Rayo Vallecano 2013: un año histórico con más luces que sombras
Licuadito del año 2013 del Rayo Vallecano (Imagen: Jaime Del Campo)

El Rayo Vallecano dice adiós a un año en el que completó su mejor Liga en Primera División, siendo el octavo mejor equipo del campeonato con 53 puntos, gracias a una primera vuelta única, y con un Piti que se erigió como máximo goleador histórico del equipo Vallecano en una sola temporada con 18 goles. Unos números que quedarán escritos en los libros para siempre, pero que supusieron un escaparate de lujo para algunos rivales, que llegaron, compraron, y liquidaron los recursos de un equipo que ha tenido que reconstruirse manteniendo, afortunadamente, su pilar fundamental: Paco Jémez. Sin embargo, parece que la nueva tripulación de este barco no navega con el mismo rumbo que la temporada pasada, con unos números que dejan mucho que desear. La Navidad llegó a tiempo para pedir algún que otro regalo que haga honor a aquella frase, 'año nuevo, vida nueva'.

Comienzo de año completando la mejor primera vuelta

El Rayo Vallecano comenzó el año 2013 completando la mejor primera vuelta de sus 14 temporadas en Primera División. Un primer mes de enero con victorias al Getafe (3-1) y al Athletic Club (1-2) en la última visita del Rayo al ya antiguo San Mamés, propiciaron cerrar la primera vuelta sextos con 31 puntos, una puntuación nunca antes conseguida, sólo rozada, por los números de la 1999/2000 con Juande Ramos en el banquillo, al lograr 29 puntos. Sin duda, se preveía que este Rayo tenía chispa.

Una chispa que fue reforzada en el inicio de año con el regreso de Jordi Figueras para la defensa, acompañado por Anaitz Arbilla, quien iba a debutar en Primera, así como la vuelta de Tamudo, quien no tuvo el protagonismo que en 2012. Del equipo, en este mercado inveranl, dijeron adiós cuatro jugadores: Nicki Bille se marchó Rosenborg, Abu de vuelta al City, Arana al Recreativo de Huelva, y Sueliton al Criciúma brasileño.

Sólo una noticia entristeció al pueblo vallecano. Se anunció el fichaje de Javi Fuego por el Valencia para la próxima temporada.

A por algo más que la salvación

Los números del Rayo Vallecano, a medida que pasaban las jornadas, suponían que esta vez los de Paco Jémez podrían tener la oportunidad de no jugarse la permanencia en la última jornada, como pasó en 2012 con aquel Tamudazo para la historia. Esta vez, el Rayo no estaba abajo. La noche del 10 de febrero, los franjirrojos se dieron cuenta de que este equipo no estaba hecho para lograr la permanencia en la última jornada, sino mucho antes. El ‘Matagigantes’ apareció de nuevo para vencer al Atlético de Madrid en Vallecas por 2-1, con goles de Lass y Léo Baptistao. Un partidazo que no fue sólo mérito de la casta vallecana, sino del fútbol, del juego franjirrojo frente a unos rojiblancos que estaban en el camino de convertirse en lo que hoy son, un equipo ‘todopoderoso’.

Fue a partir de entonces, cuando se empezó a rumorear acerca de una posible marcha de la estrella brasileña del Rayo Vallecano, Léo Baptistao, al Atlético de Madrid, como así fue finalmente.

Afición - Club

Si el año pasado lo extradeportivo estuvo marcado en Vallecas por la demanda del Rayo Vallecano a José Ramón Sandoval, este año, el apagón en el Estadio de Vallecas la noche en la que el Real Madrid visitaba al Rayo, encendió una mecha que perduró prendida. Sin saber aún quién cortó los cables de los focos en Vallecas, entre finales de febrero y principios de marzo aficionados del Rayo eran detenidos y acusados por ‘pertenencia a banda criminal’, después de que personas del club declararan amenazas contra ellos a la policía, a pesar de que en un primer momento se dijo que fueron denuncias. En torno a las diez de la noche del 1 de marzo, los detenidos fueron puestos en libertad. Todo lo que pasó, lo explicamos en VAVEL.com a través de este timeline.

