Centrocampistas azulgranas, bendito dilema
Presentación de André Gomes (foto:VAVEL)

El FC Barcelona parece estar haciendo las cosas bien en este mercado invernal 2016. Las contrataciones están guardando una serie de puntos similares, claros y acordes a lo que la plantilla demanda. Juventud, experiencia al máximo nivel y posibilidades de crecimiento han sido las premisas valoradas en los fichajes. Así han llegado los franceses Digne y Umtiti para rotar en defensa y los talentosos Denis Suárez y André Gomes, que junto al ascenso al primer equipo de Sergi Samper, pretenderán aumentar las opciones en el centro del campo y, posiblemente, varios puestos del ataque.

El triángulo invertido, con Busquets como vértice e Iniesta y Rakitic en los extremos de la base ofensiva, que ha viendo siendo innegociable desde la llegada de Luis Enrique, tendrá ahora tres nuevas piezas a las que intentar encajar de la mejor manera posible para que no se queden en el camino. El saber futbolístico de Samper, Denis y André está fuera de toda duda, pero la competencia en el equipo es feroz y está en manos de Lucho la administración de tantos aspirantes para tres puestos, siendo un total de ocho futbolistas si no olvidamos a los recambios de los que ya se disponía, en las figuras de Rafinha y Arda Turan.

Sergi en el filial (foto:VAVEL)
Sergi en el filial (foto:VAVEL)

Busquets y Samper para el medio centro

En la retaguardia Busquets es absolutamente insustituible a día de hoy. La calma con el esférico, claridad de ideas en la elaboración, contundencia defensiva y el perfecto entendimiento táctico hacen de él uno de los pocos jugadores imprescindibles. Pero lo cierto es que salvo la baza de Mascherano adelantando su posición, cuyas prestaciones son muy diferentes a las que ofrece el español y demanda el conjunto, o las esporádicas probaturas del liviano Sergi Roberto, que acabó afianzándose como lateral derecho, el FC Barcelona ha estado huérfano cada vez que Busquets ha faltado. Desde la ya lejana marcha de Márquez y Touré, las contrataciones para la posición de medio centro posicional han sido fallidas, siendo el fracaso más reciente el del camerunés Alexander Song, quien tras no cuajar y ser cedido acaba de abandonar la disciplina barcelonista a coste cero a falta de un año de contrato. Por ello se ha decidido otorgar ficha del primer equipo al canterano actualmente más notable del que se dispone. Sergi Samper vendrá, hoy, como rotación de Busquets, del que deberá intentar aprender todo y más, ya que seguramente jamás comparta vestuario con un futbolista de su nivel en esa posición. Quizá mañana se afiance y pueda abandonar el papel de alumno para impartir cátedra personalmente a la siguiente generación.

Su toque de balón es exquisito, su visión de juego es rápida y acertada. Coger experiencia, dotes de mando, tranquilidad y dominio gran angular de su ampliazona de influencia en el primer nivel deben ser objetivos claros para él.

Samper es un futbolista de similares características a las de Sergio, aunque algo más vertical en fase ofensiva y menos duro -y corpulento- en defensa, deficiencias que, por tanto, necesitará pulir. En sus inicios actuó como interior, con una función elaboradora pero siendo un complemento de ella, no el centro de la misma. Las últimas temporadas las viene disputando como eje del FC Barcelona B, y ahí es donde se le va a necesitar al máximo nivel. Su toque de balón es exquisito, su visión de juego es rápida y acertada. Coger experiencia, dotes de mando, tranquilidad y dominio gran angular de su amplia zona de influenciaen el primer nivel deben ser objetivos claros para él. El mecanismo de Luis Enrique, volcado al ataque en posesión de balón y desguarnecido atrás en transiciones rivales, es el principal enemigo a combatir por los futbolistas novatos, ya que en construcción no se puede permitir un solo fallo y en repliegue hay que ser inteligente para leer el ataque rival y veloz para corregirlo. En síntesis, Sergi tiene mucho que aprender, le toca bailar con una de las posiciones más complicadas. Lucho haría bien en no dejarlo un año en blanco y apostar por él en partidos de menor entidad.

Arda el pasado año (foto:VAVEL)
Arda el pasado año (foto:VAVEL)

Dos interiores para seis aspirantes

Iniesta y Rakitic a priori volverán a partir como titulares en la campaña 2016/17. De ahí en adelante los cuatro futbolistas que pueden asaltar sus dominios son de un nivel similar, del máximo. La temporada pasada Arda Turan llegó para ser el relevo de Andrés, tras haber completado un genial año -uno más- con el Atlético de Madrid de Simeone. La sanción de la UEFA que le impidió jugar los primeros meses se unió al elevado nivel de Iniesta en la segunda mitad de la temporada para que Arda acabase jugando mucho menos de lo que se esperaba. Perdió el tono físico a final de año y las veces que participó no pudo dar lo mejor de sí, hecho que se extendió a su participación como capitán de Turquía en la recién finalizada Eurocopa de Francia 2016, donde mostró evidentes mermas físicas y un nivel bastante mediocre. La calidad, obviamente, la sigue atesorando. Mucho va a depender de él, de sus ganas de seguir y participar, de la intensidad que muestre en cada entrenamiento, para que Lucho lo use por encima del resto de alternativas. El resultado final es realmente una incógnita.

