Efemérides Segunda B: "El día que el Real Madrid visitó Las Llanas" (II)
Primi perseguido por Sanchís en un lance del partido,

Pocos jugadores como Primitivo Soto Sáez pueden encarnar mejor el papel de leyenda en el fútbol de Sestao, ya que a su innegable calidad futbolística, reconocida por propios y extraños, añadía la condición de ser un obrero más del pueblo, con quien fácilmente se identificaban los aficionados de Las Llanas. Nacido en 1955 en la vecina localidad de Portugalete, ‘Primi’ compaginó pronto su afición al fútbol con su ocupación laboral. A los 14 años empezó a jugar en los juveniles del San Pedro de Sestao, a la vez que entraba en la escuela de maestría de una fábrica. Tras cinco temporadas en el Gernika, daba el salto a la Cultural Leonesa, un equipo con aspiraciones dentro de la Segunda División B, y para cuyo fichaje tuvo que pedir una excedencia en la empresa. Tres temporadas después, y ya con 26 años, Primi regresaba a la Margen Izquierda y a su oficio de calderero, al tiempo que aceptaba la oferta del Sestao, según él mismo decía entonces “por afición.” En el equipo verdinegro se mantendría 7 años, los tres primeros en Segunda B, hasta que la temporada 84/85, tras acabar como pichichi del equipo, consigue el ascenso como campeón del grupo I.

Partícipe directo de la época dorada del Sestao Sport en Segunda División, el hecho de no llegar siquiera al 1’70 de altura nunca fue óbice para que Primi ocupara un papel destacado como goleador y generador de peligro en un fútbol tan físico como el norteño. Reacio a imitar la aventura de tantos compañeros que aprovecharon el River como trampolín, permanecería en Las Llanas, hasta que en el verano de 1990, tras no renovarle el Sestao, elegía a un histórico Arenas de Getxo para disputar su última temporada en activo.

En la actualidad, prejubilado, Primi ejerce como entrenador y coordinador de fútbol base del Asti Leku, al tiempo que colabora con programas deportivos de la cadena local Tele 7 y con la Asociación de Veteranos del Sestao.

PREGUNTA. Ha pasado la friolera ya de 27 años de aquella histórica visita del Madrid a Las Llanas. En aquel entonces debería pensar que es de esos momentos que hay que guardar para contárselo a los nietos.

RESPUESTA. Lógicamente sí. Llevaba ya tiempo jugando al fútbol y tuve muchos momentos buenos y dignos para recordar. Nosotros en el Sestao éramos jugadores modestos, muy modestos, sin apenas proyección mediática, y sin el boom que habríamos tenido hoy. La posibilidad de que te tocara en la Copa un equipo grande era incluso más difícil que ahora. Es cierto que, sobre todo por criterio de proximidad geográfica, ya nos habíamos enfrentado en más de una ocasión al Athletic, o a la Real Sociedad. Pero el Barcelona o el Madrid era como si le tocara la lotería al club, y por extensión al pueblo.

P. Es de suponer que nada como la emoción del partido, pero ya la previa tuvo que ser digna de recordar en aquel vestuario. ¿Cómo se vivió el sorteo antes y después de conocerse que les tocaba el Real Madrid? ¿Dónde y cómo se enteró Primi?

R. Pues se vivió con la lógica ilusión de que nos tocara uno de los grandes, tanto por el prestigio que suponía para los jugadores, como por la posibilidad de hacer caja con la taquilla para el club. La expectación fue tal que en el partido había gente sentada encima de los tejados de tribuna. Yo compaginaba mi actividad deportiva en el Sestao con mis ocho horas de trabajo en la empresa, y coincidió con mi jornada laboral. La noticia llegaría por la radio y mis compañeros de fábrica se encargaron de transmitirmela. Imagina la euforia, el ambiente en ebullición… Es ahora y confieso que se me pone la carne de gallina de recordarlo.

P. Hay que recordar que el River de esa época, con el presupuesto más humilde de la categoría, acababa de quedarse a un paso del ascenso a Primera, convirtiendo Las Llanas en un fortín en las eliminatorias de Copa del Rey y Copa de la Liga que les emparejaban a equipos de superior categoría. ¿Se podría afirmar que el Sestao Sport podría equipararse al Eibar de la actualidad?

R. No es exactamente lo mismo, porque lo que ha hecho el Eibar ascendiendo consecutivamente de 2ªB a 1ª División es impresionante. Sin embargo, hay que destacar que en aquella competición que existía en esa época llamada ‘Copa de la Liga’ fuimos campeones de 2ª B y la temporada siguiente nos ganamos el derecho a participar con los equipos de Primera. Eliminamos a Las Palmas, Sporting, Sevilla y caímos ante el Atlético de Madrid tras vencerles en Las Llanas por 3-2 y perder en el Calderón por 2-0. La verdad que fue una trayectoria muy llamativa en aquella competición.

