Cádiz CF 1 - 0 Rayo Majadahonda: de tres en tres hasta sin jugar bien
Los jugadores cadistas celebran el único gol del partido. Fuente: La Liga

Cádiz CF 1 - 0 Rayo Majadahonda: de tres en tres hasta sin jugar bien

El Cádiz CF suma una nueva victoria a su casillero en un partido complicado y en el que no ofreció su mejor juego. Los amarillos suman su séptima victoria consecutiva.

jesus-rubio
Jesus Rubio

De tres en tres y ya van siete victorias seguidas. El Cádiz CF suma 21 puntos de forma consecutiva en una racha de ensueño y pasa de los puestos de descenso a los playoffs de ascenso en apenas mes y medio de competición.

Los equipos grandes, los que ganan siempre hasta sin merecerlo a veces es lo que tienen, y el conjunto que dirige Álvaro Cervera empieza a parecerse en este tramo de la temporada a uno de éstos. Los amarillos no tuvieron un juego brillante como ante la UD Las Palmas, ni controlaron el encuentro como ante el Reus, pero aunque suene a perogrullada, consiguió meter un gol más que el contrario y llevarse el gato al agua.

Enfrente se encontró con un Rayo Majadahonda que controlaba la pelota, pero no como se ha visto otras veces en los adversarios del Cádiz, si no que creaban peligro real y acumulaban llegadas al área cadista, aunque afortunadamente sin acierto de cara a portería.

El míster del equipo gaditano tenía la difícil papeleta de suplir a sus dos extremos titulares, por la derecha entraría Agra por Salvi y Álex Férnandez haría lo propio en lugar del canario Jairo por la izquierda. La mayor diferencia sin embargo no sería en ataque, las ayudas defensivas eran menos habituales que de costumbre y los laterales majariegos encontraban espacio para entrar por sus bandas.

La primera ocasión clara del partido era para los visitantes. Un mano a mano clarísimo en el que Cifuentes salía vencedor para desbaratar el 0-1. Álvaro Cervera veía que el Rayo se hacía con el control del centro del campo y cambiaba las posiciones de Álex y el canterano Vallejo. Los de la Tacita de Plata empezaban a merodear las inmediaciones de Basilio y en pocos minutos malograban varias ocasiones de gol claras, sobre todo una de Álex Fernández que remataba con su pierna mala a bocajarro lanzando la pelota por encima del larguero. El luminoso reflejaba un empate al final de la primera mitad.

La segunda parte comenzaba de nuevo con el control del esférico por parte del equipo visitante. El Rayo Majadahonda empezaba a creérselo de verdad y si los cadistas eran los que creaban las ocasiones más claras en la primera mitad, era ellos los que las creaban en la segunda. El partido empezaba a complicarse y en el aire flotaba la sensación de que si alguien se empezaba a merecer los tres puntos, eran los que vestían de blanco.

Antes del minuto 60, Cifuentes recibía un fuerte golpe en la cabeza por el que tuvo que ser atendido varios minutos y Álvaro Cervera aprovechaba para mover el banquillo buscando que sus jugadores despertaran. Romera y Carrillo entraban en lugar de unos voluntariosos pero desacertados Lekic y Agra, por lo que el entrenador cadista volvía a acertar una vez más agitando el partido.

El Cádiz seguía sin inquietar mucho en ataque, pero en un abrir y cerrar de ojos, Manu Vallejo y Romera creaban una pared eléctrica para que este último se colara en el área y disparara raso y potente al palo largo. Golazo del almeriense que volvía a aprovechar sus minutos después de su larga lesión de hombro.

Los madrileños no se vendrían abajo y apretaban con su juego creando peligro en contadas ocasiones. La afición cadista empezaba a morderse las uñas sin dejar de mirar el crono, y el árbitro decretaba nueve minutos de tiempo añadido. El Cádiz intentaba matar el partido como mejor sabe, con una contra, y tuvo varias para cerrar el partido, pero no lo lograrían. El pitido final dejaba el regusto alegre de las victorias trabajadas y difíciles, los tres puntos eran lo más importante.

VAVEL Logo