Del Barça de cantera, al de cartera: las dudas tras el intento
Los jugadores del filial azulgrana celebrando un gol durante la presente temporada | Foto de Noelia Déniz, VAVEL

Cada día, la devaluación del proyecto cantera está más avanzada. El sistema basado en la esencia que tanto ha caracterizado al Fútbol Club Barcelona durante tanto tiempo y del que han aparecido verdaderas perlas como Andrés Iniesta, Carles Puyol, Gerard Piqué, Jordi Alba, Leo Messi, Sergio Busquets o Xavi Hernández está sufriendo un desplante por parte de un equipo que ha pasado a pensar más en una estructura basada en los fichajes que, en vez de la propia casa, proceden de grandes equipos y que son conocidos por un despunte que, en ocasiones, supera a la marca Can Barça y que hace que los canteranos se vean mermados frente a unas condiciones que, al parecer, son imparables a día de hoy.

Esta devaluación tiene como antecedente la inflación que está surgiendo de un mercado de fichajes en el que adquirir competencia garantiza la supervivencia.

Al principio de la temporada, con la inauguración del Estadi Johan Cruyff, se presentaba el proyecto de futuro del club como una formación de la que los más jóvenes se tenían que aprovechar para recuperar esa esencia que tanto se está perdiendo.

A su favor, La Masia tiene que si hay algo con lo que cuenta, eso es que no es mero proyecto futbolístico, sino también de formación personal, ya que proporciona a los más jóvenes oportunidades de aprendizaje de cara a la vida en general. Guillermo Amor bien lo sabe. Responsable del fútbol formativo azulgrana junto a José Mari Bakero, integrante del Dream Team de un Johan Cruyff que siempre permanecerá en el recuerdo de la institución y que ya en su día lanzó un mensaje de optimismo hacia todos aquellos jóvenes y niños, cuyos sueños se truncan de cara al panorama que hoy en día se está presentando en el ámbito futbolístico: más cartera y menos cabeza.

El equipo de antes ganaba la posesión, presumía de cantera y despreciaba cualquier otro modelo que se le presentaba por delante.

El Fútbol Club Barcelona de cantera ha dominado en la historia del fútbol con un modelo que ha empezado a resquebrajarse. Con Luis Enrique, cambió ya a un estilo más directo, con Xavi ya en el banquillo y dejando claro una cosa sobre La Masia: no es una fábrica de milagros y, para ganar, también hay que fichar. Y así ha sido. En los últimos años, el Fútbol Club Barcelona ha tenido que reforzarse pagando millonadas por jóvenes extranjeros, conformando un panorama en el que únicamente ha sobrevivido un Sergi Roberto que se ha hecho un hueco de forma merecida y que, a día de hoy, es una pieza fundamental en el once de Quique Setién, al que ya empezó a pertenecer con Ernesto Valverde y Luis Enrique como lateral derecho y como mediocentro, siendo su verdadera posición. Además, Leo Messi es el claro ejemplo a seguir ahora que Andrés Iniesta y Xavi Hernández militan en Japón y Qatar respectivamente.

Un futuro poco claro

¿Qué pasará con aquellos jugadores que hoy en día forman parte de las categorías inferiores del club?

El Barça B que actualmente lidera Francisco Javier García Pimienta ha sufrido una reconversión total. Esto ha pasado ya no por la ausencia de verdaderos estandartes como lo fueron en su día Abel Ruiz o Carles Pérez, que siguieron los pasos de algunos de sus compañeros saliendo de la entidad en busca de más minutos. Que también se lo digan a Carles Aleñá, que cerró su ciclo en el filial en busca de tener más oportunidades en el primer equipo y terminó recalando en el Benito Villamarín. Al igual que él, muchos otros se han tenido que ir a otros equipos por los descartes que han ido surgiendo a lo largo de la temporada y por la competitividad en una cantera que se está viendo reducida.

Es por eso por lo que, ahora, tras la dura derrota que el filial tiene que afrontar después de haber caído en la final de los playoffs que le daban acceso a la categoría de plata, la incertidumbre se ciñe sobre la gestión que se llevará a cabo con los canteranos de cara a la próxima temporada. ¿Tendrán jugadores como Monchu Rodríguez las mismas oportunidades que han tenido Ansu Fati y Riqui Puig? ¿Qué pasará con Álex Collado? ¿Será Ronald Araújo uno de los centrales que dispongan de ficha? Desde luego, hasta ahora, todos ellos han entrado en alguna convocatoria de Quique Setién, pero sus ausencias en los onces no terminan de verse del todo claras. Mucho menos la del capitán del filial, que, en la presente temporada, ya ha marcado diez goles y ha sido determinante en el final de curso que se ha marcado una plantilla que, de no contar con más confianza, apunta a sufrir una metamorfosis marcada por la esperanza que todavía reflejan los jugadores del Juvenil A.

VAVEL Logo