Entrevista a Aday Benítez: "El equipo engancha a la gente"
Aday Benítez en una internada por banda en la temporada 2015-16. | Foto: Edu Duran (VAVEL)

Francisco Aday Benítez Caraballo, "Aday" (16/12/1987, Sentmenat, Barcelona) es uno de los cinco capitanes del Girona FC y un intocable para Machín en el carril izquierdo. A sus 29 años busca llevar al Girona a Primera División después de haberse quedado a las puertas las dos temporadas anteriores. En su tercera temporada en el club se ve con ímpetu y con confianza para lograr el ansiado ascenso y cumplir su sueño de jugar en Primera División.

Pregunta: Vive ya su tercera temporada en el Girona. ¿Qué valoración hace de todos estos años aquí?

Respuesta: La valoración es muy buena, el resultado ya lo dice y todo el mundo lo sabe, aunque nos ha faltado culminar las temporadas. Actualmente estamos en una mejor situación que los otros años. A nivel personal, está siendo una experiencia muy buena desde el primer año, intentando otra vez conseguir un objetivo que es muy difícil pero del que estamos muy cerca.

P: ¿Por qué eligió el Girona en su momento?

R: Hay el condicionante cuando salgo de Tenerife de Quique Cárcel [director deportivo], que le conocía y estaba aquí. Aunque había otras opciones, estoy cerca de casa y tengo mucha confianza en él, así que cuando hablamos nos pusimos de acuerdo muy rápido. Es importante notar esta confianza de venir a un club que, desde aquel momento, crece mucho y que ha cambiado mucho también.

P: ¿Cómo describiría el trabajo con Pablo Machín y todo su cuerpo técnico?

R: Es un trabajo muy intenso, diario y en el que no puedes relajarte, porque somos un equipo muy competitivo, y si pierdes la competencia es fácil salir de los planes. En general hay un buen grupo, estoy muy contento de trabajar con ellos, y al final todo es el sinónimo del éxito.

P: ¿Es el Girona un buen equipo gracias al que se puede aspirar más alto?

R: Becerra, Mata, Sobrino, Álamo, Clerc o Lejeune (estos cuatro últimos a Primera) se fueron de aquí el año pasado. Ir al Girona es estar en un equipo fuerte, un equipo que está arriba y al que todos tienen respeto, un respeto que nos lo hemos ganado nosotros, tanto los jugadores como el propio míster. Aquí es donde yo quiero estar realmente.

P: ¿Cómo consigue el equipo rehacerse año a año después de tantas bajas?

"¿Quién hubiera dicho que alguien podría sustituir a Lejeune?"

R: El equipo se rehace porque Quique Cárcel se maneja muy bien, sabe fichar y cubrir muy bien las bajas, el club crece y los jugadores quieren venir aquí. Los que vienen tienen el mismo nivel que los anteriores e incluso mejor. ¿Quién hubiera dicho que alguien podría sustituir a Lejeune? Llegaron Juanpe o Pablo [Marí], que están cubriendo este hueco y quizás son ellos los que consigan el objetivo de subir a Primera.

P: ¿Qué piensa de la "maldición" del carril izquierdo tras el más que fugaz paso de Menéndez, Saúl y Angeliño en Girona?

"Cuanto más juegue yo, mejor".

R: Es una posición complicada y en la que hay mucha competencia. Todos estos jugadores son muy buenos, pero he tenido la suerte de seguir jugando, y me he lesionado poco, que otros años me condicionó demasiado. Confío mucho en mis condiciones y en mis posibilidades, y eso hace que tenga esta fuerza. En los dos últimos partidos ha jugado Coris por la izquierda, que es un jugador muy bueno y con mucho futuro, y luego está Mojica, que tendrá también sus minutos. Es importante que todos estén enchufados al final de temporada, y a partir de ahí, cuanto más juegue yo, mejor (ríe).

P: Parece ser que este año las lesiones le están respetando. ¿Qué ha cambiado en su preparación?

R: Hemos cambiado cosas, pero otros años también y nunca sabes cuál es el camino positivo. Este año hemos añadido un par de cosas nuevas en las que hay que confiar mucho, y esta constancia antes no la tenía. Esto es una cosa que se aprende con los años y cada año te haces más profesional. A partir de ahí, somos conscientes que puede pasar cualquier cosa, cualquier jugador está expuesto a una lesión en cualquier momento.

P: ¿En qué momento se encuentra el equipo después de tres derrotas consecutivas?

R: Es el peor momento de la temporada, pero es el peor de cualquier equipo de Segunda. Perdimos dos partidos en los que jugamos bien, con diez minutos malos en cada partido que los pagamos muy caros. El tercer partido es el único en el que ellos fueron superiores. El Rayo es un equipo con experiencia y nosotros no estuvimos al nivel de otros partidos. Ahora parece una debacle porque los perdimos seguidos, pero yo tengo confianza en el equipo y en las diez jornadas que nos quedan tendremos partidos buenos y partidos malos.

P: ¿Ve peligrar este segundo puesto o piensa que se trata simplemente de una mala racha?

"Esto también puede ser un inyección de moral para espabilarnos".

R: Todo tiene repercusión, todos pensamos nuestras cosas y se puede crear nerviosismo, pero es lógico y normal. Al final esto también puede ser un inyección de moral para espabilarnos y saber hacer lo que requiere cada momento.

