Iniesta, duda para el derbi de Copa del Rey
Andrés Iniesta en el partido disputado contra el Celta | Foto de Noelia Déniz, VAVEL

Andrés Iniesta se ha lesionado. Después de que Ernesto Valverde anunciara el once titular que iba a jugar en Anoeta, un campo que siempre es complicado para los culés, saltaban las alertas sobre Andrés Iniesta, teniendo como esperanza que su sustitución en la alineación por André Gomes, tuviera como única razón la dosificación que tanto necesita el manchego de cara a partidos oficiales y que más que partidos, son retos en la plantilla de un Barcelona que ya ha hecho la mitad de los deberes: ha terminado invicto en derrotas en la primera vuelta de la competición liguera.

Andrés Iniesta tiene una sobrecarga en el sóleo de su pierna derecha y su evolución marcará su disponibilidad para los próximos encuentros. De esta forma, el capitán es duda para el derbi de cuartos de final de la Copa del Rey que el Barcelona disputará contra el Espanyol.

Crónica de una lesión avanzada

En Anoeta no llegó ni a calentar y se confirmaba su lesión tras su entrada en la enfermería del primer equipo del Barcelona, después de haber pasado este lunes una revisión médica. Su baja se une a la de Dembélé, que tras haber estado varios meses fuera de los terrenos de juego, también se ha lesionado y estará unas tres o cuatro semanas de baja. Valverde fue previsor y dejó a Iniesta en el banquillo, a pesar de la adversidad que se presenciaba en el campo y más en una primera parte en la que el Barcelona estaba firmando su primera derrota en la competición tras haber tenido una buena racha.

Andrés Iniesta fue sustituido en el campo por un André Gomes que no terminó de convencer a la afición y que tampoco estuvo tan acertado en el centro del campo. A pesar de que el de Fuentealbilla siempre es esencial en partidos tan complicados como el que se vivió ayer en Anoeta, la situación era la que era y el Barça necesitaba a un constructor en el medio del campo para evitar que el choque se pusiera feo.

El mismísimo Ernesto Valverde intentó disimular la situación para calmar a una afición que aprecia demasiado al capitán y confirmó que Andrés tenía algún problema. Tiempo después, se confirmaba su lesión. La enfermería del Barça comienza a estar llena y la única luz que se ve al final del túnel es la de la recuperación de Coutinho, el perfecto sustituto para un Andrés, que no sólo crea y da juego, sino que destaca por su polivalencia.

 

VAVEL Logo