La Real no arranca
Willian José y Oyarzabal se lamentan en el partido frente al Celta (Foto: Real Sociedad)

La vuelta al fútbol tras el largo parón por el Covid se hace más difícil para los equipos que vienen de jugar maravillas y al volver tienen que mantener el mismo nivel que los equipos que antes del parón no jugaban a nada y ahora necesitan puntos como el comer. Es el caso de la Real Sociedad, tras la reanudación de la Liga, se abre un mar de dudas en la parroquia txuri-urdin. El equipo parece descentrado, poco adaptado, su estilo de juego se ha visto reducido y amansado. Los resultados son malos y los aficionados empiezan a preocuparse, ¿Dónde está la Real pre-confinamiento?

Antes del parón, el equipo donostiarra era cuarto clasificado con 46 puntos. Tras 5 jornadas de fútbol, la Real sólo ha sido capaz de sumar un punto, y ha descendido en la clasificación hasta el séptimo puesto. Un empate y cuatro derrotas, 1 punto de 18 posibles.

El equipo parece haber perdido el rumbo y está descentrado de su estilo juego habitual. Es un equipo que le cuesta generar peligro, que no arranca y se queda estancado en el centro del campo, practicando un juego que no lleva a ningún lado y al que el rival consigue minimizar y reducirlo a una simple posesión. La falta de verticalidad condena a los de Alguacil, que deben de buscar generar más ocasiones para convertirlas en gol. En el encuentro frente al Alavés, los donostiarras no generaron ni un disparo entre los tres palos de la portería alavesista, Si a esto le añadimos la poca entereza en defensa, teniendo un perfil irregular, se queda una Real como la que se está viendo en el post confinamiento, una Real apagada. Ni Oyarzabal, ni Willian José o Isak, ni llorente, y en especial, ni Odegaard están al mismo nivel que antes. El caso del noruego es significativo, el joven centrocampista se ha borrado del mapa, muy diferente a lo que nos tenía acostumbrados esta temporada. Era la sensación de la liga e incluso se especulaba con una posible vuelta al Real Madrid por su buen rendimiento. Precisamente, en el partido contra el Madrid, parecía que al jugador le habían recordado de quien es propiedad ya que se le vio completamente fuera del partido. Es más, en este último partido frente al Getafe,  Imanol Alguacil decidió darle descanso (ya que tenía alguna molestia) y sentarle en el banco para ver si así espabilaba, él o el equipo en general, ya que no fue este el único cambio. Imanol alineó 5 defensas e hizo debutar al joven canterano del Sanse, Pacheco. Aún así, a pesar de los cambios, el papel del equipo fue el mismo que en los anteriores encuentros. Pocas ocasiones, un rival fuerte y presionando y la Real con una posesión estancada.

  • La actuaciones arbitrales no ayudan

Por si la mala dinámica del equipo no es suficiente, las actuaciones arbitrales en cada partido entorpecen más los intentos de la plantilla por sacar esto adelante. La Real Sociedad lleva 7 partidos seguidos en los que se le ha pitado un penalti en contra. El último de ellos, contra el Getafe. Cordero Vega señaló penalti en una acción donde supuestamente Le Normand llega tarde y derriba a Hugo Duro. En realidad, es el mismo jugador del Getafe quien primero pisa al central txuri-urdin y luego cae al suelo. Se añade a una larga lista de errores que obstaculizan el juego realista: penaltis, fueras de juego, faltas sin sanción en el equipo rival, goles anulados... En el mismo partido contra el Getafe, la parroquia donostiarra se quejó por el habitual juego brusco del conjunto azulón, en especial de Damián Suárez que debería haber sido expulsado. El Getafe vio cinco amarillas, pero pudieron (y quizás debieron) haber sido más. A destacar también el partido contra el Real Madrid, donde se pitó un penalti injusto a favor del Real Madrid y se invalidó un gol muy dudoso a la Real, que de ser en el otro área, seguramente, hubiera subido al marcador. Una larga lista de errores en contra de la Real durante estos últimos partidos que hunden más la moral de los jugadores y también de los aficionados realistas.

Han pasado cinco jornadas desde la vuelta del fútbol, aún queda mucho. Resta la mitad de los partidos que quedaban por jugar en el post confinamiento. Seis jornadas en las que la Real debe pelear y luchar por alcanzar el objetivo. Seis semanas en las que el equipo debe hacer un click y cambiar el chip y encontrar la forma de rendir como antes del confinamiento. Imanol Alguacil explicaba en la rueda de prensa previa al partido de Getafe que la ilusión y el orgullo los tenían intactos, y en eso deberán apoyarse para darle la vuelta a la situación. Con confianza y ganas, arrancar de nuevo el motor txuri-urdin será cuestión de tiempo. Como Luis Moya le pidió a Carlos Sainz en el rally de Inglaterra de 1998, ¡Trata de arrancarlo, Imanol! ¡trata de arrancarlo!. Esperemos que el final esta vez sea diferente.

VAVEL Logo