 

P: ¿Cómo hay que afrontar las diez finales que les quedan de aquí hasta final de liga?

"Ahora es como si empezara una liga nueva de solo diez jornadas".

R: Son diez partidos, y ahora es como si empezara una liga nueva de solo diez jornadas. Estamos en una muy buena situación, si quedamos entre los cuatro primeros subiremos a Primera, si quedamos duodécimos (de la hipotética liga de diez partidos), jugaremos el 'playoff'. Sabemos de la dificultad que tiene en esta liga tan igualada.

P: ¿Nota mucha diferencia respecto al ambiente entre el principio de temporada y actualmente?

R: El equipo engancha a la gente, nos encontramos en una situación muy buena. El año que viene podemos estar en Primera, eso implica que la gente se suba al carro y me alegra ver el campo lleno cada semana, pero deben subirse en el carro bueno. Puedo entender que se silbe, pero a la gente que solo ha visto los últimos tres partidos les tengo que decir que intenten ver la parte positiva y que nos anime, que nosotros haremos lo posible para que estén animados.

P: Como carrilero, también le toca defender. ¿Qué opinión le merecen René y Bono, los porteros sustitutos de Becerra?

R: Becerra hizo dos años muy buenos y todo el mundo lo recordará, pero aun siendo un gran jugador le está costando hacer una gran temporada en otro equipo. René y Bono están haciendo un gran año, pero no es fácil compararlos con otro jugador que llevaba más tiempo aquí y tenía una confianza detrás. Estamos contentos con ellos y dentro del vestuario son espectaculares.

P: ¿Qué le diría en estos momentos a la afición gerundense?

R: Transmitir tranquilidad a la afición, que estén con nosotros, que ayuden y apoyen, nosotros nos sentiremos apoyados y todos juntos lo conseguiremos.

A nivel personal

P: ¿Qué recuerda de la eliminatoria FC Barcelona-Hospitalet en la Copa del Rey de 2011?

R: Jugué 45 minutos en casa y perdimos 0-1. Estuvimos "contentos" porque no nos metieron cinco, pero en el Camp Nou nos cayeron nueve, y eso es duro. Al final fue una experiencia muy buena y pude intercambiar mi camiseta con Puyol, que fue un símbolo de muchas cosas.

P: ¿Con qué entrenador se queda en su carrera?

"Las cosas más importantes me han pasado con Pablo [Machín]".

R: Las cosas más importantes me han pasado con Pablo [Machín], aunque el entrenador que más me ha enseñado, por lo que se refiere a aspectos técnicos, es Miguel Ángel Álvarez en Segunda B. Sin embargo, y a pesar de ganar una liga en el Hospitalet, deportivamente con el que estoy a un paso de subir a Primera es con Pablo Machín, y al fin y al cabo todo pesa.

P: ¿En qué cree que debería mejorar y cuál cree que es su punto fuerte?

R: Creo que podría mejorar en el aspecto mental, porque a veces pienso que soy incapaz de hacer algo. Mi punto fuerte es la potencia, tanto en el uno contra uno como en el tiro. A pesar de todo, me considero un jugador bastante equilibrado, no soy ni muy bueno en nada, ni muy malo en nada.

P: ¿Qué jugador ha sido su referente?

R: Mi ídolo es Zidane, pero hoy en día me gusta mucho Iniesta por los valores que transmite. También me gustaban mucho los valores de Beckham, nunca se le vio un mal gesto a pesar de disputar pocos minutos en alguna época de su carrera.

P: ¿Se ve jugando en el extranjero?

"Cabe la posibilidad de que algún día juegue lejos de España".

R: Ahora mismo me veo solo en el Girona, es el club donde quiero estar porque tenemos una posibilidad de estar en Primera. A pesar de esto, sí me veo fuera de aquí porque hay algo más allá y veo jugadores que con una cierta edad valoran mucho estas opciones, así que cabe la posibilidad de que algún día juegue lejos de España.

P: Su plato favorito.

R: Arroz a la cubana. 

P: Explíqueme esto de ser peluquero...

R: (Ríe) Cuando estaba en Tercera y Segunda B compaginaba el futbol con la peluquería. Me hicieron reportajes para la televisión, era mi oficio, me gustaba hacerlo y me dediqué a esto ya que nunca sabes hasta qué punto puedes vivir del fútbol. Por suerte me fue bien en el fútbol, pero aun así, en un futuro me veo retomando las tijeras.

P: Y finalmente, su peor y su mejor momento deportivo.

R: El peor sin duda fue cuando me rompí la rodilla, en Hospitalet y en Tenerife. Pensé que se acababa todo para mí. Y el mejor, son los dos años en Girona en los que he estado a punto de subir, es la sensación de estar a punto de cumplir un sueño, el de jugar en Primera División.

P: Ya para terminar me gustaría pedirle una rápida valoración de la victoria frente al Numancia en Soria.

R: El partido no ha sido el mejor en el que hemos jugado, pero se ganó que es lo importante y lo que nos tocaba hacer.

P: La última y para acabar, ¿Qué incidencia pueden tener las lecciones de Xesco Espar?

R: Siempre va bien cualquier ayuda externa, Xesco sabe mucho sobre esto, pero lo importante somos nosotros, habríamos podido hacerlo igual, pero quieras o no, siempre suma.

VAVEL Logo