Anuario VAVEL Athletic Club 2017: Vesga, de más a menos en San Mamés
Mikel Vesga conduce el balón en un encuentro de la presente Liga Santander | Foto: athleticclub

Mikel Vesga no acaba de caer en gracia a la grada de La Catedral. El canterano, aun habiendo disfrutado de muchos minutos durante el 2017, no parece que vaya a explotar y dar el salto definitivo hacia convertirse en un jugador importante en Primera División.

El año comenzó de manera inmejorable para el mediocentro. El Athletic confirmó su cesión al Sporting de Gijón el 25 de enero. El club asturiano no pasaba por un buen momento, ocupando los puestos de descenso (de los que no saldría ya durante resto de la temporada).

Luciendo el dorsal 22 en su presentación con el Sporting | Foto: realsporting
Luciendo el dorsal 22 en su presentación con el Sporting | Foto: realsporting

Contrastando con la difícil situación del Sporting, Vesga aterrizó con buen pie en Gijón. El joven canterano de Lezama se convirtió en una pieza imprescindible para Rubi, el entonces recién llegado técnico sportinguista tras la destitución del Pitu Abelardo. Mikel disputó 17 partidos en su estancia en el Sporting, 16 de ellos como titular y jugando en su mayoría los 90 minutos. Además fue capaz de marcar un gol en la ajustada derrota de su equipo ante el Real Madrid por 2-3 en El Molinón.

El proceso de maduración del alavés parecía transcurrir por buen camino. Sin embargo, Vesga no pudo ayudar a que el Sporting no acabara perdiendo la categoría tras finalizar la competición liguera en la 18º posición con escasos 31 puntos.

Vesga en un encuentro durante su etapa en Gijón | Foto: laliga.es
Disputando un encuentro durante su etapa en Gijón | Foto: laliga.es

En verano volvió al Athletic Club decidido a quedarse. El futbolista era consciente de la feroz competencia a la que tendría que hacer frente en el mediocentro (Iturraspe, Mikel Rico, San José, Beñat...) pero después de su fructífera etapa en Gijón se sentía preparado para ganarse el puesto.

De hecho, al cachorro se le asignó el dorsal 21 y comenzó la pretemporada con el conjunto bilbaíno. El hecho de que Kuko Ziganda se convirtiera en entrenador del Athletic ayudó mucho a Vesga, ya que ambos se conocían de su etapa en el Bilbao Athletic con el que consiguieron un histórico ascenso a Segunda División en 2015.

Mikel Vesga durante un partido frente al Málaga CF | Foto: gettyimages
Mikel Vesga durante un partido frente al Málaga CF | Foto: gettyimages

El último tercio de año 2017 empezó de maravilla para el vitoriano. De las primeras once jornadas disputó siete como titular. Además, el 24 de octubre firmó su renovación con el Athletic hasta 2021. Todo parecía ir sobre ruedas. El problema estaba en su rendimiento sobre el terreno de juego. San Mamés le achacó su incapacidad para poder manejar el equipo (Beñat no estaba disponible debido a su pubalgia). Además, al compartir titularidad con Mikel San José, la creación en el mediocampo parecía no existir en el Athletic de Ziganda.

La paciencia de la parroquia rojiblanca se fue acabando, como también se acabó la fe que el propio entrenador tenía en un jugador al que conoce tan bien como es Mikel Vesga. Tras el esperpento de los leones en Vigo, que perdían 3-0 a los veinticinco minutos, Vesga desapareció de las convocatorias del Athletic tanto en liga como especialmente en Europa League, donde no ha vuelto a disputar ni un solo minuto con su equipo jugándose la clasificación.

Vesga se estrenó como goleador ante el Sevilla | Foto: athleticclub
Vesga se estrenó como goleador ante el Sevilla | Foto: athleticclub

A pesar de que Iturraspe no está a su mejor nivel desde hace mucho tiempo y que además Beñat sigue renqueante de sus problemas físicos, Vesga ha ido perdiendo posiciones en la rotación de Ziganda. San José sigue, inexplicablemente, siendo el mediocentro más utilizado por el técnico navarro. En segundo lugar aparece un Mikel Rico que ha pasado de estar claramente infrautilizado a ser el alma del equipo gracias al derroche de coraje y pundonor que muestra en cada minuto que está sobre el césped.

En definitiva, 2017 ha dejado luces y sombras en un Mikel Vesga que conquistó Asturias en los primeros meses del año pero que a su llegada a Bilbao, con un nivel de exigencia mucho mayor, no parece encontrar su sitio y comienza a ver como San Mamés no tolera la mediocridad en sus jugadores. Mucho va a tener que mejorar el vitoriano en 2018 para no escuchar su nombre como candidato a salir del club el próximo mercado veraniego.

VAVEL Logo