Entrevista. Yacine Qasmi: “En Gijón llegué a estrellar catorce balones al palo”
Foto: Ricardo Palmeiro

Yacine Qasmi nació hace 23 años en la localidad francesa de Pontoise, aunque por su origen marroquí goza de la doble nacionalidad. Formado desde pequeño en la cantera del Paris Saint-Germain – “ su equipo del corazón” - llegó a entrenar y debutar con el primer equipo en invierno de 2010, en un partido de la Europa League, frente al Karpaty Lviv. Internacional en las categorías inferiores de la selección de Marruecos, en diciembre de 2011 participó en el clasificatorio para los Juegos Olímpicos de 2012. Ese mismo año, tras tres temporadas en el filial del PSG, fichó por el Stade Rennais, su último equipo en Francia antes de poner rumbo a la Segunda División B de España, donde ha militado en los equipos filiales del Getafe y del Sporting de Gijón.

PREGUNTA. Lleva ya casi una semana aquí, con dos partidos y varios entrenamientos. ¿Cuáles son sus sensaciones como nuevo jugador del Sestao River?

RESPUESTA. Me siento muy bien desde que llegué a Sestao, donde toda la gente me está tratando con cariño. Pesonalmente reconozco que no me encuentro aún al 100% porque, aunque he estado casi dos meses entrenando por mi cuenta, no es lo mismo correr solo que hacer un trabajo físico completo dentro de un equipo. Me falta ritmo, pero estoy seguro que en poco tiempo con la ayuda del entrenador y el preparador físico conseguiré estar al mismo nivel que el resto de mis compañeros.

FOTO: Iova García

P. Ha jugado siempre en equipos filiales, tanto en Francia como en España. Aunque es poco tiempo para hacer valoraciones, ¿qué diferencias ha podido observar al formar por primera vez parte de un primer equipo?

R. Tengo que aclarar que el último año en París estuve entrenando con el primer equipo del PSG. Luego cuando llego a España cambia, porque paso a jugar y entrenar casi siempre con los filiales. En eL vestuario del Sestao hay una madurez que no había ni en Getafe ni en Gijón, y puedo aprender mucho de lo que me dicen tantos jugadores veteranos.

P. En virtud de la normativa que restringe los movimientos entre jugadores de un equipo y su filial a partir de los 23 años, es lógico pensar que, si no daba el salto al primer equipo del Sporting, su etapa en los filiales se acabaría. ¿Cómo se decide entonces por la oferta del Sestao?

R. Así es. Si no formaba parte del primer equipo no iba a renovar por el Sporting. Volvi a Francia y dejé a mi representante que hablara por mí. Me surgieron muchas ofertas, y me reuní con él para ver cuál me convenía más. Yo tenía las referencias del buen año que había hecho el Sestao, campeón de grupo y jugando los playoffs, y mi representante me convenció de que era un equipo que juega bien, que podía hacer una buena temporada, y que además el fútbol vasco se adapta perfectamente a mi forma de jugar. Yo tengo ganas de progresar en este deporte, y para conseguirlo sé que dependo de mí. Si juego bien y meto 50 goles no habrá problemas, sin importar el club donde lo haga. De todas formas, después de esta primera semana, creo que he acertado viniendo.

"El fútbol vasco se adapta perfectamente a mi forma de jugar"

P. Usted nació en Francia pero posee la doble nacionalidad marroquí. Francia le queda ahora más cerca, pero cuentan que en vacaciones prefiere marchar a Marruecos. ¿Es así?

R. Sí, naci en Pontoise, en Francia, pero mis padres son ambos marroquíes y tengo la doble nacionalidad. Sobre las vacaciones, precisamente estas últimas he estado en París, ya sin equipo. Allí vive toda mi familia, y aunque ellos se marcharon de vacaciones yo me quedé solo trabajando a nivel físico, a la espera de una llamada de mi representante para regresar a España.

FOTO: Matthew Lewis

P. Con Marruecos ha llegado a ser internacional en varias categorías. ¿Puede recordar su trayectoria en la selección?

R. Sí. He jugado con la selección desde los 16 años hasta los 23, disputando el torneo de clasificación para Londres 2012. Lamentablemente hice toda la fase de clasificación, pero cuando llegaron los Juegos Olímpicos el entrenador de Marruecos decidió ejercer la opción de convocar a un jugador de más de 23 años para la posición que ocupaba yo. Tuve que aceptarlo y me quedo con la buena experiencia a nivel internacional que me llevé.

P. Con el Mundial de Brasil tan reciente, muchos echaron de menos a Los Leones del Atlas entre las representantes de África. ¿Crees que ha bajado el nivel del fútbol marroquí y del continente africano en general en estos años?

