El Celta se lleva un partido loco
Foto: La Liga

Tres jornadas después, el Celta vuelve a sonreír. No sin sufrir, los gallegos rompieron la peor racha de derrotas en lo que va de Liga venciendo al Levante, colista de la Liga BBVA por cuatro tantos a tres en un partido loco. Igualado desde el comienzo, el Celta tomó el mandó del partido en la primera parte ante un Levante combativo y dispuesto a sacar un buen resultado de Balaídos. Pese al deplorable estado del césped, el Celta recuperó la velocidad en la circulación de balón, y el equipo burlaba la presión levantinista con buenas combinaciones al primer toque, aunque sin generar demasiado peligro sobre la meta valenciana. Sin demasiados sobresaltos, los levantinistas aguantaban el empate merced a un gran trabajo defensivo, aunque sin renunciar a salir con la pelota jugada en ningún momento.

Doblete de Guidetti

Tras media hora de partido, llegó el mazazo celeste. Eran los mejores minutos del Levante, y sin embargo: fútbol. Tras una buena combinación entre Orellana y Aspas, el de Moaña apuró línea de fondo y puso el balón para que Guidetti rematase a placer desde el punto de penalti. Titularidad en Liga y gol de 'Thor'. El Celta abría la lata, y llegaba su momento. Con todavía diez minutos por delante hasta llegar al descanso, los gallegos olieron la sangre, y cinco minutos después, llegó el segundo. Un balón a la espalda de la defensa de Wass le cayó a Guidetti y llegó el segundo martillazo. Sin apenas espacio, el sueco se inventó una vaselina que superó la salida de Mariño y que lamió el poste antes de entrar. Doblete de Thor y Balaídos a sus pies. El Celta encarrilaba un partido incómodo con sus dos primeros disparos a puerta y se iba al descanso con todo de cara para romper una racha de tres derrotas consecutivas en Liga, dos de ellas, en Balaídos, donde tan solo había sumado 14 de los 30 puntos disputados en la Liga.

Con la reanudación el Levante salió con ganas de recortar distancias, adelantando líneas y tratando de llevar el peso del encuentro. Sin embargo, la ocasión más clara de ampliar distancias la tuvo Orellana tras un gran pase de Guidetti que el chileno no supo definir ante Mariño. Al igual que había ocurrido en la primera mitad, poco a poco el ritmo lo marcaba de nuevo el Celta. Orellana estaba en todas, y y la movilidad de Aspas en ataque ocasionaba estragos en la defensa levantinista. El tercero estaba al caer, y llegó tras una jugada personal de Aspas, que encaró y rompió a David Navarro por velocidad y definió a la perfección con un disparo cruzado ante el que nada pudo hacer Diego Mariño. Orellana pudo hacer el cuarto con un disparo a contrapie que rechazó Mariño, y Berizzo dio entrada a Josep Señé en lugar del bigoleador Guidetti, que se llevó la ovación de Balaídos.

Desconexión y déjà vú

Pese a que Orellana tuvo el cuarto, el tercer gol relajó en exceso a un Celta que estuvo a punto de pagarlo. Un gran centro de Camarasa desde el costado derecho lo cabeceó Deyverson aprovechando su altura ante un Sergio que se quedó a media salida. Sin apenas tiempo para reaccionar, llegó el segundo visitante. Pedro López empalmó una volea y sorprendió a Sergio. Más de media hora por delante y todo por decidir. El segundo del Levanté asustó al Celta, que por primera vez en el encuentro perdía claramente la iniciativa. Berizzo dio entrada a Radoja por un desfondado Théo Bongonda, que sigue acumulando minutos en primera.

Los minutos pasaban y podía pasar cualquier cosa. Aspas tuvo el cuarto, pero su disparo se marchó al lateral de la red. También la tuvo el Levante en un calco del primer gol de Deyverson, aunque Sergio Álvarez rechazó el cabezazo del brasileño. Balaídos animaba, pero el empate a tres goles ante la Unión Deportiva Las Palmas después de ir 2-0 y 3-1 arriba a principios de temporada sobrevolaba el estadio.

Rubi arriesgó, era el momento del Levante y dio entrada a Ghilas en lugar de David Navarro. El Levante pasaba a jugar los últimos minutos con tres centrales, y a seis del final llegó el cuarto tanto celeste. Señé vio entre líneas a Aspas, que retuvo la pelota y le cedió la pelota a Orellana para que éste definiese con tranquilidad ante Mariño. Un premio al desparpajo y actitud del Poeta, que en los minutos de más angustia celeste aportó calma y soluciones a su equipo. Cuarto gol, y partido resuelto. Pero no, el Celta siempre ofrece más, y en un nuevo despiste defensivo, Morales puso el tercero, aprovechando un balón muerto que dejó Sergio. 4-3 y a sufrir un poquito más. Cinco minutos largos en los que el Levante apretó, pero que no fueron suficientes para empatar un encuentro que tuvo perdido y que sin embargo luchó hasta el final.  

VAVEL Logo