Una jornada decisiva
Fuente: UEFA.com

Cuando se conocieron los rivales los que se tendría que enfrentar el Athletic en la fase de grupos de esta edición, la conclusión general a la que se llegó fue que resultaba un grupo parejo pero accesible para los intereses rojiblancos. Así se demostró desde el principio, con un Athletic que le costaba sumar puntos en la liga pero que comenzaba fuerte la Europa League venciendo en San Mamés con comodidad al rival del próximo jueves, el Augsburgo. Desde entonces y salvo la excepción de la derrota en Alkmaar, los leones cuentan sus partidos por victorias logrando nueve de los doce puntos posibles y jugar con tranquilidad los dos últimos partidos de la liguilla.

A parte de la visita a Alemania, al Athletic le quedará recibir al AZ Alkmaar en la catedral, un equipo contra el que demostraron que, a pesar de la derrota fueron superiores. Sin embargo puede que ese partido acabe siendo innecesario en el devenir de la clasificación ya que de ganar el próximo partido el Athletic logrará matemáticamente el pase a la siguiente ronda. El panorama incluso podría ser mejor si el Partizan no consiguiera la victoria en su visita a Holanda porque de ser así, la primera plaza del grupo estaría adjudicada para los leones. La quinta jornada de las fases de grupos suelen ser definitorias para la clasificación, el margen de error se acaba y los equipos están obligados a ganar.

Grupos siempre asequibles

Desde que la UEFA como competición pasó a llamarse UEFA Europa League, el Athletic ha disputado cinco ediciones contando la actual, cuatro de ellas desde la fase de grupos y la del año pasado empezando directamente desde las eliminatorias tras caer en la fase de grupos de la Champions.

Aitor Ocio pelea con Pizarro, en la Europa League 2009-2010. | Foto: Athletic.

La temporada 2009/2010 con Joaquín Caparros en el banquillo, el Athletic quedó encuadrado en el grupo L junto al Werder Bremen, Nacional de Madeira y el Austria Wien. El gran dominador de aquel grupo fue el Bremen alemán y por detrás se clasifico el Athletic con 10 puntos de 18 posibles. Los bilbaínos terminaron sus deberes precisamente en la quinta jornada de la liguilla al vencer a domicilio 0-3 al Austria Wien. De esa manera la última jornada fue un partido sencillo que el entrenador de entonces aprovechó para hacer pruebas y ver debutar a jóvenes promesas como Jonas Ramalho.

Dos años después y ya con Marcelo Bielsa de entrenador, el Athletic logró la primera plaza del grupo F en el que se encontraban equipos como el PSG, RB Salzburg y Slovan Bratislava. Al finalizar la quinta jornada los de Bielsa no solo estaban clasificados sino que eran líderes matemáticamente. Vencieron cuatro de los cinco primeros partidos y pudieron tomarse el último partido de la liguilla en París, como un banco de pruebas para próximas citas. Aquella temporada fue histórica para la parroquia bilbaína eliminado a equipos de la talla del Manchester United haciendo gala además de un juego vistoso, rápido y vertical.

Única excepción

Y el último precedente de una fase de grupos fue en la campaña 2012/2013, la única vez que el Athletic fue incapaz de superarla. El equipo venia de hacer una campaña histórica el pasado año y un mal inicio de temporada sumado a la mala suerte y ocasiones falladas en determinados partidos hizo que se quedaran terceros de grupo. Fueron los franceses del O. Lyon y los checos del Sparta Praha los que quedaron por encima de los bilbaínos que ya quedaron eliminados al finalizar la cuarta jornada. Un doble enfrentamiento contra el Lyon con un saldo de cero puntos fue definitivo para un Athletic que de poco le sirvió ganar en la quinta jornada al Ironi Kiryat Shmona, el otro integrante del grupo.

VAVEL Logo