‘Pitigol’, máximo goleador del Rayo Vallecano

Sin los quince goles de Michu ni los diez de Diego Costa que marcaron la diferencia en 2012, el Rayo encontró en Piti el goleador del equipo en 2013. Goles de falta, de volea, de tijera, de tacón, y todo tipo de florituras eficaces hacían del 10 del Rayo un verdadero killer. Después de la última jornada, Piti se erigió como máximo goleador de la historia del Rayo Vallecano en una sola temporada, con 18 goles con la elástica vallecana, siendo además tercer máximo goleador nacional, y sexto máximo goleador de la Liga.

Fue la estrella franjirroja que dejó de lucir por Vallecas para alumbrar por Granada en la siguiente temporada, para tristeza y desolación de los aficionados a los que tanto había iluminado durante casi seis años.

A por Europa sin Léo Baptistao

Después de vencer en tierras gallegas al Celta de Vigo (0-2) en la jornada 30 allá por el 7 de abril, el Rayo Vallecano logró los 44 puntos que firmaban prácticamente la permanencia otro año más en Primera División. El Rayo dejó de mirar abajo para empezar a mirar hacia arriba. Europa era posible.

Pero los resultados no fueron todo lo buenos que podrían haber sido. A falta de ocho jornadas para que finalizara la temporada, tres derrotas y dos empates en ellas estuvieron acompañadas por la lesión del brasileño Léo Baptistao en la jornada 32 en Mallorca. Un golpe en el hombro le costó perderse la temporada. Fractura de clavícula que le impidió volver a los terrenos de juego en lo que restó de Liga y no pudo despedirse de su afición como hubiera merecido tal jugador, ya que su fichaje por el Atlético era un secreto a voces. Estaba hecho.

Sin licencia UEFA

El Rayo Vallecano aún tenía posibilidades matemáticas de entrar en puestos europeos a falta de tres jornadas para que finalizase la temporada 2012/13. Sin embargo, la RFEF no concedió al Rayo Vallecano la Licencia UEFA que permite competir en Europa, debido a deudas con otros clubes, jugadores y entidades, unos requisitos de calidad que la UEFA considera indispensables y que estimó que el club franjirrojo no las cumplía. El Rayo Vallecano recurrió, sin éxito, dicha decisión.

Con dos victorias y un empate en las últimas tres jornadas, el equipo de Paco Jémez terminó octavo, sin llegar a entrar en puestos europeos.

La mejor temporada de la historia del Rayo

Con 53 puntos al final de la temporada, el Rayo Vallecano firmó en la temporada 2012/13 su mejor registro de puntos en Liga en Primera División, nunca antes conseguido en los 89 años de historia del club, siendo octavo en la tabla de clasificación, por encima de la novena posición, la que fue su anterior mejor registro. 16 victorias sumó el conjunto de Paco Jémez, superando las 15 de Juande Ramos en el año 2000. Además de los 31 puntos nunca antes conseguidos en una primera vuelta, junto a 18 goles de Piti en 38 partidos, superando a Hugo Sánchez y Michu como máximos anotadores en Vallecas. Sin duda unos números para enmarcar en la que pocos peros se le puede poner al conjunto de Paco Jémez.

Paco Jémez renueva hasta 2015

Como para no renovarlo. Después de una temporada de récords, el Rayo Vallecano volvió a confiar en Jémez ofreciéndole una renovación de dos años que tardó en llegar, pero que llegó y se firmó una jornada antes de que finalizase su primer año en el Rayo. El entrenador canario la aceptó para volver a sentarse en el banquillo vallecano en la 2013/14, aunque con un arranque que no ha sido ni mucho menos parecido al de la temporada anterior.

