Esta Liga no va con el Madrid
Gareth Bale y Pablo Hernández disputando un balón durante el encuentro. Fuente: @RealMadrid (vía Twitter)

El Celta de Vigo obtuvo un valioso empate en su feudo ante un pobre Real Madrid. Los de Unzué y los de Zidane empataron a dos en un partido que tuvo de todo. El Madrid se despide -salvo sorpresa mayúscula- de revalidar el título liguero, mientras que el Celta saca un punto que le sabe a victoria.

Era el primer partido en liga de los dos equipos en este año 2018. Zidane no dio lugar a sorpresa y sacó su once tipo -salvo los lesionados Ramos, Carvajal y Benzema-, mientras que Juan Carlos Unzué sorprendió dando entrada a Nemanja Radoja, que no era titular con los celestes desde la segunda jornada del campeonato. 

Trató de empezar fuerte el Madrid con una presión alta, pero fue superior el Celta durante la mayor parte del tiempo. Los merengues se vieron en todo momento poco lúcidos en ataque y con bastantes lagunas en defensa, algo que el Celta supo aprovechar. Los locales, pese a no completar su mejor partido, tuvieron ocasiones de sobra para incluso ganar el partido -incluido un penalti marrado por Iago Aspas-.

El primer gol llegaría por el costado izquierdo del Real Madrid. El Celta se aprovechaba de un tremendo hueco en la zaga de su rival para que Wass se plantase completamente solo delante de Keylor Navas. El danés, con sutileza, picó el esférico por encima del tico -que estaba ligeramente adelantado- y abrió de esta forma la lata. Enloquecía Balaídos, pero poco le iba a durar la alegría a los olívicos.

El Real Madrid no pudo tener mejor reacción de la que demostró. Rápidamente Gareth Bale empataba el partido tras una gran jugada de Toni Kroos. El alemán puso un balón a la espalda de Cabral para que el galés, haciendo gala de su tremenda velocidad, batiera por bajo a Rubén Blanco. No terminaba ahí la cosa, ya que el propio Bale voltearía el marcador tras un centro de Isco desde la parte derecha del ataque blanco. El extremo del Madrid remataba sutilmente un balón al interior de las mallas celestes después de una muy buena asistencia del malagueño.

Poco más ocurriría hasta el término de los primeros 45 minutos. El choque había deleitado al espectador con tres goles en tan solo cinco minutos. Tras el descanso, las cosas cambiarían y el Celta lograría igualar la contienda gracias, en parte, a la pasividad madridista.

El Madrid tiró dos puntos en el segundo tiempo

La ineficacia atrás condenaría al conjunto visitante a no obtener el triunfo en Balaídos. Tras una desastrosa segunda parte de los blancos, el Celta empataría en la recta final del choque gracias a un cabezazo de Maxi Gómez ante el que Keylor Navas poco pudo hacer. Hacía justicia el uruguayo tras un buen centro de Daniel Wass desde la derecha.

Además, el Celta también pudo quedarse con los tres puntos si no llega a ser porque Iago Aspas falló un penalti. El propio futbolista de Moaña era derribado dentro del área por Navas, que posteriormente le pararía el lanzamiento desde los once metros. Hubo polémica, ya que el guardameta blanco se adelantó al chutar Aspas.

Tiempo tendría también el Real Madrid para ganar pese al mal juego: Lucas Vázquez falló una ocasión clarísima en el tiempo de descuento.

Iago Aspas fue el mejor de los suyos, ya que cada balón que tocaba traía peligro. En los visitantes, es difícil destacar quién fue el mejor, ya que todos tuvieron una actuación discreta. Cristiano Ronaldo estuvo poco afortunado.

Tras este empate, el Celta se encuentra decimocuarto en la tabla con 22 puntos -a seis de zona europea-, mientras que los de Zinedine Zidane siguen cuartos con 32 puntos - a 16 del liderato -.

VAVEL Logo