"Siempre le recrimino a Jabo haberme dejado en el banquillo aquel partido"

P. Para quienes no conocieron aquella época, hay que señalar que aquel Real Madrid de la ‘Quinta del Buitre’, salvando las distancias, tenía poco que envidiar al de los “galácticos” o al actual campeón de Europa. Era el ‘coco’ del bombo, pero no pasó del empate en Las Llanas, a pesar de que no escatimaron en alinear a la mayoría de sus titulares.

R. Buyo, Chendo, Camacho, Sanchís, Michel, Hugo Sánchez…todos ellos jugaron contra nosotros, y su banquillo también era un lujo. Recuerdo que en el partido de vuelta Santillana, que era uno de los mejores cabeceadores que ha tenido la Liga, salió de capitán conmigo. aunque, la verdad, nosotros les hicimos frente con un equipo muy competitivo, con muchos jugadores que luego hicieron carrera en equipos de Primera como Ribera, Herrero, Albistegi, Sabin Bilbao…

P. Su participación en el partido se produce desde el banquillo, saltando en el minuto 54 sustituyendo a Richi Arrien. Curiosamente protagonizó la oportunidad más clara del partido. ¿La recuerda?

R. Cada vez que tenemos una comida o reunión de los veteranos con Jabo Irureta, sale a colación entre bromas el tema y siempre le recrimino haberme dejado en el banquillo aquel partido. Yo por aquél entonces era titular habitual, y, Jabo, por cuestiones tácticas, decidió apostar por otro tipo de jugador de inicio. Era una oportunidad única para mí, y no poder salir de titular, como capitán, ante mi afición, reconozco que fue algo que me dolió en ese momento, aunque quizá luego me compensó con la titularidad en el Bernabéu. Sobre la jugada en concreto, claro que la recuerdo; es más, la tengo guardada en video. Desgraciadamente no pude batir a Buyo, y, aunque en su momento se reclamara como penalti, honestamente he de reconocer que el portero del Real Madrid me ganó la partida.

P. ¿Le pidió la camiseta o la intercambió con algún jugador merengue?

R. En Las Llanas le pedí en el descanso la camiseta a Michel y tuve la suerte de que me la diera al final del partido. También recuerdo que Butragueño me dio una foto personal para el recuerdo. Dos o tres jugadores al menos se quedaron también esperando algo en la puerta del vestuario. Hay que tener en cuenta que era como si nos enfrentáramos al Madrid de Cristiano ahora, y se notaba la diferencia abismal de presupuesto y categoría entre los equipos. Se me viene a la cabeza los vestuarios del Bernabéu en el partido de vuelta, ver salir a Chendo y compañía con los batines blancos del club, y pensar cómo se habrían sentido a su vez ellos en nuestro pequeño y humilde vestuario de Las Llanas.

"Le pedí la camiseta a Michel, y Butragueño me dio una foto"

P. Lamentablemente el partido quedó para la historia del fútbol por el lamentable incidente del botellazo a Hugo Sánchez. ¿Cómo lo vio Primi desde el mismo césped?

R. Fue una jugada que me pilló lejos, en el otro área, ya que yo estaba en punta y la acción se produjo en el fondo donde atacaba el Real Madrid. Sólo pude ver a Hugo Sánchez ya en el suelo. Agredir a un jugador es la mayor muestra de antideportividad que puede darse, pero lamentablemente los futbolistas no pueden hacer nada en casos como ésos. Fue algo muy desagradable para todos, y que enturbió injustamente la imagen del partido y del propio club.

P. Este año, si el Sestao River hubiera pasado de ronda, el camino de los cruces habría deparado un hipotético enfrentamiento contra el Real Madrid. ¿Cree que habrían cambiado mucho las cosas con respecto a la eliminatoria que tuvieron la suerte de jugaron ?

R. Sin duda. No sólo por la diferencia de categoría, que ahora incluso es mayor. También por el pueblo, por el tipo de jugadores…Sería un gran acontecimiento, con más repercusión, pero distinto.

P. Efemérides como ésta nos hacen recordar que en apenas 14 meses se cumplirán 100 años de la fundación del Sestao Sport Club. Es de suponer que como representante de la Asociacion de Veteranos están al tanto de la celebración del centenario y que desde todas las partes implicadas algo se proyectará hacer.

R. Sinceramente es algo de lo que aún no tenía constancia. Ni por la parte de la Asociación ni por la del Club hay nada aún. De todas formas me parece una iniciativa importante, sea quien sea quien la acometa, porque el Sestao Sport ha sido algo importante en la historia del pueblo.

(Fotografías e imágenes: Asociación de veteranos del Sestao; Don Balón).

VAVEL Logo