Trágico fin del primer acto
Vía CF Villanovense

17 de diciembre. Como cualquier año, la noche cae alrededor de las siete de la tarde en Villanueva de la Serena, es por eso que se alinearon todos los astros a favor del Marbella, por lo que todo les salió a pedir de boca. Como si de una obra de William Shakespeare se tratara, el CF Villanovense no pudo obtener un final más trágico para una primera vuelta efectiva. Un espasmo de frustración y negativismo recorría los cuerpos de todo aficionado del Villanovense cada vez que Leandro, su portero, tenía que recoger el balón del fondo de las mallas. 

Intento fallido

Aunque no fue el principal agente causante del resultado, Iván Ania introdujo una serie de innovaciones en el once titular, debido al alto número de bajas con que contaba la plantilla serona. Esta vez se cambiaba el sistema, sin trastocar la formación, ya que estaba caracterizada por la ausencia de uno de los delanteros, pero se seguía utilizando el característico 4-2-3-1.  El técnico daba descanso a Pedro Beda y subsanaba el problema de la delantera con la aparición de un "falso 9": Jacobo. Así, en bandas caían Annunziata y Luis García, y Kamal pasaba a ocupar la mediapunta. El Marbella mostraba un modificado 4-2-3-1, con dos mediocentros con recorrido libre, jugando uno por delante del otro, y con un mediapunta que hacía las veces de segundo delantero.

Los diez primeros minutos se resumen destacando la alta presión de ambos equipos. Jacobo, haciendo uso de su gran velocidad, y Francis Ferrón, de su potencia corporal. Esto acabó desembocando en una auténtica guerra entre Javi Barrio y el delantero visitante. 

A partir del minuto 20 de partido, el Villanovense disminuyó el nivel de presión, lo que hizo que el Marbella se fuera acomodando y ganando posesión poco a poco. De esta manera, tras dos fallos en la zaga serona, consiguieron plantarse ante Leandro, con gran capacidad asociativa, Narváez y Ferrón.

Aunque no llegaba a ser un completo asedio, las llegadas visitantes prometían más que las de sus rivales, que no veían puerta con mucha claridad. Con esta dinámica irregular y un juego un tanto hostil, llegó el premio para el cuadro andaluz. Al más puro estilo de "Oliver Atom", remataba Carlos Julio un balón tras una jugada ensayada de córner. Pese al extraordinario intento de Leandro por detener semejante trallazo, el tanto subió al marcador y las circunstancias se volvían en contra de los locales. 

Demasiado castigo para los locales

La segunda parte fue un auténtico calvario para los de Iván Ania, que vieron cómo caían derrotados sin pudor ninguno a manos del Marbella. Tres minutos tuvieron los locales para esperanzar a su afición. En dicho tiempo se vio un mayor atrevimiento por parte de los jugadores, pero poco duró.

En el minuto 48, cuando muchos de los aficionados no habían vuelto a sus asientos aun, Catena ampliaba distancias y sumía en la depresión a sus rivales. Calificaba este hecho Iván Ania, en rueda de prensa después del partido, como detonante del resultado final, ya que la dinámica del Villanovense a partir de este momento fue a peor. 

Cual lobo furioso luchaban por cada balón los jugadores del Villanovense. Ya no jugaban con cabeza, ahora eran sus sentimientos los que guiaban  sus cuerpos. No obstante, esta es la parte "injusta" de este deporte.

Se requiere un 100% de concentración para triunfar y así lo demostraron los visitantes, que unos siete minutos más tarde hundieron definitivamente el barco serón con un nuevo tanto. Esta vez el protagonista fue el delantero Francis Ferrón, quien logró liberar toda la tensión acumulada durante las diferentes pugnas con Javi Barrio. El delantero algecireño batió al meta Leandro con una espléndida vaselina. 

Las caras de los jugadores del Villanovense reflejaban unos sentimientos casi imposible de ocultar. El partido parecía sentenciado, pero aun restaban 35 minutos de partido. Iván Ania introdujo tres cambios en el campo con vistas a aguantar este resultado que, aunque pésimo, podía hacerse mayor; pero no obtuvo los resultados que quiso, ya que en el minuto 70 Sergio Narváez sentenciaba el partido en la que fue su casa durante muchos años.

El marcador reflejaba un 0-4 que hacía fiel referencia a lo que se había presenciado en el terreno de juego durante los 90 minutos. El Villanovense sufre así la derrota más abultada en lo que va de temporada y cierra una primera vuelta en la que acaban con 25 puntos en el casillero. El marbella, por su parte, consigue un importante triunfo que lo mantiene en la tercera posición de la tabla

Mejores actuaciones

3 puntos: Francis Ferrón

2 puntos: Luis

1 punto: Javi Sánchez 

VAVEL Logo