Rafinha, elegante toque (foto:VAVEL)
Rafinha, elegante toque (foto:VAVEL)

El pasado curso Rafinha tuvo una incidencia similar a la del turco. Su lesión de larga duración lo alejó de los terrenos de juego varios meses. Lucho siempre confió en él, repescándolo del Celta y decidiendo darle oportunidades en las posiciones de Messi y Rakitic. Este año volverá a ser una pieza importante en el dibujo, aunque se pierde la pretemporada al participar en los Juegos Olímpicos con Brasil, hecho que probablemente vuelva a ser un hándicap. En lo puramente futbolístico lo que el pequeño Alcántara puede ofrecer es bien conocido, y altamente valioso.

Partiendo siempre desde la derecha para intentar influir tanto en la elaboración, con su exquisito toque de balón y facilidad para protegerlo y así dominarlo, como en la finalización, ya que su pasado como falso 9 o como media punta llegador le dotó de facilidad goleadora. Ambas cualidades hacen de él un plan distinto al de Rakitic, quien desde que se hizo con el puesto centró más sus esfuerzos en la labor táctica, el esfuerzo físico y el posicionamiento adecuado, cubriendo las carencias de Messi, por déficit propio, y de Iniesta, por veteranía, en la función de presión intensa tras pérdida de balón, así como tapando toda la zona derecha en los repliegues, como principal escudero defensivo de Busquets.

André Gomes y Denis Suárez, los nuevos

Futbolista de los que ama el balón, que solicita su compañía a cada momento y cuya pasión es servir la última asistencia del delantero.

El primero en llegar fue Denis Suárez, ejecutándose la opción de recompra al Villarreal. El internacional sub 21 es un media punta central de categoría. Futbolista de los que ama el balón, que solicita su compañía a cada momento y cuya pasión es servir la última asistencia del delantero. El sistema del FC Barcelona carece de la figura de media punta único, por lo que deberá actuar en uno de los dos interiores, o bien escorado a banda izquierda. Su técnica, agilidad y plasticidad de movimientos le permite un fácil regate en distancias cortas, por lo que el perfil zurdo es el que mejor le viene, como ya demostrase en su pasado en el Sevilla y el Villarreal. Luis Enrique usará de él tanto para controlar los partidos, ya que da calma y control en tres cuartos de campo, como cuando necesite revolucionarlo, dado que cualquier pase del español puede ser una sorpresa para los defensores oponentes. Antes de la llegada de André parecía que todos sus minutos los compartiría con Arda en la parte izquierda, cuando el míster decidiese que Iniesta necesitara descanso, siendo el futuro de ese interior siniestro absolutamente suyo. Pero el arribo del portugués limita esta rotación y abre, a la vez, nuevos horizontes para Suárez, como se ha podido comprobar en el primer encuentro de pretemporada, donde partió como titular desde el interior derecho asociándose continuamente con Leo Messi y cuajando una excelente partido.

Denis en el pasado (foto:VAVEL)
Denis en el pasado (foto:VAVEL)

André Gomes ha sido el fichaje estrella del mercado estival en el club catalán, habiéndose desembolsado una cifra que frisará los 60 millones de euros de culminarse una serie de objetivos. Con 23 años ha demostrado en Valencia lo que puede llegar a ser. En la Eurocopa que recientemente conquistó su selección comenzó como titular, pero en un equipo de primacía física acabó perdiendo el puesto en el centro del campo.

Pase en corto y en largo extremadamente preciso, tiro lejano con ambas piernas o conducciones de balón en control precio son cualidades sobresalientes. Inteligencia combinativa a nivel de genio.

Gomes es un talento en bruto que posee todas las virtudes necesarias para ser el relevo generacional de Iniesta. Es muy similar a él en multitud de aspectos. Diestro por naturaleza ha conseguido trabajar tanto su pierna débil que actualmente cuesta distinguir cuál de ellas es la más trascendente. Un futbolista que no se amilana ante ningún contrario. Pide el balón y se sabe con calidad suficiente para superar a cualquiera. Pase en corto y en largo extremadamente preciso, tiro lejano con ambas piernas o conducciones de balón en control precio son cualidades sobresalientes. Inteligencia combinativa a nivel de genio.

Quizá sus defectos son los propios de jugadores de este corte. En primer lugar su rapidez mental es mucho mayor que la física, por lo que no es apto para jugar muy escorado a una banda. Sus movimientos son elegantes, no explosivos. Su influencia se mide en baldosas, no en hectáreas. Una personalidad sosegada y serena hace que a veces pase minutos ausente, la cual aparece como la principal de sus carencias. La intensidad defensiva en la presión en posiciones adelantadas, principalmente una vez perdido el balón, es el principal punto a potenciar por Luis Enrique, ya que su físico no es prodigioso y a menudo adopta una actitud de vigilancia posicional sobre presión. Saber cuándo deberá contemporizar la entrada y cuándo arriesgar será la toma de decisión que le hará triunfar o caer en su periplo barcelonista.

Puede jugar en cualquier puesto del centro del campo. Como relevo de Busquets también encajaría, aunque la contundencia, como se ha citado, no es su fuerte. Influye más, como Denis o Arda, partiendo desde la izquierda. En los partidos que juegue en lugar de Andrés el FC Barcelona ganará en tiro lejano, aunque perderá ese capitán al que recurrir. El potencial de Gomes sólo podría ser frenado por él mismo, por su propia mente; ningún entrenador o equipo será definitorio en su consecución del éxito o su acercamiento al fracaso. Si Luis Enrique consigue que se solidarice con el compañero en las exigentes tareas defensivas, que cada entrenamiento sea para él como el último día de su carrera, André Gomes será el crack que con la marcha de Xavi y la pronta de Iniesta han andado buscando en la Ciudad Condal.

André Gomes con Portugal (foto:foromadrista)
André Gomes con Portugal (foto:diariomadrista)

VAVEL Logo