Una fiesta del fútbol con emoción hasta el final
Imagen: Marc González - VAVEL

CE Sabadell y FC Barcelona B se veían las caras en la Nova Creu Alta con la Copa Catalunya en juego. Los de Gerard López llegaban al choque tras imponerse en su visita a las Islas Baleares, un partido en el que derrotaron al último clasificado en la tabla, el Llosetense por 0-2. No así los locales, que no pudieron pasar del empate frente a uno de los equipos afincados en la parte alta de la tabla, el Lleida Esportiu (1-1). 

Los aficionados arlequinados se aferraban a los suyos para conquistar, por primera vez desde su fundación, el título que los conviertiera en campeones de Cataluña. Un torneo menor, pero que hacía especial ilusión. Y la Nova Creu Alta no falló: casi 7.000 personas se congregaron para llevar en volandas al CE Sabadell hasta la victoria. En los alrededores del estadio se respiraba un ambiente agradable ante lo que se presumía como una verdadera fiesta del fútbol. 

Una accidentada primera mitad

El pitido inicial deparó unos primeros diez minutos algo trabados, con muchas interrupciones y poco fútbol. No obstante, los locales tuvieron una clara ocasión para adelantarse en el marcador, pero el disparo de Pirulo no fue certero. Antes de llegar al primer cuarto de hora, Dani Romera caía lesionado tras disputar un balón dividido con un defensor del conjunto local y Cámara notaba unas pequeñas molestias en su pierna izquierda. Mientras éstos seguían probándose, puesto que era un partido que nadie quería perderse, el colegiado detenía momentáneamente el encuentro para rendir homenaje a la figura de Johan Cruyff, uno de los hombres más importantes de la historia reciente del club azulgrana que fallecía tras no poder superar un cáncer de pulmón hace apenas una semana.

Posteriormente, Salva Chamorro entraba por Dani Romera y Ros hacía lo mismo seis minutos más tarde por Cámara. Los de Gerard López intentaban tener el balón en su dominio tratando de dar velocidad a la circulación de la pelota. El CE Sabadell, por su parte, aprovechaba las pérdidas azulgranas para montar rápidamente el contraataque. Pirulo y Marc Fernández dispusieron de dos aproximaciones peligrosas con sendos disparos desde fuera del área que se marcharon ligeramente desviados. Unos minutos más tarde, Rafa Mújica, joven jugador del Juvenil A que se vio desplazado al costado derecho con la entrada de Salva Chamorro, tuvo hasta cuatro ocasiones de gol en apenas 15 minutos, tres de ellas muy claras para adelantar al filial azulgrana en el electrónico. Sin embargo, no estuvo preciso en la definición.

La respuesta local llegó dos minutos más tarde con una internada de Marc Fernández por banda derecha que solventó Godswill enviando el esférico a saque de esquina. Alberto Perea se retiraba a los vestuarios con problemas físicos para dar entrada a Quintillà, lo que suponía el tercer cambio obligado en el conjunto azulgrana. Cuando la primera parte agonizaba, Salva Chamorro aprovechó una gran asistencia de Mújica para inaugurar el casillero. Sin embargo, el tanto no subió al electrónico debido a que el propio Salva Chamorro estaba adelantado. 

Dani Romera, Cámara y Alberto Perea, tres sustituciones obligadas en el primer tiempo

Un tempranero gol arlequinado

Transcurridos los primeros cinco minutos de juego en la segunda parte, el CE Sabadell se ponía por delante en el marcador gracias a un gran disparo de Sandro dentro del área pequeña a pase Manel en el que nada pudo hacer Ortolá. Fue entonces cuando Gerard López reaccionó e introdujo a Robert Gonçalves, que debutaba con el filial azulgrana, y Carbonell, jugador del Juvenil A. Miguel Álvarez, por su parte, introducía minutos más tarde hasta tres jugadores para asegurar la victoria arlequinada. Los de Gerard López seguían tratando de dominar a través de la posesión, una posesión estéril puesto que apenas inquietaba el arco defendido por Sergi más allá de alguna jugada puntual a balón parado.

Los locales esperaban replegados atrás con las líneas muy juntas de manera que los azulgranas no pudieran combinar con facilidad. Eloy dispuso de una ocasión para sentenciar el encuentro, pero su disparo terminó en las manos de Ortolá, que consiguió detener sin excesivos problemas. La igualdad fue la tónica habitual de gran parte de la segunda mitad, sin ocasiones claras para ninguno de los dos equipos. Con la tensión propia de una final, el partido entraba en la fase de los últimos diez minutos, donde todo estaba en el aire: los azulgranas cada vez llegaban con más peligro al área rival mientras que el CE Sabadell resistía. 

La sentencia, en el añadido

Parte de la afición silbó tímidamente cuando el cuarto árbitro mostraba el cartel con el tiempo añadido: cuatro minutos. Tiempo eterno para los locales, escaso para los de Gerard López. Apenas unos segundos más tarde, Forgas anotaba el tanto de la tranquilidad y el estadio comenzaba a festejar lo que era ya un hecho: los arlequinados conquistaban la Copa Catalunya por primera vez. El colegiado ponía punto y final al encuentro y los aficionados invadían el terreno de juego para celebrar el triunfo junto a sus hérores, unos jugadores a los que se les dibujaba el éxtasis en el rostro.

Posteriormente, Sergi Samper recogía el trofeo que certificaba al filial azulgrana como subcampeón y minutos más tarde Agustín alzaba al cielo de Sabadell el título que los coronoba como campeones de Cataluña. Los jugadores no dudaron en hacer una vuelta de honor para festejar junto a todos los aficionados que se acercaron hasta el estadio para disfrutar del choque. 

VAVEL Logo