Tocado y hundido
Foto: LFP

El Bilbao Athletic no consigue arrancar esta temporada. Los cachorros continúan sin ganar lejos de San Mamés, lo que les lleva a permanecer en los puestos de descenso.

En su visita a Butarque, los pupilos del Cuco Ziganda llevaron a cabo una floja primera mitad y lo pagaron muy caro, ya que recibieron el gol de Borja Lázaro. No obstante, el conjunto rojiblanco tuvo opciones de firmar las tablas, pero una vez más, salieron a la luz sus carencias ofensivas. 

Un Bilbao Athletic muy flojo

Butarque estaba preparado para acoger un partido especial. Tanto los aficionados madrileños como los vizcaínos comenzaban a ocupar sus asientos esperando un gran espectáculo. 

El Leganés, sabiendo de su potencial en los encuentros en su feudo, saltó al terreno de juego con mucha energía, buscando poco a poco inquietar a Remiro. Por su parte, el Bilbao Athletic comenzó el encuentro demasiado desorganizado, lo que llevaba a cometer muchas imprecisiones. Aprovechando la mala salida de los chachorros al campo, Toni Dovale dispuso la primera ocasión del partido merced de un disparo raso que se marchó por muy poco por la línea de fondo.

El Bilbao Athletic se vio superado por la intensidad del Leganés

A partir de ese momento, el equipo blanquiazul se vino arriba, lo que les llevó a asediar sin descanso la portería de Remiro. Omar Ramos, Szymanowski y Toni Dovale se habían convertido en un quebradero de cabeza para la zaga del Bilbao Athletic. No obstante, la tropa de Ziganda intentaba rearmarse sin demasiada fortuna. El entendimiento entre los cachorros era escaso, lo que convertía a Jon Ander Serantes en un mero espectador del partido.

Un ritmo marcado por el Leganés

El CD Leganés, por su parte, continuaba incansable. Omar Ramos fue el siguiente en avisar gracias a un fuerte disparo que se estrelló en la madera, arrancando suspiros y lamentos a la afición local. Si Serantes prácticamente no tocaba el balón, Alex Remiro no cesaba de salvar a los suyos, lo que llevaba al filial bilbaíno a la desesperación. El cancerbero rojiblanco trabajaba más de lo debido y su gran estirada evitó que Toni Dovale se adelantara en el marcador a la media hora de partido. Bien es cierto que el que la busca al final la acaba encontrando y sin duda, eso fue lo que le ocurrió al Leganés. La insistencia del club blanquiazul se vio recompensada con el testarazo de Borja Lázaro que hizo que el cuero se colara en la portería del Bilbao Athletic sin piedad.

Borja Lázaro fue el encargado de batir a Remiro

El filial del Athletic comenzaba a estar tocado y hundido, mientras el Leganés aumentaba sus ánimos. Así, los locales se convirtieron en una apisonadora ante un pobre Bilbao Athletic. A pesar de que la primera mitad acabó con una falta a favor de los visitantes, estos no lo supieron aprovechar y los 22 futbolistas se retiraron al túnel de vestuarios. 

Reacción tardía

La salida de nuevo al campo sirvió para que los cachorros intentaran meterse en el partido. Villalibre merced de un cabezazo cerca estuvo de dejar el partido en tablas. No obstante, el Leganés respondió con un contraataque que también pudo acabar en gol, pero para desgracia de los locales, Borja Lázaro mandó el cuero por la línea de fondo.

El Bilbao Athletic había salido diferente tras los minutos de descanso, gracias también a un nuevo sistema impuesto por Ziganda que daba a los rojiblancos más velocidad. Una internada de nuevo de Villalibre hizo que la zaga blanquiazul se pusiera nerviosa y Albizua junto con Serantes estuvieron muy cerca de meterse un gol en propia puerta. Esa era la actitud que debía tener el Bilbao Athletic si quería mejorar la imagen. El partido comenzó a pausarse, pero seguía siendo el Leganés el que llevaba la batuta del partido.

Villalibre estuvo muy cerca de empatar el partido

Casi como ocurrió en la primera parte, el conjunto pepinero volvía a crecerse y Gabriel fue el encargado de volver a avisar al Bilbao Athletic de que no debía dormirse. El partido se convirtió en un choque de centro de campo, el Leganés buscaba salir al contraataque, mientras el Bilbao Athletic no acababa de dar un paso al frente. El conjunto local volvió a encontrar una situación de peligro gracias a un buen disparo de Candela, que tras un rechazo de Remiro, es mandado por Borja Lázaro por encima del larguero. Volvía a avisar el Leganés sin tregua.

La siguiente acción de peligro volvió a llevar el sello pepinero. Un disparo de Gabriel fue bloqueado muy bien por el cancerbero rojiblanco, evitando el que hubiera sido el que hubiera sido el gol determinante para cerrar el encuentro.

El Bilbao Athletic no creaba peligro y tras armar la jugada, el último pase siempre era atrapado por un jugador blanquiazul. Guarrotxena no cesaba de intentarlo sin demasiada fortuna. El "7" del Bilbao Athletic logró poner un buen remate, pero pos desgracia para los visitantes, se marchó demasiado alto.

El Bilbao Athletic no estaba muerto, pero si moribundo, lo que hacía que en los últimos compases del partido no se acercara a la portería de Jon Ander. El Leganés cerca estuvo de sentenciar al final, pero en un dos contra uno, no se lograron entender y finalmente la jugada se quedó en un susto. Nada parecía salvar a un Bilbao Athletic que veía como seguía siendo castigado en sus visitas lejos de San Mamés, mientras el conjunto madrileño continuaba invicto en su feudo.

VAVEL Logo