Nueva temporada, nueva tripulación

Si Paco Jémez, el capitán del barco, estaba firmado, faltaba por concretar su nueva tripulación, porque muchos comenzarían a navegar en otros buques. La velocidad, regate y gol de Léo Baptistao se marcharon al Atlético de Madrid, la contención de Javi Fuego se desplazó hasta el Mediterráneo para ayudar al Valencia, la defensa y los goles desde medio campo de Jordi Amat emigraron a Swansea, la magia argentina de los últimos metros del ‘Chori’ Domínguez cogieron el avión hasta Grecia para jugar en Olympiakos, y el gran capitán de la franja, Piti, se mudó con una emocionante carta de despedida a Granada, entre otros.

Y la nueva tripulación comenzó por Raúl Baena, seguida de Nery Castillo, Johan Mójica, Leonel Galeano, Saúl Ñíguez, Rubén Martínez, Joaquín Larrivey, Alberto Bueno, Christian Cueva, Iago Falqué, Zé Castro, Seba Fernández y Jonathan Viera. Un total de 13 fichajes, casi una plantilla totalmente nueva, para afrontar un nuevo reto. Un reto casi más difícil que el de la temporada pasada, pues la histórica campaña sólo sirvió para dejar los números en los libros y para que media plantilla se marchara a otros equipos.

Desastroso inicio de la temporada 2013/14

La victoria por 3-0 al Elche en la primera jornada fue el fogonazo de luz de un faro que tardó demasiado en volver a alumbrar el camino, porque lo que vino después de aquel primer partido, fueron seis derrotas consecutivas que arrastraron al equipo hasta el fondo del océano, para volver a asomar la cabeza en la jornada 8 y 9. Además, por si fuera poco castigo tanta derrota, José Carlos, uno de los desbordes más problemáticos para la defensa rival y uno de los hombres de gol del Rayo, se lesionó para gran parte de la temporada, si no toda, al igual que Seba Fernández.

A falta de dos jornadas para que finalice la primera vuelta, el Rayo posee 13 puntos, por lo que en el mejor de los casos, podría terminarla con 19, muy lejos de los 31 puntos que se consiguieron la temporada pasada. Aunque quizá, esta temporada se ajusta más a la realidad de un equipo cuyo presupuesto sigue siendo uno de los más pobre de toda la Liga.

El Rayo sale de su proceso de Ley Concursal

Después de dos años bajo el control de la Administración Concursal, el Rayo Vallecano dejó de estar sujeto a la Ley Concursal el 11 de noviembre de 2013, en una Junta de Acreedores en la que el 75% de los acreedores aceptaron el convenio propuesto por el Rayo Vallecano, reduciéndose así, a medida que vaya pagando los 17.800.000 euros que supone eses 75%, la deuda del club.

Sin embargo, hasta que el Rayo no haga frente a todas las deudas, estará vigilado por la Administración Concursal.

Vivo en la Copa del Rey

A diferencia del año pasado, en el que el equipo franjirrojo dijo adiós a las primeras de cambio en la primera eliminatoria que disputó contra Las Palmas de Gran Canaria, este año tiró de casta para ser él quien eliminara esta vez al Valladolid y seguir una ronda más en Copa del Rey.

La victoria por 3-1 ante el conjunto pucelano fue el último partido del Rayo Vallecano en su estadio en 2013, para cerrarlo, al menos, con una alegría. En la siguiente eliminatoria espera el Levante, aunque la principal preocupación no deja de ser la Liga.

Fin de año gris

El Rayo Vallecano despidió el año con la Liga. Una derrota en el nuevo San Mamés (2-1) que continúa la escala de grises del último mes, con tan sólo un punto de doce posibles. El color de este equipo parece no aparecer más que de forma espontánea, desdibujada y con una frecuencia cuyo ritmo no es demasiado saludable en Primera División. Así las cosas, el Rayo Vallecano despide el año en el que hizo historia, penúltimo en la clasificación de la Liga con 13 puntos y siendo el equipo con más goles encajados, 40. Sin duda, habrá que esperar a que Papá Noel o los Reyes Magos dejen algo en el árbol de Navidad para lo que resta de temporada.

Pero de eso ya hablaremos más tranquilamente el año que viene, en 2014.

VAVEL Logo