R. Pienso que en Marruecos tenemos jugadores de calidad, pero a veces acumular muchos jugadores buenos no garantiza hacer un equipo bueno, y si no ha podido ser en Brasil, toca callar y trabajar para el próximo Mundial, donde se volverá a intentar. No hay que olvidar que en África las eliminatorias de clasificación para el Mundial son mucho más duras, pues sólo cuatro equipos tienen derecho a participar, mientras que en Europa o América son muchos más. Con respecto a la fase final, creo que hay mencionar el buen papel de Argelia, que estuvo cerca, de dar la sorpresa ante Alemania, o el de Ghana hace cuatro años, que habría llegado aún más lejos si no es por aquella mano de Luis Suárez. Como te he dicho, creo que si África metiera más equipos en la fase final habría mejores resultados.

P. ¿Durante su etapa de formación en el PSG coincidió con algún jugador importante del primer equipo parisino?

R. Como ya mencioné, en mi último año en París tuve la suerte de poder entrenar con jugadores como el experto Makelele, o el brasileño Nené, que estaba entonces en un gran momento. Aunque no jugué más que 25 minutos y de mediocentro en un partido de Europa League en Ucrania, los entrenamientos con el primer equipo eran de gran intensidad y en ellos aprendí mucho de mis compañeros.

"Jugué 25 minutos, y de mediocentro, en un partido de Europa League"

FOTO: Presse-sports

P. A pesar de debutar con el primer equipo en Europa,y de ir convocado en algún partido de liga, la negativa del club de la capital francesa a hacerle su primer contrato profesional precipitó su marcha. Se especuló con el interés de muchos equipos, no sólo franceses, sino de Bélgica, Turquía o Bulgaria, pero al final acabó en Rennes.

R. Sí, son las cosas que tiene el fútbol y uno tiene que aceptarlas así. Cuando haces un partido bueno todos te quieren, y si lo haces mal dejan de hacerlo. Yo me limito a jugar y luego el club manda. Al acabar la temporada me dijeron que tenía una oportunidad de firmar con el PSG, pero después el director no quiso. Me quedé con el bonito recuerdo de haber jugado en UEFA con mi equipo de siempre, pero no era hora de llorar sino de levantar la cabeza, así que decidí seguir mi carrera en Rennes.

P. En el filial del Stade Rennais hace una buena temporada, con 8 goles en 23 partidos, pero tampoco consigue dar el salto al primer equipo.

R. Sí. En Rennes jugué de mediapunta, pero coincidió con mi convocatoria con la selección y tuve que faltar a muchos partidos para jugar la clasificación del torneo olímpico africano. Perdí la oportunidad de demostrar lo que podía hacer y no pasé del filial, porque me costó desbancar a la gente que había estado jugando en mi lugar durante mi ausencia.

FOTO: Twitter

P. Llega entonces el cambio de país, y tras una prueba en el Benfica de Portugal, aterriza en España, concretamente en el filial del Getafe, equipo en el que jugaba por aquel entonces su compatriota Abdel Barrada. ¿Fue fácil su adaptación a un nuevo equipo y a un nuevo país?

R. Sí, vi a Barrada, pero tampoco es que hablásemos mucho. Yo llegué a Getafe junto con Ousmane Balde, que también venía del PSG. Llegamos a coincidir, con Robin y Dibi, hasta cuatro jugadores franceses en el vestuario, y esto te ayuda al principio a no sentirte solo. Sin embargo también nos perjudicó, en el sentido de que solo hablábamos en francés entre nosotros y eso no era bien visto por el resto de compañeros.

P. ¿Y cómo lleva ahora el tema del idioma tras dos años en España?

R. En la escuela se me daba bien y aprendí un poco de español, pero eso no es suficiente ni para la vida en general ni para el fútbol en concreto. En Getafe, con la ayuda del traductor en internet, y a base de todo el papeleo que te ves obligado a hacer, en un mes me fui soltando. Ahora hablo mucho más, lo entiendo, aunque sé que sigo cometiendo fallos de vez en cuando al expresarme.

P. Después de dos mudanzas, hay que pensar que el actual cambio de Asturias por Euskadi habrá sido menos traumático, y le será más fácil integrarse a un lugar como la Margen Izquierda.

R. Sí, sobre todo por el clima que prácticamente es el mismo. Además el Norte está más cerca de Francia y eso también anima. Estoy buscando piso, esperando a que terminen las vacaciones de agosto para instalarme por aquí cerca.

"Jito me habla mucho y me ayuda en los entrenamientos"

P. Llega con un registro de 5 goles por temporada en cada una de tus dos temporadas en Segunda B. Quizás pocos goles para un delantero centro?

