Un nuevo tropiezo en un estadio maldito
Óscar Trejo controla un balón en un partido de esta temporada. Fotografía: María Olmo (VAVEL.com)

El conjunto franjirrojo cayó en su visita a tierras oscenses, sumando su primera derrota lejos del estadio del Vallecas. El tanto de Óscar Trejo, desde el punto de penalti, no fue suficiente para traerse botín en forma de puntos de vuelta a Madrid. El tanto del empate lo anotó Aguilera en el minuto 46, y el gol decisivo fue obra de Cucho Hernández, que fue un quebradero de cabeza para toda la zaga rayista durante los noventa minutos.

 Michel no quiso tocar la alineación respecto al encuentro anterior, y apostó por los mismos hombres y el mismo sistema para tratar de vencer en un campo donde, hasta la fecha, ningún foráneo había conseguido meter un gol. Ese dato lo rompió Trejo en lo que tardó en coger un balón peligroso dentro del área, y provocar un penalti. Con una frialdad pasmosa, el argentino lo convirtió "a lo panenka", adelantando a los vallecanos en el marcador.

Sin embargo, a pesar de ir venciendo los jugadores rayistas no supieron interpretar el encuentro. Con los locales teniendo más posesión y colgando muchos centros desde los costados, el Rayo no supo matar el partido con los huecos que dejaban atrás los oscenses, y con la primera mitad casi concluida, Aguilera remató de cabeza en el segundo palo haciendo inútil la estirada de Alberto y empatando a uno. Tocaba empezar de nuevo.

A pesar del mazazo recibido al borde del descanso, los franjirrojos salieron decididos a llevarse los tres puntos, y comandados por Trejo comenzaron a dominar el choque y a llevar mucho peligro sobre la meta de Remiro, que negó en dos ocasiones el segundo tanto de los visitantes con dos grandes intervenciones a Comesaña y Moreno. Sin embargo, todo esto fue desapareciendo del terreno de juego con el cambio de Trashorras por Fran Beltrán, con el que los vallecanos perdieron equilibrio y quedaron expuestos ante los contraataques de los blaugranas. En una de esas jugadas, llegó la remontada local con el gol de Cucho Hernández tras una gran jugada de Gallar, que revolucionó el ataque de los locales desde su entrada al verde.

Desde ahí hasta el final fue un querer y no poder, ya que con la entrada de Chori por Dorado y con tres defensas sobre el campo, la lesión de Baiano dejó partido en dos al conjunto rayista, en el que en ocasiones puntuales Santi Comesaña o Roberto Trashorras tenían que hacer de improvisados centrales. En una de esas el Huesca forzó un penalti, que acabó lanzando fuera Cucho, y que dio unos instantes más de vida a los madrileños, que acabaron en campo contrario el envite pero sin generar jugadas de peligro, certificando su primera derrota fuera de casa de la temporada.

En definitiva, el Rayo mira ya a la próxima jornada liguera, donde recibirá a uno de los equipos más en forma del campeonato, el Valladolid, que visitará Vallecas el próximo domingo a las 16 horas.

VAVEL Logo