Resumen Real Sociedad 2015/2016: valoración de los fichajes
Jonathas lamentándose en un partido (Foto: Dani Mullor)

El final de la temporada trae consigo la valoración de los fichajes y en el caso de la Real Sociedad esta no ha sido del todo positiva. Mientras que algunos como Asier Illarramendi o Diego Reyes han cumplido con las expectativas, jugadores como Jonathas o Bruma no han cuajado de la forma esperada. De Eusebio depende la decisión de mantener o no a buena parte de los refuerzos que pidió David Moyes en los inicios de la pasada temporada. 

Jonathas, otra víctima de Agirretxe

El rendimiento del delantero brasileño ha sido cuanto menos decepcionante, llegó con el cartel de gran delantero y hasta la fecha no ha demostrado de lo que es capaz. Su buen hacer en el Elche le abrió las puertas de la Real, muchos ya veían en el ariete brasileño al delantero capaz de ensombrecer a Imanol Agirretxe, pero no ha sido así. Empezó como titular, pero los nervios del equipo y del propio jugador acabaron por costarle el puesto. Agirretxe volvió al once y firmó números de crack, el debate del delantero había terminado antes siquiera de haber empezado. Sin embargo Jonathas volvería a tener una nueva oportunidad aprovechando la fatídica lesión del delantero de Usurbil. 

Los meses de enero y febrero fueron bastante positivos para el futbolista, que poco a poco iba recuperando la confianza. Sus 6 goles en cerca de 2 meses dan fe de ello. Sin embargo, la irregularidad del equipo volvió a jugar en su contra al mismo tiempo que las lesiones volvían a cebarse con él.  Sus números a final de temporada hablan por sí solos: 7 goles, 2 asistencias en 29 partidos. El aficionado valora negativamente uno de los fichajes más mediáticos de esta temporada, y por el que se pagaron poco más de 7 millones de euros. Todo parece indicar que continuará en la Real Sociedad de cara a la próxima temporada, a la espera de que su rendimiento justifique la cantidad desembolsada en el verano de 2015.

Asier Illarramendi, el más fiable

El hijo prodigo regresó a la Real Sociedad tras su frustrado periplo en el Real Madrid, y es de los pocos fichajes que pueden presumir de conseguir el aprobado. El centrocampista de la Real ha sido una pieza fundamental en el once txuriurdin tanto con David Moyes, como con Eusebio. Su calidad está fuera de toda duda, y ha conseguido mejorar la fluidez en el juego de la Real aunque sigue necesitando un escudero que le cubra las espaldas. Bergara, Pardo, Granero… muchos han sido los centrocampistas de la Real que han compartido minutos con él y su rendimiento no ha bajado. Únicamente se ha perdido 5 encuentros en toda la temporada. Su rol ha sido el más complicado, tenía que dotar de identidad a un equipo carente de ella. No lo ha conseguido, pero la Real ha sacado provecho de los pases y la visión de juego del centrocampista de Mutriku. En lo que a números se refiere, Illarramendi ha firmado un gol y un par de asistencias, que engalanan una temporada notable del centrocampista. El regreso no iba a ser fácil, pero Asier ha cumplido con lo esperado. Ni más, ni menos. Lo esperado.

Diego Reyes, de menos a más

El central mexicano llegaba a San Sebastián con el cartel de gran central, pero no dispuso del feeling necesario para hacerse con un puesto en la zaga. Con Moyes dispuso de minutos al principio de temporada, junto a Iñigo Martínez. Era la pareja titular para el escocés, que durante 8 partidos, pero a continuación la inestabilidad del equipo acabó por jugarle una mala pasada. El defensor mexicano intercalaría partidos, con ausencias en la convocatoria. No parecía estar a la altura de la Real, al menos hasta la llegada de Eusebio que optó por darle otro rol, el de pivote defensivo. En el centro del campo la larga zancada de Reyes sería clave para dar oxigeno a un centro del campo necesitado de un jugador ‘box to box’, Diego Reyes sería ese jugador. Como pivote alcanzó su mejor versión hasta el punto que Eusebio modificó el esquema inicial para darle entrada. No sería un mal refuerzo de cara a la próxima campaña, pero todo queda en manos del Porto. El mercado estival es largo y no sería descartable una nueva cesión o incluso una opción de venta de la que la Real Sociedad pueda sacar provecho.

Bruma, víctima de Oyarzabal

Llegó como una de las promesas del fútbol portugués. Veloz, inquieto, muy vertical y con un regate aceptable. Credenciales que situaban al jugador procedente del Galatasaray en un escalafón elevado del equipo. Dispuso de varios partidos en los que empezó como titular con David Moyes, pero poco a poco la confianza del escocés en Bruma fue desvaneciéndose. El joven extremo portugués acusó la falta de minutos y una serie de decisiones que le señalaban a él como el culpable de las derrotas del equipo. El cambio de entrenador pareció devolverle parte de la confianza perdida, pero la eclosión de Oyarzabal terminó con las aspiraciones del portugués.  El canterano iba ganando minutos hasta el punto de hacerse con un hueco en el once inicial, no había hueco en el once para Bruma que terminó por conformarse con los minutos de la basura, llegando a ser el tercer cambio en más de un encuentro. Sus números en esta temporada son bastante bajos, con tan solo 3 goles  y una asistencia en poco más de 1500 minutos. Llegados a este punto la Real Sociedad debe decidir si ejercer la opción de compra

Oier Olazabal, lejos de Rulli

Par aun portero suplente, su rol es muy difícil de medir. Más aún cuando tienes por delante a uno de los porteros más prometedores del fútbol. Aún así ha dispuesto de tres encuentros para demostrar sus habilidades ante Espanyol, Granada y Getafe, equipos de perfil bajo ante los que Rulli no estuvo por lesión. El balance de goles encajados y los poco minutos no pueden servir de muestra de rendimiento, aún así cinco goles encajados en tres partidos no parece un mal rédito para un equipo sumamente irregular. La Real tiene pendiente hacerse con los servicios de un portero suplente, dado que Oier regresará al Granada. El portero de Irún no sería una mala adquisición tanto en lo económico como en lo profesional, aunque podría ser la oportunidad de Bardaji para acceder al primer equipo.

David Concha, una aventura numantina

Uno de los recién llegados tuvo que hacer las maletas en busca de minutos. El Numancia de Jagoba Arrasate ha sido un buen equipo en el que madurar, allí ha conseguido hacerse con un buen puñado de minutos que le han permitido anotar cinco goles y asistir en un par de ocasiones. Buenos números para un jugador que está adaptándose al fútbol profesional y que en poco tiempo estará preparado para dar el salto a la Real Sociedad. Su buen hacer esta temporada podría asegurarle un hueco en el equipo de la temporada 16/17. Todo queda en manos de Eusebio. 

VAVEL Logo