Viajes a la 'Luna'; gratis
'Ivi' en un entrenamiento con el Levante / Fuente: levanteud.com

Ante la necesidad, puerta. Al menos eso parecen pensar en la dirección deportiva de un Levante que no escatima en gastos en las incorporaciones ni tampoco en los salarios de estos jugadores; en una relación rendimiento-sueldo cuanto menos dispar. Muchos de estos dispendios terminan por solucionarse con rescisiones de contrato en una situación alarmante que poco parece importar cuando la cubierta del estadio está quedando tan bonita. 

Las 'estrellas' se van y su lugar es ocupado por jugadores cuyo rendimiento es diferente, siendo suaves, ante como lo venden los de arriba a la afición. La preparación deportiva puede dejar una realidad tan contradictoria como cierta en sí, pues es tangible que con menos dinero en 'Orriols' se fichaba mejor; a la vista de todos están los resultados obtenidos.

El detonante de este problema podrían ser las ventas de Jefferson Lerma y de Emmanuel Boateng. Con el dinero de ambos aterrizaron en Valencia por un montante superior a los veinte millones (sin importar las consecuencias): Vukcevic, Dwamena, Ivi, Doukouré, Sadiku, Sergio León, Coke, Luna o Rober Pier mismamente. Los nombres citados llegaron con vítores de marcar época alentados por la dirección deportiva y con salarios que no serían acompañados de un rendimiento que a la postre resultaría pobre.

Como un niño comprando caramelos en la puerta del colegio, no puede haber mejor metáfora. Sin pensar que alguno estaría abierto o pasado de caducidad la respuesta fue fácil; con los bolsillos llenos nos llevamos todos y al llegar a casa le decimos a papá y mamá lo buenos que estaban.

Este problema se ha extendido como la pólvora, y como es normal, el dispendio sin pensar ha hecho que jugadores con un rendimiento óptimo e incluso fantástico como pueden ser Aitor o Campaña hayan exigido una revisión de su contrato. Ahogados por una masa de salarios astronómicos, el Levante ha tenido que 'finalizar' su compromiso con varios nombres debido al hacinamiento que hay en nómina.

Dicen que antes de entrar hay que dejar de salir; no obstante, ante la falta de pretendientes el Levante ha invitado a estas "estrellas" en el pasado a buscarse un equipo en el futuro más inmediato. La cronología es sencilla; un jugador 'x' llega al 'Ciutat de València' acompañado de una ficha 'alta' y cuyo rendimiento termina siendo 'bajo', para posteriormente encadenar varias cesiones pagadas por ti y terminar saliendo por la puerta de atrás, eso sí, dando las gracias, no vaya a ser que en casa ajena piensen que somos maleducados.

Fichar sin miramiento ha terminado por intentar hacer una limpieza con una venda en los ojos para enmendar los errores cometidos. Los viajes a la 'Luna' son gratis, paga el Levante, pero no olviden:

!Qué bonita ha quedado la cubierta!

VAVEL Logo