equipo. Por el momento, parece seguro que la pareja demoledora que forman Nigel De Jong y Sulley Ali Muntari en el círculo central ha tomado la delantera por la titularidad. En las bandas, M'Baye Niang, Urby Emanuelson e incluso Robinho se han alternado. La mediapunta parece un lugar seguro de supervivencia para Riccardo Montolivo, el genio creador de la maquinaria rossonera.

Parecía seguro que la delantera estaría compuesta por tres jugadores, pero ni eso se ha mantenido con respecto a la pasada temporada. Mario Balotelli es el hombre más en forma del ataque, con dos goles en los últimos dos partidos, aunque su carácter inestable y anárquico hace que su rendimiento sea siempre impredecible. Le acompaña habitualmente El Shaarawy, mejor jugador milanés la pasada temporada y gran símbolo del cambio generacional que pretende el club. Los ya mencionados Niang y Robinho también hacen competencia en la punta de lanza.

Once

Plantilla AC Milan 2013/2014

32 Christian Abbiati PORTERO
1 Marco Amelia PORTERO
35 Ferdinando Coppola PORTERO
59 Gabriel PORTERO
20 Ignazio Abate DEFENSA
25 Daniele Bonera DEFENSA
21 Kevin Constant DEFENSA
2 Mattia De Sciglio DEFENSA
5 Philippe Mexes DEFENSA
26 Matías Agustín Silvestre DEFENSA
33 Jherson Vergara DEFENSA
81 Cristian Zaccardo DEFENSA
17 Cristian Zapata DEFENSA
14 Valter Birsa CENTROCAMPISTA
24 Bryan Cristante CENTROCAMPISTA
34 Nigel De Jong CENTROCAMPISTA
28 Urby Emanuelson CENTROCAMPISTA
18 Riccardo Montolivo CENTROCAMPISTA
4 Sulley Ali Muntari CENTROCAMPISTA
23 Antonio Nocerino CENTROCAMPISTA
16 Andrea Poli CENTROCAMPISTA
8 Riccardo Saponara CENTROCAMPISTA
45 Mario Balotelli DELANTERO
92 Stephan El Shaarawy DELANTERO
22 Kaká DELANTERO
9 Alessandro Matri DELANTERO
78 Mbaye Niang DELANTERO
11 Giampaolo Pazzini DELANTERO
7 Robinho DELANTERO
VAVEL Logo