El mundo femenino en el fútbol en tela de juicio
Carolian Doménech dialoga tras un partido disputado en el que ella misma arbitró | Fotografía: LaLiga

El mundo femenino en el fútbol en tela de juicio

Tras 20 años del debut de la primera mujer en España en poder ejercer como colegiada en un partido oficial, sigue sin haber más de ellas en Primera y Segunda División

martin-tincho
Martín Zamora

La lucha por la igualdad de género, a día de hoy, es una realidad en la sociedad en la que vivimos. Tanto en la vida cotidiana como en el mundo laboral, la presencia de la mujer se antoja necesaria para conseguir el objetivo de una realidad más justa para todos. En el ámbito del deporte esto no pasa desapercibido. A pesar de que el fútbol femenino sea cada vez más influyente en la sociedad y de que sean varios los ejemplos de mujeres dedicadas a la profesión de árbitros, la situación en España es muy distinta a la del resto de países.

Curiosamente, hace 20 años se rompió una de las tradiciones mas antigua de este nuestro fútbol. La colegiada Carolina Doménech Ceballos (Palma, 1076) se convirtió en la primera mujer en nuestro país en poder formar parte del cuarteto arbitral en un Hércules 1-1 Rayo Vallecano de Segunda División. Con tal importancia para el futuro, cientos de cámaras de televisión y grabadoras fueron espectadores de lujo en un hecho que pasaría a la historia. Tras tal expectación generada, Carolina mostraba sus sensaciones al término del partido. “Recuerdo aquel partido del Rico Pérez con nervios, más aún con tanta cámara delante, no sabía ni dónde mirar, pero hoy lo pienso y me siento muy orgullosa”, cuenta la protagonista.

"Tras el caso de Carolina, no se han vuelto a dar casos de trencillas femeninas en Primera y Segunda División, solamente encontrándose en Segunda B"

Tras su primera aparición como cuarta árbitro, la semana siguiente a este partido tuvo el honor de poder ejercer de trencilla principal en el Sabadell-Ontinyent de Segunda División B. Su carrera, extensa al igual que apasionante, terminaría con un total de 60 partidos en la categoría de bronce del fútbol español, entre los años 1998 y 2003, donde no paró de recibir insultos machistas por parte de jugadores, entrenadores y aficionados que arremetían contra ella cuando estaban disconformes con alguna acción polémica señalada por Carolina: “Muchos me decían que me fuera a la cocina y a mí me hacía gracia porque casualmente yo trabajaba y trabajo en una empresa familiar que vende cocinas”, relataba con gracia la ex colegiada.

Su gran salto llegaría en 1999, donde debutó como asistente en Primera División en un Espanyol-Deportivo de la Coruña, años antes de encumbrarse en su trayectoria, pitando como árbitro principal, todo un derbi madrileño como fue el Real Madrid-Atlético de Madrid disputado en el Santiago Bernabéu en el año 2002, aunque con condición de amistoso, que la propia Carolina recuerda con cariño: “Fue un sueño, un gran regalo de Reyes con el campo a rebosar”.

Otro caso famoso de mujer arbitrando fue el de Bibiana Steinhaus, de la Bundesliga | Fotografía: DFB.de
Otro caso famoso de mujer arbitrando fue el de Bibiana Steinhaus, de la Bundesliga | Fotografía: DFB.de

Un gran avance que se vio frenado por la imposibilidad de seguir progresando en este ámbito, haciéndole colgar el silbato en 2003, con tan solo 27 años. Momentos duros para Carolina que vivió con resignación tras no poder alcanzar sus propios objetivos por la propia condición de ser mujer: “Estaba tan cualificada como cualquier hombre para ese trabajo”, expresaba la canaria.

Ahora, como regente de la tienda familiar de cocinas de Palma y como una referente dentro del mundo del fútbol, para todas las chicas que quieran cumplir su deseo de poder participar en Primera División, les anima a luchar por ello y no rendirse jamás, “al igual que haría con cualquier otra profesión”. El feminismo es cosa de todos.

VAVEL Logo