R. El primer año de Getafe tuve que pasar por la adaptación no sólo a una nueva cultura, sino también a un tipo de fútbol diferente. En Francia se practica un fútbol mucho más físico, pero también se pierde el balón con más facilidad; mientras que en España el juego es más técnico y rápido. Luego en Gijón fue un cúmulo de mala suerte: me anularon tres goles por fuera de juego dudosos, y llegué a estrellar 14 balones a los palos. Después de esto espero que en Sestao cambie la racha y éste sea mi año.

P. En una entrevista confesaba ser simpatizante del Barcelona y tener a Messi como ídolo. Pero su perfil de delantero no se parece mucho al del argentino. ¿Cómo se definiría Yacine como futbolista?

R. Es difícil para mí describirme. Creo que soy un delantero que destaca por un buen juego de cabeza, también de espaldas a portería, y con una técnica y rapidez aceptables. Además, aunque ahora no lo demuestren mis números, me considero un goleador: en mi época del PSG acreditaba unos quince goles por temporada y no pierdo la confianza en volver a esas cifras.

P. En Las Llanas va a tener que competir nada menos que con Jito Silvestre, pichichi del grupo la temporada pasada. En los dos partidos jugados, ha rotado con él en el puesto de delantero centro del equipo. ¿Cree que son dos jugadores compatibles en el campo, o asume su papel de intercambiar con Jito el puesto de referencia ofensiva del Sestao?

R. Jito es un jugador con mucha experiencia y muy bueno, me habla mucho y me ayuda en los entrenamientos. Yo estoy dispuesto a jugar cuándo y dónde me diga el míster. Podemos jugar juntos, porque en las categorías inferiores yo empecé de media punta, pero a medida que fui subiendo de categorías fui jugando más de delantero centro. Pero si el entrenador decide que él juegue primero y yo después, o al contrario, nosotros lo aceptaremos. Debemos callar, y el que juegue, seguro que saldrá al máximo el tiempo que sea.

P. Conoce el grupo madrileño tras tu experiencia en Getafe, pero también a los equipos del grupo I donde jugó con el Sporting B la temporada pasada. ¿Cree que es más difícil un grupo que otro?

R. Pues es difícil comparar, por ejemplo por los filiales, que son equipos imprevisibles e irregulares, con un estilo de juego diferente. Si el grupo es complicado, mejor para nosotros, ya que la victoria siempre sabe mejor cuando el rival es difícil.

"Ahora me toca callar y escuchar para aprender, porque soy uno de los más jóvenes"

P. Viene de una de las canteras más importantes de España como es Mareo, donde sin duda habrá aprendido mucho. Quizá en Sestao podrá aprender aspectos diferentes del fútbol en un vestuario lleno de gente veterana y donde usted será uno de los más jóvenes…

R. Cada año es diferente y éste cambia mucho para mí. De todo se aprende y seguro que en Sestao conseguiré progresar con la ayuda de todos. El año pasado yo era uno de los mayores del vestuario, y me tocaba hablar y mandar a veces a los demás. Ahora me toca callar y escuchar para aprender, porque soy uno de los más jóvenes y no tengo tanta experiencia, aunque si me toca hablar y hacer alguna observación en el campo a mis compañeros la haré.

FOTO: Iova García

P. El domingo empieza la liga y el Sestao lo hace en Las Llanas, cuyo césped aún no ha pisado como jugador. No sé cuánta gente solía ir a ver los partidos del Getafe B o del Sporting B, pero ahora va a comprobar el calor de una afición diferente a los seguidores de un equipo filial. ¿Es de los que piensa que ese ánimo ayuda al futbolista a rendir mejor o no se deja influir para bien o para mal por el ambiente?

R. Las Llanas es un campo muy bonito, de hierba natural, y me han comentado que suelen venir más de mil personas al campo cada partido, cuando en Getafe o Gijón la media era de unos 200. Por supuesto el ánimo de la afición influye en ti, te hace correr más. Yo lo he vivido con 35000 aficionados apoyando en Marruecos, y te hacen correr más que nunca, o el día que fui convocado contra el Lyon con el PSG y sentías el calor de los que se habían desplazado. Un campo con ambiente te cambia mucho. Ya tengo ganas de que llegue el domingo, empezar a jugar y brindarles la primera victoria.

P. ¿Se atreve a apostar por su titularidad en este primer partido o aún es pronto?

R. Todavía es pronto. Queda casi una semana, muchos entrenamientos, ver el momento de forma en el que llegamos…Toca seguir trabajando duro y que sea el míster quien decida.

VAVEL Logo